Espionaje a Gabo, entre los archivos mexicanos que saldrán a la luz

Políticos, activistas y artistas como el nobel colombiano Gabriel García Márquez, el escritor Octavio Paz, el cantante Juan Gabriel, la actriz María Félix, los revolucionarios Ernesto ‘Che’ Guevara y Fidel Castro, la reina Isabel II de Inglaterra y el expresidente mexicano Vicente Fox fueron espiados sistemáticamente en la década de los 80, según lo reveló una revisión que el diario mexicano ‘El Universal’ hizo del índice de archivos y expedientes desclasificados para consulta pública del Archivo General de la Nación (AGN) y que serán abiertos a partir de este lunes.

La revelación se da tras el anuncio que hizo el viernes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el que declaró que sacará a la luz pública los archivos de espionaje del servicio de inteligencia que han existido en México desde hace un siglo.

“Se van a abrir para que los ciudadanos puedan tener acceso a ellos, sobre todo los investigadores. Es parte del programa del fortalecimiento de nuestra memoria histórica”, dijo el presidente en una conferencia de prensa.

López Obrador recalcó que esto permitirá acabar con décadas de regímenes “autoritarios” que perseguían a luchadores sociales y atacaban quienes no pensaban igual. “No va a quedar ningún archivo secreto, porque es la decisión”, agregó el mandatario.

Los documentos, que se encuentran en la antigua cárcel de Lecumberri (en pleno centro de la capital), donde fueron recluidos numerosos opositores –incluidos integrantes del activo movimiento estudiantil de 1968–, datan de 1920 a 1985.

Entre muchos otros archivos, podrán conocerse los detalles de los seguimientos a Gabo, que ya habían sido contados en 2009 por El Universal, cuando se conoció que la Dirección Federal de Seguridad (DFS) lo espió desde 1967 hasta 1985, en labores durante la llamada ‘guerra sucia’.

Según este medio, la DFS –agencia que luego se convirtió en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen)– investigó y vigiló también a “periodistas, narcotraficantes, líderes sindicales, organizaciones religiosas, partidos políticos y comentaristas deportivos”, dice el reportaje. Incluso, el mismo López Obrador habría sido vigilado cuando daba clases de sociología en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (Ujat) entre 1980 y 1983.

El subsecretario federal de Gobernación, Zoé Robledo, explicó que se tienen 7.314 cajas del Departamento Confidencial de la DFS, de Investigación de Políticas Sociales (IPS) y de la Dirección de Investigación y Seguridad Nacional (IDSN).
Los archivos de 1920 a 1948 tendrán una apertura total, mientras que de 1949 a 1988 se reservarán datos sensibles por tener 70 años o menos.

Belisario Betancur

Un recordado encuentro entre el escritor colombiano Gabriel García Márquez y el expresidente Belisario Betancur en Cartagena.

Foto:

Archivo El Tiempo

Los de 1988 a la fecha reservarán datos personales para evitar afectaciones de los derechos personales, y existirá la posibilidad de reservar entre 5 y 12 años documentos que puedan formar parte de procesos judiciales o violentar la protección de los derechos humanos.

Robledo denunció que en anteriores ocasiones se hizo una apertura “simulada” del archivo. Como ejemplo, el Cisen llegó a dar sus propias versiones de los archivos reservados.

El director general del Archivo General de la Nación, Carlos Enrique Ruiz, destacó en su turno de palabra que se tienen décadas de información muy desorganizada, pues eran los mismos policías quienes se encargaban de clasificar la documentación. “No tenían ninguna actividad en archivística, y hay todavía cajas”, explicó el titular del Archivo General, e indicó plazos de entre uno y tres meses para coordinarse con distintas instituciones públicas e ir transparentando los documentos. En una primera revisión, dijo creer que la “información está intacta”.

Con base en estos datos oficiales, ‘El Universal’ contabilizó este viernes 15 huelgas activas, 384 emplazamientos a huelga y 37 conflictos laborales. Preguntado sobre el tema, López Obrador deseó que haya “conciliación” entre las partes y dijo esperar que no se pierdan “fuentes de trabajo” a fin de “cuidar” ambas partes.

“Lo único que estamos pidiendo, y haciendo un llamado, es a que nadie actúe de manera ilegal y se sigan los cauces que establece la ley”, apuntó el líder izquierdista, que dijo que no se reprimirá, pero se tomarán medidas legales cuando sea pertinente.

Este jueves, la Secretaría de Hacienda informó de la liquidación de más de 34.000 millones de pesos (unos 1.763 millones de dólares) para los tenedores de bonos de la llamada Fibra E del nuevo aeropuerto de Texcoco, dando un paso importante hacia la cancelación definitiva de la infraestructura. López Obrador afirmó que ya se está trabajando en un programa para rehabilitar el lago de Texcoco y que ya hay un presupuesto establecido.

Sube a 135 número de muertos

La cifra de muertos por la explosión en la toma clandestina de un oleoducto en Tlahuelilpan, en el centro de México, se elevó ayer a 135 tras el fallecimiento de una víctima que continuaba hospitalizada, informaron las autoridades.

“Falleció el último paciente que era atendido por la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, en la Unidad Médica de Alta Especialidad (Umae)” de la Ciudad de México, detalló el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El fallecido resultó herido en el trágico suceso del 18 de enero. En el sitio de la explosión en Tlahuelilpan perdieron la vida 68 personas. Solo cinco de los heridos que fueron hospitalizados por la explosión han recibido el alta médica.

Las autoridades judiciales de Hidalgo mantienen abiertas un total de 69 investigaciones en relación con las personas que no han sido identificadas o fueron declaradas desaparecidas por sus familiares luego de haberlas visto en el lugar de la explosión.

Con información de ‘El Universal’ (México), GDA y agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.