Bolsonaro, obligado a replantear reformas luego de la catástrofe

Durante la campaña electoral de Brasil, el candidato presidencial Jair Bolsonaro atacó a las agencias ambientales del país y prometió una hoguera para la burocracia. Ahora que está en el cargo, un accidente minero catastrófico está causando un replanteamiento repentino.

Apenas tres semanas después de que Bolsonaro asumiera el principal cargo del país, el colapso de una presa de relaves cerca de la ciudad de Brumadinho desató un torrente de lodo que mató a unas 300 personas.

Cientos siguen desaparecidos, se teme que muertos. El accidente también barrió con los llamados de Bolsonaro a reducir las regulaciones para acelerar el crecimiento, al menos por ahora.

Parte del atractivo electoral de Bolsonaro se basó en un compromiso favorable a los negocios de controlar un estado dominante mediante el desmantelamiento de las agencias ambientales.

Luego, el viernes, la presa de Brumadinho se rompió, solo tres años después de que un accidente similar cerca de la zona causó el peor desastre ambiental registrado en Brasil.

Con cuerpos aún enterrados debajo del lodo, la indignación pública es intensa. Bolsonaro y su gabinete se están retractando en sus promesas de desregulación.

Agenda ambiental

Después de su victoria electoral, Bolsonaro reflexionó públicamente sobre la idea de deshacerse por completo del Ministerio de Medio Ambiente.

En medio de la negativa de muchos de sus partidarios en el sector agrícola, el presidente entregó el Ministerio a Ricardo Salles, un abogado a favor de los negocios que fue condenado por alterar mapas para beneficiar a una empresa minera durante su mandato como secretario de medio ambiente del estado de Sao Paulo.

En una entrevista con Bloomberg News este mes, Salles dijo que priorizar el desarrollo económico crearía más recursos para cuidar el medio ambiente.

Pero en una entrevista televisada el lunes, Salles sugirió un enfoque radicalmente diferente. «Lo que necesitamos en este momento es unir fuerzas para crear una regulación que garantice, en primer lugar, que se implementen las mejores prácticas para represas y que las cuestiones económicas sigan en el segundo lugar», dijo.

‘Vivir en Marte’

El vicepresidente, Hamilton Mourao, también ha adoptado un tono favorable al medio ambiente, diciendo que el gobierno está evaluando si presionar a la junta de Vale SA, la empresa encargada de la presa, a renunciar.

Brasil

Imagen de un sector donde todavía buscan cadáveres de la tragedia minera de Minas Gerais el 25 de enero.

El gobierno es el mayor accionista del gigante minero, que ha recibido miles de millones en préstamos del banco de desarrollo de la nación. «Tenemos que investigar y castigar, pero realmente castigar», dijo Mourao a periodistas en Brasilia. «Tenemos que preservar nuestro planeta de todas las formas posibles, porque si no, tendremos que vivir en Marte».

¿Solo la minería?

Poco se ha hecho desde el accidente de la presa de Vale hace tres años; de hecho, el estado de Minas Gerais creó un proceso simplificado de licencias por el que pasó Vale en diciembre para expandir el complejo que incluye la presa Brumadinho.

Además, seis legisladores de alto rango y líderes de partidos que han respaldado la agenda de reformas de Bolsonaro dijeron en entrevistas que la tragedia no debería detener sus esfuerzos de reducir la burocracia y facilitar las leyes ambientales para proyectos menos intensivos.

Tenemos que preservar nuestro planeta de todas las formas posibles, porque si no, tendremos que vivir en Marte.

Las compañías mineras, sin embargo, deberían enfrentar un mayor escrutinio, dijeron. «La mayoría de las compañías mineras solo piensan en las ganancias; despidieron a los ingenieros y los reemplazaron con economistas», asegura Fabio Ramalho, vicepresidente de la Cámara de Minas Gerais. «Pero hay muchas cosas ambientales que son muy burocráticas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.