Bolsonaro amenaza los derechos humanos en Brasil, denuncia ONG

La organización Amnistía Internacional (AI) denunció este martes que el gobierno del presidente ultraderechista de Jair Bolsonaro implementó en cinco meses medidas que amenazan los derechos humanos en Brasil, como la flexibilización del porte de armas, las políticas hacia las comunidades indígenas y el control de las ONG. 

«Hemos observado con atención su gobierno y desgraciadamente nuestra preocupación empieza a justificarse: el gobierno de Bolsonaro ha adoptado medidas que amenazan el derecho a la vida, a la salud, a la libertad, a la tierra y al territorio», afirmó la directora ejecutiva de AI en Brasil, Jurema Werneck, en un documento difundido antes de una rueda de prensa en Brasilia.

El informe «Brasil para el mundo» expresa las preocupaciones de la entidad tras la llegada al poder en enero de Bolsonaro, un excapitán del Ejército que a lo largo de su carrera justificó la tortura de opositores durante la dictadura militar (1964-1985).

Según AI, la «flexibilización» de la tenencia y el porte de armas, impulsadas mediante ordenanzas presidenciales, «pueden contribuir al aumento del número de homicidios» en un país que en 2017 registró poco menos de 64.000 asesinatos, casi 31 por cada 100.000 habitantes. Esa tasa representa el triple del nivel considerado por la ONU como de violencia endémica.

AI también denuncia el paquete de leyes anticrimen presentado por el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro, que pretende «legitimar una política de seguridad pública basada en el uso de la fuerza letal», afirmó Werneck.

Un país que en 2017 registró poco menos de 64.000 asesinatos

Ese proyecto prevé habilitar a jueces a reducir las penas -o incluso absolver- a policías que, actuando en legítima defensa, hayan tenido una reacción excesiva debido al «miedo, la sorpresa o una emoción violenta».

Amnistía advirtió además del «impacto negativo sobre los derechos indígenas y quilombolas (poblados de exesclavos fugitivos)» en un gobierno que despojó a la Fundación del Indio (Funai) de sus facultades para demarcar tierras indígenas y otorgar licencias ambientales.

A las advertencias de Amnistía Internacional se suman las multitudinarias protestas contra Bolsonaro protagonizadas por cientos de jóvenes que exigen que no se recorte el presupuesto de la educación, como tiene actualmente previsto el plan de gobierno.

Protestas en Brasil

Masivas protestas se desarrollaron en Brasil en contra del presidente Jair Bolsonaro y su proyecto de recorte presupuestal a la educación.

Además, la directora de AI para las Américas, Erika Guevara-Rosas recordó que Brasil es uno de los países más peligrosos de América para los defensores de derechos humanos. Por esto, «es urgente que el presidente Jair Bolsonaro adopte medidas para revertir este cuadro», instó.

Por último, el informe de AI señaló que la decisión de poner a las ONG bajo supervisión del gobierno muestra que Brasil «va en la misma dirección» que otros países que están adoptando «múltiples leyes que buscan controlar e impedir el trabajo» de las entidades defensoras de derechos. 

AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.