Seis menores han muerto en la frontera bajo custodia de EE. UU.

Las autoridades de Estados Unidos informaron este jueves de la muerte de una niña migrante salvadoreña de 10 años en septiembre pasado mientras se encontraba en un centro de detención, lo que supone el sexto caso de un menor de edad que fallece bajo custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) en los últimos meses.

En un comunicado, el portavoz del Departamento de Salud (DHS, en inglés) de
EE. UU., Mark Weber, confirmó el fallecimiento de la niña que al momento no ha
sido identificada, y señaló que la salvadoreña entró en marzo de 2018 al centro de
la Oficina de Reubicación de Refugiados con problemas cardíacos congénitos.

Tras complicaciones en una operación, la niña entró en estado de coma y fue posteriormente trasladada a dos hospitales de Arizona y Nebraska, donde falleció posteriormente en septiembre de 2018, agregó el portavoz.

El Congreso debe investigar este nefasto patrón de muertes de manera inmediata

«Una tragedia más bajo nuestros ojos: la noticia de que una niña de diez años de El Salvador falleció bajo custodia de la inmigración estadounidense es simplemente indignante (…) El Congreso debe investigar este nefasto patrón de muertes de manera inmediata», indicó Jess Morales, presidenta del grupo de defensa de migrantes Families Belong Together, en un comunicado.

Tres días antes, las autoridades informaron de la muerte de Carlos Gregorio Hernández Vázquez, de 16 años, en la Estación Weslaco de la Patrulla Fronteriza en Texas, seis días después de ser llevado a ese centro de detención, sin que se haya informado de la causa.

Asimismo, el 14 de mayo un niño guatemalteco de dos años y medio de edad murió estando bajo custodia de la Patrulla Fronteriza tras haber estado hospitalizado y, al parecer, por haber desarrollado una neumonía.

De acuerdo con el CBP, en meses recientes ha aumentado el flujo de inmigrantes, en su mayoría familias y menores no acompañados procedentes de América Central, que llegan a la frontera de Estados Unidos con México, y muchos de los cuales se presentan a las autoridades y solicitan asilo.

En su cuenta de Twitter, una oficial de CBP aseguró que «todo el sistema de inmigración está en crisis» debido a la afluencia de personas en la frontera sur. «Mientras que los agentes están haciendo su mejor esfuerzo para hacer frente a la situación, la patrulla fronteriza no puede arreglarlo por sí mismos. Necesitamos medidas legislativas para poder volver a asegurar la frontera», agregó la oficial. 

Tan solo en abril, las autoridades arrestaron a 98.977 migrantes indocumentados en esta frontera, la mayor cifra de los últimos seis meses. De ellos, cerca de 8.897 eran menores no acompañados. Con estas detenciones ascienden a 460.294 los arrestos en el linde fronterizo desde octubre del año pasado.

Internacional
*Con información de Efe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.