Argentina amanece paralizada por la quinta huelga masiva contra Macri

Este miércoles, las principales ciudades argentinas amanecieron sin transporte público, ni recogida de basuras, ni vuelos internacionales.

Tampoco están funcionando los colegios ni los bancos; y los servicios de salud se encuentran limitados por la masiva huelga general que convocaron los sindicatos contra el gobierno de Mauricio Macri.

En Buenos Aires, Córdoba y Rosario las calles y estaciones amanecieron vacías.
Se registraron problemas en los principales accesos a Buenos Aires como el puente Pueyrredón y el puente La Noria, con movilizaciones sindicales y despliegue policial.

No obstante, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró en declaraciones que el gobierno no permitiría el corte de puentes y que por tanto intervendrían las fuerzas de seguridad para evitarlo. «Estamos hartos de los paros, de que cada dos por tres hagan un paro. Es el quinto paro. Cuando hay un gobierno que no es del partido de los sindicalistas, pasa esto», añadió.

Huelga Argentina

Se paralizó el transporte público, los bancos, la construcción, la educación y no habrá actividad en puertos ni transporte marítimo, recolección de residuos ni transporte de cargas con camiones.

La Confederación General del Trabajo (CGT) comenzó desde la semana pasada la quinta huelga general contra la política económica del presidente desde que asumió el poder en diciembre de 2015, en un momento de crisis financiera marcada por la alta inflación, el desempleo y el aumento de la pobreza.

Además, la medida surge en medio de la creciente tensión electoral, por las elecciones presidenciales y legislativas del 27 de octubre próximo, que tendrán una primera vuelta de voto obligatorio el 11 de agosto para elegir a los candidatos definitivos.

Si bien este paro no incluye una movilización central, sí adhiere sindicatos clave como los del transporte -con trenes, metro y aerolíneas sin servicio principalmente en Buenos Aires – y organizaciones de izquierda que han llamado a manifestarse y se celebrarán, a lo largo del día, marchas donde planean dar de comer a la gente en la
vía pública.

«Porque el deterioro de la situación económica y social se agrava día a día. Porque la inflación destruye el poder adquisitivo de los salarios, las jubilaciones y las asignaciones sociales. Por un aumento del salario mínimo vital y móvil», expresó la CGT en la convocatoria del paro.

Por el deterioro de la economía en los últimos meses, que alcanzó en abril una inflación alcanzó del 55,8 por ciento, la CGT insiste en la necesidad de luchar contra el desempleo y el derrumbe del consumo y la actividad económica y porque las tarifas de los servicios públicos son «impagables» para los sectores más vulnerables y el comercio y las pymes «se desmoronan y cierran». También critican que los sistemas de salud pública y de obras sociales están «al borde del colapso».

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.