¿En qué quedan los diálogos entre Maduro y Guaidó en Barbados?

Los diálogos para buscar una salida a la crisis venezolana que se adelantaban entre el presidente venezolano Nicolás Maduro y líderes de la oposición como Juan Guaidó en  Barbados han quedado suspendidos después de que Maduro cancelara este miércoles el viaje a la isla de su delegación en la mesa de diálogo  que iba a realizarse este jueves y viernes, en respuesta al bloqueo que esta semana impuso Estados Unidos al país petrolero.

No es la primera vez que las negociaciones entre las dos partes se cancelan, pero, en esta ocasión, el nuevo cierre de diálogos ha fracturado aún más a la oposición venezolana, que parece quedarse cada vez más sin herramientas para lograr la salida de Maduro del poder. 

La delegación opositora en Barbados consideró la reacción de Maduro como una «patada en la mesa», y creen que Maduro «tiene miedo a un cambio»; pero aseguró que seguirán dispuestos a dialogar y a «seguir trabajando en todos los tableros para buscar el fin de la crisis», según confirmó el diputado Stalin González.

Tras anunciar la cancelación del viaje, Maduro aseguró que mantendría «una agenda permanente de diálogo».

Así ha avanzado la situación desde el inicio de la mesa en Barbados en mayo: 

Inicio

Gracias a la intervención del gobierno de Noruega, delegados de Maduro y de Guaidó mantuvieron dos rondas de diálogos exploratorios con la mediación del gobierno noruego desde mediados de mayo: inicialmente por separado con funcionarios del país europeo y luego cara a cara entre el 27 y 29 de ese mes.

Maduro calificó como “bastante auspiciosos” los resultados de la primera jornada de acercamiento con la oposición venezolana, y aseguró que el diálogo continuaría a pesar de los ‘complots’ de EE. UU.,que sancionó a varios de sus funcionarios por lavado de dinero y dijo que el diálogo «debe exigir la salida de Maduro».

Por su parte, Guaidó afrimó que no se alcanzaron acuerdos inmediatos en la mesa, por lo que la opción que tenía era «seguir en las calles» mientras avanzaban las conversaciones. 

El bloqueo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó este lunes congelar todos los activos del gobierno venezolano en EE. UU., en la última arremetida de Washington contra el líder del régimen venezolano, a quien considera ilegítimo.

Trump

«Decidí que es necesario bloquear las propiedades del gobierno venezolano debido a la usurpación del poder por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro», dijo el presidente de EE. UU. Donald Trump.

Foto:

Reuters

El bloqueo afecta «todos los bienes e intereses en propiedad del gobierno de Venezuela en Estados Unidos», activos que ahora «están bloqueados y no pueden ser transferidos, pagados, exportados, retirados o manejados», señala la orden.

La medida también prohíbe transacciones con las autoridades venezolanas cuyos activos estén bloqueados.

Asimismo, veta el otorgamiento o recepción de «cualquier contribución o provisión de fondos, bienes o servicios por o para el beneficio de cualquier persona cuyas propiedades e intereses estén bloqueados bajo esta orden».

La medida excluye «transacciones relacionadas a la provisión de artículos como comida, ropa y medicina destinada a usar para ayudar a aliviar el sufrimiento humano».

La respuesta de Maduro ante las sanciones impuestas por  EE. UU.

Maduro dijo el miércoles que el gobierno superará las «agresiones» de EE. UU., tras una nueva ronda de sanciones, mientras que el líder opositor Juan Guaidó volvió a pedirle al mandatario que deje el poder.

«Esta batalla la vamos a ganar. Venezuela saldrá adelante, airosa, superando agresiones, bloqueos», afirmó Maduro en un acto por el bicentenario de la batalla de Boyacá, donde calificó la nueva orden ejecutiva del gobierno de Donald Trump como «una insensatez, un despropósito total».

Diosdado Cabello

«Nosotros nos vamos a defender de quien sea con lo que tengamos», afirmó Diosdado Cabello, primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

«Si implica asumir sacrificios, lo asumiremos con dignidad, lo superaremos», señaló Maduro. «Trump, ya basta de bloqueo, saca tus manos de Venezuela, Donald Trump», agregó antes de convocar a una marcha contra las sanciones el próximo sábado.

las sanciones fueron una ‘patada’ a la mesa de
negociaciones

Tras las medidas, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, le advirtió el martes a Rusia y China, aliados del gobierno de Venezuela, que no presten ayuda a Maduro.

«Le tienen terror a Rusia y a China (…) no creo que ellos se atrevan a amenazar a nadie más. Están tratando de buscar un aire con la situación de Venezuela», agregó Cabello.

La respuesta de Guaidó

Por otra parte, el jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, afirmó que las medidas de EE. UU. no son contra los venezolanos y una vez más exigió la salida de Maduro. «Son sanciones a los que roban y hacen dinero de la miseria», dijo.

«Vete de Miraflores, así se levantan las sanciones mañana y tu gente debe saberlo», sostuvo el jefe del Congreso, quien en enero invocó artículos de la Constitución para proclamarse presidente encargado argumentando que Maduro fue reelegido en unos cuestionados comicios en mayo de 2018.

Juan Guaidó

«Son sanciones a los que roban y hacen dinero de la miseria», expresó el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, frente a las sanciones impuestas por EE. UU. al régimen de Maduro.

Foto:

Manaure Quintero / REUTERS

El presidente interino también dijo este miércoles que seguirán en el proceso de diálogo con el oficialismo en Barbados pese a «compartir las dudas» que expresaron algunos de sus aliados internacionales.

Sin embargo, las declaraciones de Maduro este jueves sobre la congelación de los diálogos con la oposición en respuesta a las sanciones impuestas por EE. UU., desestabilizaron y tensionaron las relaciones entre el régimen y Guaidó.

El diálogo

Muchos opositores han criticado los diálogos, pues consideran que Maduro no se compremeterá a cumplir ningún acuerdo.

Así lo expresó la opositora María Corina Machado el pasado lunes. «¿De verdad creen que de Barbados van a salir elecciones limpias y libres?», declaró.

Dos días después el líder opositor Henrique Capriles se refierió a los cuestionamientos asegurando que hay personas dentro de la oposición venezolana a las que «no les importa alcanzar un escenario democrático».

Tras cancelar el viaje de la delegación, Maduro aseguró que propuso establecer  «una agenda permanente de diálogo, pero esta semana el imperialismo norteamericano se volvió loco y metió una puñalada trapera al alma de Venezuela (…) y ellos [la oposición] salieron a hacer fiesta, a aplaudir», declaró a la televisora estatal VTV, remarcando que en esas condiciones no se puede negociar.

Juan Guaidó

Foto:

Matías Delacroix / AFP

Por su parte, la delegación opositora que participa en el proceso de diálogo con el Gobierno de Venezuela criticó este miércoles la suspensión de las conversaciones por parte de Maduro y cree que el gobernante teme a la posibilidad de un cambio político en el país caribeño.

Pese a considerar que las sanciones fueron una «patada a la mesa» de negociaciones, el gobierno chavista insistió en que no se levantaría de la mesa.

«Venezuela se dispone a revisar los mecanismos de este proceso a fin de que su continuación sea efectiva y armónica con los intereses de nuestro pueblo», indicó un comunicado.

La delegación de la oposición, que ya está en Barbados, exige elecciones, pero Maduro lo descarta y planteaba un acuerdo de «convivencia democrática» y el levantamiento de sanciones.

«Nosotros seguiremos trabajando en todos los tableros para buscar el fin de la crisis, y lograr el rescate de nuestra democracia a través de elecciones verdaderamente libres y así ponerle fin a la corrupción, pobreza y violaciones a los derechos humanos», escribió el delegado opositor Stalin González en Twitter desde la isla.

Redacción Internacional
Con información de AFP, Efe, y Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.