¿Por qué Hiroshima y Nagasaki son habitables y Chernóbil no?

1945 fue el año del terror para Japón. Un 6 de agosto el cielo estaba despejado cuando, a las 08:15 (hora local), el bombardero B-29 estadounidense «Enola Gay» soltó sobre la ciudad a «Little Boy», la la bomba atómica que provocó casi que instantáneamente la muerte de 140.000 personas.

Tres días después, ante la negativa de Japón a rendirse ante los aliados, entre ellos el presidente Harry S. Truman, EE. UU. lanzó sobre Nagasaki una segunda bomba, «Fat Boy», marcando así el fin de la Segunda Guerra Mundial y el comienzo de un calvario que por 74 años llevan mitigando los japoneses.

Una tragedia, aunque a diferente escala, pero que también involucró el uso de energía nuclear, vivió Chernóbil el 26 de abril de 1986 cuando el sobrecalentamiento descontrolado del núcleo del reactor nuclear de la planta de la región, desembocó en dos explosiones sucesivas, seguidas de un incendio generalizado, que volaron la tapa del reactor de 1200 toneladas y expulsaron grandes cantidades de materiales radiactivos a la atmósfera, formando una nube radiactiva que se extendió por Europa y América del Norte.

Hasta el día de hoy no hay un consenso de la cantidad de gente que realmente fue afectada por la tragedia, pues cifras oficiales hablan de solo 30 muertos, pero la cantidad de afectados puede ser mayor a las 600 mil personas directamente, más los 5 millones o más que tuvieron algún tipo de contacto con material radioactivo.

Chernóbil, al día de hoy, sigue sin ser habitado por humanos en una zona de exclusión de 30 kilómetros cuadrados, a diferencia de Hiroshima y Nagasaki que ya están poblados por millón y medio de personas al día de hoy. ¿Por qué? el portal especializado en tecnología Gizmodo resolvió esta pregunta y estas son las tres principales razones:

2 Ucrania. Turismo radiactivo en Chernobil

Chernóbil (Ucrania).

Foto:

123rf

Cantidad, eficiencia de reacción y ubicación

«La mayoría de los expertos están de acuerdo en que las áreas en la zona de exclusión de Chernobyl de 30 kilómetros están terriblemente contaminadas con isótopos radiactivos como el cesio 137, el estroncio 90 y el yodo 131 y, por lo tanto, no son seguros para la habitación humana», explica el portal.

Sin embargo, «ni Nagasaki ni Hiroshima sufren estas condiciones. Esta diferencia es atribuible a tres factores: (1) el reactor de Chernobyl tenía mucho más combustible nuclear; (2) que se utilizó mucho más eficientemente en las reacciones; y (3) todo el desastre explotó a nivel del suelo». 

1. Cantidad

«Little Boy tenía alrededor de 140 libras de uranio, Fat Man contenía alrededor de 14 libras de plutonio y el reactor número cuatro tenía alrededor de 180 toneladas de combustible nuclear».

2. Eficiencia de reacción

«Solo alrededor de dos libras de uranio de Little Boy realmente reaccionaron. Del mismo modo, solo unas dos libras del plutonio de Fat Man se sometió a fisión nuclear. Sin embargo, en Chernobyl, al menos siete toneladas de combustible nuclear escaparon a la atmósfera».

«Además, debido a que el combustible nuclear se derritió, se liberaron radioisótopos volátiles, incluido el 100% de su xenón y criptón, el 50% de su yodo radiactivo y entre el 20 y el 40% de su cesio».

3. Ubicación

«Tanto Fat Man como Little Boy fueron detonados en el aire, a cientos de pies sobre la superficie de la Tierra. Como resultado, los escombros radiactivos fueron levantados y dispersados ​​por la nube de hongo en lugar de ser perforados en la tierra».

«Por otro lado, cuando el reactor número cuatro se derritió a nivel del suelo, el suelo experimentó una activación de neutrones, donde los neutrones ya activos en el combustible en llamas reaccionaron con el suelo haciendo que se volviera radiactivo».

Redacción APP
Con información de AFP y Gizmodo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.