Crisis en Italia hace crecer incertidumbre por formación de gobierno

Italia no veía este martes cercana la formación de una coalición en el Parlamento para constituir un nuevo gobierno y poner fin a la crisis política que envuelve al país, y que se aceleró la semana pasada con la renuncia del primer ministro, Giuseppe Conte.

Después de horas de negociaciones infructuosas, el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) y el Movimiento Cinco Estrellas (M5E, antisistema) retomaron este martes, y sin llegar a un acuerdo, los diálogos para lograr una mayoría parlamentaria y bloquear la intención del ministro del Interior saliente, el ultraderechista Matteo Salvini, de llevar al país a elecciones anticipadas, que les darían a él y su partido (Liga) una victoria casi asegurada.

La principal causa de discordia entre el M5E y el PD era que no se lograba un consenso sobre cómo distribuir los cargos dentro del nuevo gobierno. El PD no se opone a que Conte vuelva a ocupar el cargo de primer ministro, siempre y cuando el M5E deje en sus manos una de las vicepresidencias y las carteras de Economía y Exteriores.

El presidente de EE. UU., Donald Trump, por su parte, mostró su apoyo a Conte y dijo en Twitter que el jefe del gobierno saliente es “un hombre con mucho talento” que “representó a Italia con fuerza en el G7”, cumbre que tuvo lugar el fin de semana en Biarritz (Francia).

De acuerdo con el profesor de la Universidad de Pisa Alberto Vannucci, “las elecciones serían el triunfo de la estrategia de Salvini”, que no solo rompió la coalición entre su partido y el M5E de Conte, sino que también pidió una moción de censura contra el líder italiano.

El problema, afirma el profesor Michele Chiaruzzi, de la Universidad de Bolonia, es que una alianza depende de la perspectiva, pues cada partido tiene intereses diferentes.

“La única posición unitaria es que el presidente de la república, Sergio Mattarella, considera que si no encuentra una nueva mayoría en un lapso muy corto de tiempo, llamará a nuevas elecciones, sin importar lo que piensen los partidos”, dijo el experto.

Sergio Mattarella

El presidente de Italia, Sergio Mattarella.

Mattarella ya está en una segunda ronda de consultas con los partidos políticos italianos y la jornada de este miércoles será decisiva, pues el presidente se reunirá con las grandes formaciones y espera a más tardar en la noche un proyecto de “mayoría sólida”, con un programa común y una lista convincente de gabinetes ministeriales. Si no lo hay, un “gobierno técnico”, conformado por expertos y no por políticos, asumiría las riendas del país hasta que se celebren los comicios en octubre.

Vannucci argumentó que uno de los riesgos y desventajas de celebrar elecciones anticipadas en el escenario que plantea Salvini supone que “por primera vez en la historia de Italia, un único partido (en este caso Liga) tendría la mayoría parlamentaria por sí solo, es decir, que estaría en la capacidad de aprobar leyes, cambiar la constitución y podría elegir al nuevo presidente de la república”.

Además, señaló el analista, “el partido Liga tiene un líder muy fuerte que no trata de esconder su xenofobia ni su orientación política, de modo que si gana las elecciones, en caso de que se celebren, significaría una involución autoritaria de la democracia italiana”.

VALENTINA LEUDO MEJÍA 
Redacción internacional 
EL TIEMPO 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.