‘Catastrófico’ huracán Dorian golpea las Bahamas y llegará a EE. UU.

El huracán Dorian golpeó las Bahamas ayer, como una de las tormentas más fuertes del Atlántico en los registros, y se acercó a Estados Unidos, con partes de Florida evacuando y Georgia y las Carolinas preparándose para el viento y las inundaciones.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, dijo que Dorian tocó tierra en Cayo Elbow –en las Islas Ábaco–, como un huracán de categoría 5, el domingo, con vientos máximos sostenidos de 295 kilómetros por hora y ráfagas de más de 354 km/h.

Dorian devastó las Islas Ábaco, un pequeño grupo de cayos al noroeste del archipiélago atlántico de las Bahamas, con una población de cerca de 15.000 habitantes, muchos de los cuales habían abandonado la zona antes de la llegada del ciclón. 

En su boletín de ayer, a las 5 de la tarde, el centro meteorológico informó que Dorian, con sus vientos máximos sostenidos de 185 millas por hora (295 km/h), está produciendo “catastróficas condiciones huracanadas” en las Ábaco y anoche hacía lo mismo en Gran Bahama.

El paso del huracán Dorian por Bahamas

Imágenes de video que muestran el paso del huracán Dorian por Sandyport, Nassau, Bahamas.

Foto:

Lucy Worboys, AFP

“Se espera que Dorian siga siendo un huracán catastrófico durante los próximos días”, señala el NHC, que da cuenta que el huracán ha reducido su velocidad de traslación a 5 millas por hora (7 kilómetros por hora), lo que “prolonga sus efectos devastadores”.

La marejada ciclónica “potencialmente mortal” elevará los niveles del mar hasta 23 pies (7 metros) sobre el normal de la marea en las Islas Ábaco y Gran Bahama, cuyas costas recibirán “grandes y destructivas olas” por “varias horas”.

El huracán se “moverá peligrosamente cerca de la costa este de Florida a partir del lunes por la noche y hasta el martes por la noche”, señaló el centro meteorológico con sede en Miami, que señala que en esos días se podrán sentir condiciones huracanadas en la costa de Florida Central.

Esto parece monstruoso (…) El huracán se está moviendo y es muy difícil de predecir.

Millones de personas desde Florida a Carolina del Norte estaban atentas para ver si Dorian no tocaba tierra y giraba al norte hacia el Atlántico.

Incluso, un golpe de refilón de una de las tormentas más fuertes en la historia en amenazar a Florida podría traer lluvias torrenciales y vientos dañinos. Que llegue ahí “sigue siendo una posibilidad clara”, según el NHC.

“No sabemos lo que se nos viene”, dijo este domingo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Se está moviendo y es muy difícil de predecir”, había resumido Trump en un trino el sábado. “Inicialmente tenía que golpear directamente a Florida”, pero ahora parecía dirigirse a Georgia y Carolina del Sur, dijo, y agregó que el camino de Dorian podría cambiar nuevamente. Trump anuló el viaje que debía efectuar a Polonia este fin de semana.

“Esto parece monstruoso”, afirmó Trump durante una reunión informativa con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema).

Residentes de Islas Ábaco subieron videos a redes sociales mostrando el agua a la altura de la mitad de las casas debido a las inundaciones, con partes de los techos arrancados.

Las proyecciones llegaban hasta 76 cm de lluvias y oleadas de 7 metros ante el paso del fenómeno categoría 5 en la escala de vientos Saffir-Simpson, que tiene cinco niveles.

Aunque residentes abandonaron Nassau y otros sectores hace días, entre unos 200 y 300 enfrentaban la tormenta en el Cayo Gran Guana, donde ya no hay electricidad.
“El otro día, el primer ministro salió diciendo que todos en Ábaco debían irse”, dijo por teléfono el residente Tom Creenan. “Pero no hay a donde ir”.

“Nos enfrentamos a un huracán (…) como no habíamos visto nunca en la historia de las Bahamas”, declaró el primer ministro Hubert Minnis, quien rompió a llorar en la conferencia de prensa. “Probablemente sea el día más triste de mi vida”, agregó.

Mapa de rumbo de Dorian

Esta es la ruta del huracán Dorian.

Foto:

NHC, cortesía

Con vientos de 295 km/h, Dorian se une a Gilbert (1988), Wilma (2005) y al huracán del Día del Trabajo de 1935 como uno de los más fuertes en los registros en pasar por el Atlántico con base en vientos máximos sostenidos.

Allen, en 1980, fue el más poderoso, con poco más de 300 km/h.

En Florida, al menos siete condados emitieron órdenes de evacuaciones obligatorias para algunos residentes, incluidos los de casas rodantes y los que se encuentran en áreas bajas. Otros condados anunciaron evacuaciones voluntarias.

Mientras, una nueva tormenta tropical se formó al suroeste de México y se espera que se convierta en huracán este lunes. La tormenta tropical Juliette se encuentra a 735 kilómetros de Manzanillo, en México, con vientos máximos sostenidos de 75 km/h, aseguró el domingo el NHC.

Miami, San Juan 
Reuters, AFP, Efe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.