EE. UU. expulsa a dos diplomáticos cubanos antes de Asamblea de la ONU

Estados Unidos pidió este jueves a dos diplomáticos cubanos acreditados ante la ONU que abandonen el país de forma «inminente» tras acusarlos de participar en «actividades perjudiciales para los intereses nacionales» y de abusar de los privilegios de su residencia.

(Le puede interesar: Fuerzas de Maduro habrían ejecutado a 18.000 personas desde el 2016)

«El Departamento de Estado notificó hoy (jueves) al Ministerio Cubano de Relaciones Exteriores que Estados Unidos exige la salida inminente de dos miembros de la Misión Permanente de Cuba ante la ONU por abusar de los privilegios de su residencia», dijo en un comunicado la diplomacia estadounidense.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, dijo en un trino, que después fue borrado, que los diplomáticos participaron en «actividades perjudiciales para los intereses nacionales de Estados Unidos».

El Departamento de Estado también pidió al resto de los diplomáticos de la misión cubana que permanecieran en la isla de Manhattan, en Nueva York, donde está la sede de la ONU.

(También: Las Faes, el lado más siniestro de la represión del régimen de Maduro)

Los diplomáticos participaron en actividades perjudiciales para los intereses nacionales de Estados Unidos

La misión permanente de Cuba ante la ONU está compuesta por 16 funcionarios. «Vamos a seguir investigando a cualquier otro funcionario que haya estado manipulando los privilegios de su residencia», dijo en un comunicado el Departamento de Estado.

Cuba, por su parte, rechazó categóricamente la medida: «Rechazo categóricamente injustificada expulsión de 2 funcionarios de la Misión Permanente de Cuba en ONU y endurecimiento de restricción de movimiento a los diplomáticos y familias», trinó el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

«Es vulgar calumnia la imputación de que realizaron actos incompatibles con status diplomático», agregó Rodríguez refiriéndose a los argumentos esgrimidos por Washington para expulsar a los diplomáticos cubanos, cuyos nombres no fueron revelados.
La expulsión de los diplomáticos se produce en momentos en que la ONU se dispone a celebrar su 74º Asamblea General en Nueva York.

Es vulgar calumnia la imputación de que (los diplomáticos) realizaron actos incompatibles con status diplomático

Estados Unidos y Cuba tuvieron un histórico acercamiento entre 2014 y 2016, cuando se restablecieron las relaciones diplomáticas -rotas tras el triunfo de la revolución en 1959- durante el gobierno del presidente estadounidense Barack Obama.

Pero con la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump en 2017, los lazos volvieron a congelarse. En el centro del deterioro de las relaciones figura el apoyo de Cuba al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, que Estados Unidos busca atajar con una batería de sanciones que han perjudicado a la economía de la isla.

Entre las sanciones estadounidenses impuestas este año a Cuba figuran la prohibición de los viajes de crucero, la limitación de las remesas familiares y la activación del título III de la ley Helm-Burton, que permite demandar en tribunales estadounidenses a empresas extranjeras que administren bienes que fueron nacionalizados por la revolución cubana.

Como la sede de la ONU está en Nueva York, Estados Unidos tiene la obligación de otorgar visas a los Estados miembro para permitir que sus delegados asistan a las reuniones o que representen a sus países de forma permanente.

Pero en algunas ocasiones las autoridades estadounidenses utilizan un margen de maniobra para restringir el movimiento de funcionarios de países que tienen pugnas con Washington
como Corea del Norte, Venezuela e Irán.

En julio, Estados Unidos dio al jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Javad Zarif, una visa de entrada para participar en una reunión de la ONU que limitaba su circulación a un perímetro en torno a la sede del organismo internacional, en el este de Manhattan.

«Nosotros tomamos muy en serio todos y cada uno de los intentos contra la seguridad nacional de Estados Unidos», dijo Ortagus.

Washington, La Habana (AFP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.