El histórico acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos


Nunca estuvieron en guerra ni chocaron en el campo de batalla, pero eso en nada minimiza el anuncio formulado este jueves 13 de agosto desde la Casa Blanca, sobre la paz a pactar entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos.

Se lo llamará simbólicamente “el Acuerdo de Abraham”, y enmarcará en una nueva realidad pública, abierta y formal, el intenso proceso de acercamiento detrás de las bambalinas que se ha dado entre ambos países en los últimos años.

“Hoy es un día histórico”, declaró este jueves el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, al dirigirse en vivo a la nación, pocas horas después que el presidente de EE. UU., Donald Trump, anunció la noticia.

“Es una victoria de la diplomacia”, dijo, por su parte, el embajador en Washington de los Emiratos Árabes Unidos, Yusef al Otaiba, quien consideró que el acuerdo representa “un avance significativo” para las relaciones entre Israel y el mundo árabe.

Netanyahu detalló los grandes beneficios del acuerdo y lo que incluirá, dijo que “otros países árabes y musulmanes se sumarán al círculo de la paz con Israel” y finalizó bendiciendo y saludando en árabe a sus nuevos socios.

“Realmente se trata de algo histórico”, escribió el analista de seguridad del portal israelí Ynet, Ron Ben Yshai. “Esto mejora significativamente la situación estratégica internacional de Israel, abre posibilidades muy promisorias en lo económico y científico, y da legitimidad árabe, musulmana, regional a la existencia de un Estado judío en Oriente Próximo musulmán”.

(Le puede interesar: Israel y Emiratos Árabes acordaron establecer lazos diplomáticos )

Tel Aviv

El Ayuntamiento de Tel Aviv se iluminó este jueves con la bandera de los Emiratos Árabes Unidos tras el histórico anuncio.

Uno de los puntos más interesantes es que los Emiratos jamás han ocultado su percepción de la República Islámica de Irán como un peligro y amenaza. Y este jueves su canciller dijo explícita y abiertamente que comparten con Israel esa situación.

(Le puede interesar: EE. UU., China y Emiratos Árabes calientan motores para viajar a Marte)

Es la tercera vez, desde la fundación del Estado de Israel, que se anuncia la paz con un país de la región. La primera fue con Egipto, firmada en marzo de 1979, y la segunda con Jordania, en octubre de 1994.

Suena extraño que se hable de “acuerdo de paz”, ya que Israel y los Emiratos, que ni siquiera comparten frontera, nunca han estado, en la práctica, en guerra. Pero desde la independencia, en 1971, los Emiratos no tuvieron relaciones y no se reconocía a Israel.

Aunque eso empezó a cambiar en los últimos años, hacerlo abiertamente es otra cosa. Netanyahu asegura públicamente que se trata de un acuerdo formal de paz plena, abierta, con intercambio de embajadores y acuerdos bilaterales en una diversidad de áreas, mientras que el gobernante de los Emiratos, el jeque Mohamed bin Zayed, aclaró que por ahora hay solo “un mapa de ruta de cara al establecimiento de una relación bilateral”.

Y la gran pregunta es si este acuerdo de paz fue a cambio de una renuncia definitiva de Israel al plan de anexión en territorios de Cisjordania –como dicen los Emiratos– o a su mera suspensión temporal, como asegura Netanyahu, que prefirió las relaciones con un país árabe sobre el plan de anexión.

Netanyahu

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

En términos geopolíticos y diplomáticos, es un buen mensaje.

Francia manifestó su satisfacción por el acuerdo y por la “decisión tomada en este marco” por el Estado hebreo de “suspender la anexión de territorios palestinos”. Por su lado, el secretario general de la ONU, António Guterres, dio la bienvenida al pacto. “El secretario general saluda este acuerdo esperando que genere la oportunidad para que los líderes israelíes y palestinos vuelvan a involucrarse en negociaciones significativas que permitan una solución (hacia) dos Estados”, dijo un portavoz de Guterres en un comunicado.

El candidato demócrata a la presidencia de EE. UU., Joe Biden, también saludó el “histórico paso” para atenuar las tensiones en Oriente Próximo. Así mismo, hubo apoyo público de Egipto y Baréin, que quizás sería el próximo país en hacer algo similar.

Espero con ansias recibirlos en la Casa Blanca muy pronto para firmar formalmente el acuerdo

Por otro lado, Hamás, Yihad Islámico e Irán lamentaron y condenaron el pacto, que, según anunció Trump, se firmará en una cumbre en Washington. “Espero con ansias recibirlos en la Casa Blanca muy pronto para firmar formalmente el acuerdo”, dijo Trump, precisando que probablemente será dentro de tres semanas.Trump celebró el pacto y destacó que “todos decían que iba a ser imposible”.

(Le puede interesar: Se intensifican las manifestaciones contra Netanyahu en Israel

Por su parte, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) afirmó que el acuerdo es “un acuchillamiento por la espalda” y exigió a los Emiratos retractarse. Además, pidió una reunión de urgencia de la Liga Árabe con el Gobierno palestino y llamó a consultas a su embajador en Abu Dabi, en señal de protesta.

Todo esto, mientras de fondo están la carrera de Trump hacia su buscada reelección en noviembre –en la que este logro le ayudará– y los serios problemas internos en Israel, donde Netanyahu se presenta cono estadista exitoso, mientras sus opositores le exigen dimitir.

JANA BERIS*
Corresponsal de EL TIEMPO 
JERUSALÉN
*AFP​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *