Presidente de Mali renuncia tras su detención por parte de militares


El presidente maliense, Ibrahim Boubacar Keita, anunció su dimisión y la disolución del Parlamento y del gobierno en una alocución difundida en la madrugada del este miércoles por la televisión nacional, ORTM, unas horas después de haber sido detenido por militares.

(Lea aquí: Mauricio declara estado emergencia ambiental por derrame de petróleo)

«Quería en este momento preciso, al tiempo que agradezco al pueblo maliense su acompañamiento a lo largo de estos largos años y su caluroso afecto, anunciarles mi decisión de abandonar mis funciones (…) No deseo que se derrame más sangre por mantenerme en el poder», mencionó Keita.

Los militares golpistas en Mal,  que abocaron al presidente Keita a dimitir, aseguraron este miércoles que pondrán en marcha una «transición política civil» antes de realizar elecciones en un «plazo razonable».

Ibrahim Boubacar Keita

El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, anunció su renuncia al cargo.

«Nosotros, fuerzas patrióticas agrupadas en el seno del Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), hemos decidido asumir nuestras responsabilidades ante el pueblo y ante la historia», declaró en la televisión pública ORTM el portavoz de los militares, el coronel mayor Ismael Wagué, jefe del Estado Mayor adjunto del ejército del aire. También aseguró que todos los acuerdos internacionales de Mali serán respetados.

Además, Wagué  invitó «a la sociedad civil y las fuerzas políticas y sociales» a unirse a ellos para «crear juntos las condiciones de una transición política civil que conduzca a elecciones creíbles».

(Le puede interesar: Investigan la extraña muerte masiva de más de 350 elefantes en África)

Hemos decidido asumir nuestras responsabilidades ante el pueblo y ante la historia

La detención

La detención del presidente y su primer ministro se dio este martes por la tarde a manos de militares rebeldes, quienes fraternizaron con manifestantes que piden desde hace meses la salida del jefe de Estado y de su gobierno.

El presidente y el primer ministro «fueron llevados por los militares amotinados en vehículos blindados a Kati«, donde está el campamento Sundiata Keita, a unos quince kilómetros de Bamako. En este mismo lugar se inició la rebelión al comenzar el día, dijo Boubou Doucoure, director de comunicación del gobierno.

«Podemos decirles que el presidente y el Primer ministro están bajo nuestro control. Los detuvimos en su casa» (en la residencia del jefe de Estado en Bamako), dijo a la AFP uno de los jefes de la rebelión.

Poco antes de su detención por los militares, el primer ministro Boubou Cissé les pidió en un comunicado hacer «callar las armas», mostrándose dispuesto a iniciar con ellos un «diálogo fraterno para disipar todos los malentendidos».

«Los cambios de humor constatados traducen alguna frustración que puede tener causas legítimas», dijo Cisse, sin dar más detalles sobre las razones de la furia de los militares.

(Lea también: El drama de un joven que tuvo que huir de su país por ser homosexual)

Militares en Mali.

Militares en Mali hablan sobre lo que se espera en el país posterior a la renuncia del presidente.

La respuesta internacional

Previo al anuncio de la detención de los funcionarios, los países de África occidental, Francia y Estados Unidos habían expresado su preocupación y denunciado cualquier tentativa de derrocar al gobierno.

Cuando se hizo público el aviso de la detención, el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, publicó en su cuenta de Twitter: «Condeno enérgicamente el arresto del presidente Ibrahim Boubacar Keita, primer ministro y otros miembros del gobierno de Mali y pido su liberación inmediata».

El presidente francés Emmanuel Macron afirmó seguir «la situación con atención», según se anunció en París. Por su parte, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, había dicho antes que condenaba «con la mayor firmeza» este «amotinamiento».

Un golpe de Estado nunca es la solución a una crisis

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo que «la Unión Europea sigue de cerca lo que sucede en Mali. Un golpe de Estado nunca es la solución a una crisis, por muy profunda que sea”. El político belga expresó su apoyo a la Comunidad Económica de Estados del África del Oeste (CEDEAO) «para continuar con los esfuerzos realizados y salir de la crisis».

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió la «liberación inmediata y sin condiciones» del presidente de Mali. «El secretario general condena firmemente esas acciones y llama al restablecimiento inmediato del orden constitucional y del Estado de derecho en Mali», declaró su portavoz en un comunicado.

ONU GUTERRES

El secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, hace un llamado al orden constitucional en Malí.

Además añadió que «por ello exige la liberación inmediata y sin condiciones del presidente y de los miembros de su gobierno», pidiendo a «todas las partes implicadas, en particular las fuerzas de defensa y seguridad, que muestren la mayor contención posible».

Sobre la renuncia

La Unión Africana (UA) condenó este miércoles el «cambio inconstitucional» de gobierno en Mali.

Michel consideró «profundamente preocupante» el golpe de Estado militar en Mali y advirtió de que puede tener «un efecto desestabilizador en la región al completo y en la lucha contra el terrorismo».

(Lea aquí: Fallece Andrew Mlangeni, figura de la lucha antiapartheid en Sudáfrica)

«Creemos que la estabilidad de la región y la lucha contra el terrorismo deben ser una prioridad absoluta», declaró Michel en una rueda de prensa al término de un Consejo Europeo extraordinario centrado en Bielorrusia.

El político belga dijo que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) han expresado su preocupación por los avances en el país africano. Michel añadió que la UE continuará sus esfuerzos con instituciones africanas «para poder llegar a una solución vinculada directamente a las aspiraciones del pueblo maliense».

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, exigió que se garantice la «libertad y seguridad de los responsables del gobierno» derrocado. «Estados Unidos condena enérgicamente el motín del 18 de agosto en Mali, ya que condenamos cualquier toma del poder por la fuerza», dijo Pompeo en un comunicado. Llamó a «trabajar por el restablecimiento de un gobierno constitucional».

(Lea también: La Unión Europea no reconoce las elecciones en Bielorrusia)

EFE Y AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *