La ‘película’ por el caso del opositor ruso envenenado no acaba


El caso de envenenamiento del líder opositor ruso Alexéi Navalni, con una sustancia militar llamada novichok el pasado 20 de agosto, llevó a la Otán a exigirle a Rusia cooperar en la investigación que se está adelantando para esclarecer este hecho.

Todo indica que el envenenamiento ocurrió en el aeropuerto de Tomsk, en Siberia, minutos antes de que Navalni tomara un vuelo hacia Moscú. En el aire, la víctima empezó a mostrar síntomas de estar envenenado, por lo que el piloto aterrizó de emergencia para que lo atendieran en un hospital de la ciudad de Omsk.

(Además: OTAN exige a Rusia cooperar en una investigación sobre Navalni)

El político llegó en graves condiciones de salud a este lugar en el que negaron haber encontrado rastros de la sustancia. No obstante, por las críticas condiciones de Navalni, desde Alemania llegó un avión medicalizado que lo trasladó, tras superar algunas dificultades, hasta ese país.

“El estado del paciente es estable y a la vista de la petición de la familia de autorizar su traslado, hemos decidido en este momento que no nos oponemos a su transferencia al centro hospitalario que indiquen sus familiares”, dijo en su momento Anatoli Kalinichenko, subjefe del Hospital de Urgencias n.º 1 de Omsk, Siberia, a la prensa local.

Días después, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, con base en los exámenes toxicológicos del hospital universitario de La Charité, confirmó que Navalni fue envenenado con una sustancia usada en la producción de armas químicas.

Mientras permanecía en estado de coma en una clínica de Berlín, la tensión entre Rusia y Alemania aumentó, ya que iban y venían declaraciones.

(Lea también: Un mes después de la explosión de Beirut, persisten los interrogantes)

“Nos consterna que Alexéi Navalni haya sido víctima de un atentado con armas químicas”, dijo Seibert en un comunicado. “El Gobierno alemán condena este atentado de la manera más drástica. El Gobierno ruso está llamado a pronunciarse sobre el caso”, agregó.

El comunicado de Seibert dice que los resultados no dejan “lugar a dudas” del envenenamiento con una sustancia del grupo de novichok, que afecta al sistema nervioso. Según el director del Fondo de Lucha contra la Corrupción, el Estado ruso es el “único” que tiene la posibilidad de utilizar un agente neurotóxico de tipo novichok.
Ante esto, Rusia puso en duda lo manifestado por Alemania.

“La declaración del Gobierno alemán sobre el posible envenenamiento de Navalni debe ir obligatoriamente acompañada de pruebas concretas y sólidas”, dijo Leonid Slutski, jefe del comité de Asuntos Internacionales de la Duma o cámara de diputados rusa, a la agencia Interfax.

Los aliados de la Otán estuvieron de acuerdo en que Rusia ahora tiene serias preguntas que responder

Ante todos estos sucesos, la Otán exigió este viernes que Rusia coopere con la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en una investigación “internacional” e “imparcial”.

“Los aliados de la Otán estuvieron de acuerdo en que Rusia ahora tiene serias preguntas que responder. El Gobierno ruso debe cooperar completamente con la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas en una investigación imparcial internacional”, declaró el secretario general aliado Jens Stoltenberg, tras una reunión del Consejo del Atlántico Norte, máximo órgano de decisión de la Otán.

En una rueda de prensa posterior al encuentro, el político afirmó que los responsables del ataque “deben rendir cuentas y ser llevados ante la justicia”.

“Todos los aliados hoy estuvieron unidos en condenar este ataque. Cualquier uso de armas químicas muestra una total falta de respeto por la vida humana y es una violación inaceptable de las normas y reglas internacionales”, dijo Stoltenberg.
Los efectos del novichok

El agente químico con el que envenenaron al líder opositor ruso Alexéi Navalni tiene graves efectos sobre la salud humana. Algunos de ellos son que colapsa el sistema respiratorio, ralentiza el ritmo cardiaco y provoca la muerte en cuestión de minutos.
Si la dosis es menor a 0,01 mg/k, la víctima sufre extremadamente, pero no muere en el acto. Además, los primeros síntomas pueden aparecer entre 30 segundos y dos minutos después de ser inhalado o de tocar la piel.

Finalmente, la presentación en polvo tarda más en actuar ya que los síntomas podrían demorarse hasta 18 hora en aparecer.

EFE Y AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *