Trump conocía el peligro del covid-19 y lo ocultó, dice un nuevo libro


El presidente de EE.UU., Donald Trump, sabía en febrero que la covid-19 era una enfermedad especialmente «mortal» que podía causar grandes estragos en su país, pero minimizó intencionadamente su gravedad ante los estadounidenses, asegura el periodista Bob Woodward en su nuevo libro, ‘Rage’ (‘Ira’).

Woodward, que entrevistó dieciocho veces a Trump para su libro, afirma que el presidente le admitió el 19 de marzo que estaba restando importancia deliberadamente al peligro que suponía el nuevo coronavirus, informó este martes el diario The Washington Post, que revisó por adelantado una copia del volumen.

(Le puede interesar: Proponen a Donald Trump para el Nobel de la Paz 2021)

Todavía me gusta restarle importancia, porque no creo crear pánico

«Siempre he querido restarle importancia, todavía me gusta restarle importancia, porque no creo crear pánico», dijo Trump al prestigioso periodista, que ayudó a destapar el caso Watergate en la década de 1970 y que en 2018 ya publicó un exitoso primer libro sobre el actual mandatario, «Fear» («Miedo»).

El Washington Post publicó en su página web grabaciones de las partes más destacadas de las entrevistas que Woodward mantuvo con Trump, que confirman que el mandatario hizo en efecto esas declaraciones.

El libro revela que, durante una reunión en la Casa Blanca el 28 de enero, el asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, le advirtió de que el nuevo coronavirus iba a ser «la mayor amenaza de seguridad nacional» que iba a enfrentar en toda su Presidencia.

Diez días después, Trump habló por teléfono con Woodward y le confesó que creía que la situación era mucho más grave de lo que había admitido en público, según el Post.

(Lea aquí: EE. UU. solo detectó el 10% de contagios en su primer brote: estudios)

«Esto se transmite respirando el aire (…). Así que es muy complicado, es muy delicado. También es más mortal que incluso la gripe más ardua (…). Esto es más mortal, esto es una cosa mortal», repitió el mandatario el 7 de febrero.

En ese momento, Trump insistía en público en que el virus no era peor que la gripe estacional, que la covid-19 «desaparecería» algún día, y veinte días después de esa conversación recalcaba todavía que el riesgo de contraer la enfermedad en Estados Unidos era «muy bajo».

Woodward alega que el principal epidemiólogo de EE.UU., Anthony Fauci, estaba frustrado con la falta de concentración de Trump en las reuniones sobre la pandemia, hasta el punto de declarar en una ocasión: «Su capacidad de atención es menor a cero» y «su único propósito es ser reelegido».

(Lea también: Por qué es improbable la vacuna antes de las elecciones en EE. UU.)

El virus no tiene nada que ver conmigo. No es mi culpa

En su última conversación con Woodward, en julio, Trump negó responsabilidad por los casi 190.000 muertos que dejó la covid-19 en Estados Unidos, al asegurar: «El virus no tiene nada que ver conmigo. No es mi culpa».

Estados Unidos alcanzó este martes la cifra acumulada de 6.325.042 casos confirmados de covid-19 y la de 189.557 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Racismo y política exterior

El libro, que saldrá a la venta el próximo martes 15 en Estados Unidos, también examina la reacción de Trump a la ola de protestas y descontento en el país por el racismo y la violencia policial.

El 19 de junio, Woodward le dijo a Trump que ambos eran hombres blancos de la misma generación que habían crecido en un ambiente privilegiado, e insinuó que los dos tenían la responsabilidad de reflexionar sobre su privilegio para «entender la rabia y el dolor» que sienten los afroestadounidenses.

(Además: Por posible reacción adversa, suspenden pruebas de vacuna de Oxford)

«No. Realmente te lo tragaste todo, ¿eh? Guau, escucha lo que estás diciendo. No, yo no siento eso en absoluto», respondió Trump, en tono de burla. Tres días después, Trump le reconoció a Woodward que creía que sí había racismo en Estados Unidos, pero «probablemente menos que en la mayoría de sitios» del mundo.

También arremetió contra su predecesor, al asegurar «no creo que (Barack) Obama sea listo», y añadió que el líder norcoreano, Kim Jong-un, consideraba al expresidente «un pendejo».

Cuanto más duros y malvados son, mejor me llevo con ellos

Trump reconoció que le atraen los líderes autoritarios. «Es gracioso, las relaciones que tengo. Cuanto más duros y malvados son, mejor me llevo con ellos, ¿sabe?».

El presidente reveló además que «construyó un sistema de armas nuclear que nadie tuvo jamás antes en este país, cosas de las que nadie escuchó hablar jamás, de las que Putin y Xi nunca escuchado hablar».

El periodista afirma que después confirmó con fuentes anónimas que en efecto, el Pentágono cuenta con un nuevo sistema armamentístico, pero no le dieron detalles y estaban sorprendidos de que Trump hubiera hablado de ello.

(Le puede interesar: Trump pide votar dos veces en la elección de noviembre)

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *