Exigen justicia por bebé fallecido tras ser declarado muerto por error


Lazarito nació el 21 de octubre de 2020, en el municipio de Tlatlauquitepec, en Puebla, México. Fue un bebé prematuro, pues solo tenía 23 semanas de gestación.

Ese día, el personal médico del Hospital General 20 de la Margarita declaró que el recién nacido había fallecido. Sin embargo, cuando Santiago Albino, su padre, fue a recoger el cuerpo del bebé en la funeraria se dio cuenta de que su hijo aún tenía signos vitales.

Lazarito fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del mismo hospital que había confirmado su muerte. Allí batalló por su vida durante cinco semanas, pero no consiguió sobrevivir.

(Además: Tras polémica, Minsalud entrega a Corte nuevo concepto sobre el aborto).

Familiares, amigos y allegados exigen justicia por la muerte del pequeño y culpan al Hospital por negligencia médica.

“Acusamos directamente a los doctores que atendieron desde el principio el nacimiento de mi hijo”, dijo Santiago al diario ‘El Universal’.

En su testimonio también le manifestaron al medio que el personal médico pasaba mucho tiempo revisando el celular e ignoraban los gritos de dolor de Elisa (madre del bebé) antes del parto.

(Siga leyendo: Bebé muere en Cesar tras ser atropellado accidentalmente por su padre).

“Dejaban a mi esposa sola por espacios de entre 15 y 20 minutos y se la pasaban mirando sus celulares”, agregó Santiago.

(Si nos visita desde la app vea la publicación aquí).

Por su parte, el hospital manifestó que cumplió con todo el protocolo de atención para un recién nacido prematuro, pero que el bebé “no presentó signos vitales, por lo que se certificó el fallecimiento”.

El caso generó indignación en México y, tras las denuncias, distintas entidades se vincularon a los procesos de investigación correspondientes.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (Imss) lleva a cabo dos investigaciones que se basan en los hechos y el expediente clínico del menor.

(Lea también: Mujer trans descubre que tiene órganos femeninos y queda embarazada).

“Dejaban a mi esposa sola por espacios de entre 15 y 20 minutos y se la pasaban mirando sus celulares

Miguel Barbosa Huerta, gobernador de Puebla, interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) y otra ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Por último, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (Cndh) asumió otra investigación luego de que los padres de Lazarito denunciaran el caso ante la seccional de Puebla.

“Llegaremos hasta las últimas consecuencias para saber qué fue lo que ocurrió en el nacimiento de Lazarito”, aseguraron los padres del bebé al medio mexicano.

Tendencias EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *