El luchador condenado a muerte por matar a un joven durante una pelea


Era el año 2015. Mehdi Ali Hosseini, un luchador grecorromano profesional de Irán, participó en una pelea entre dos grupos. El enfrentamiento ocurrió en la provincia de Juzestán.

En el hecho, un joven resultó muerto. Hosseini fue señalado como el responsable del fallecimiento, se le acusó de asesinato y fue detenido.

Casi seis años después de la pelea, y tras pasar todo este tiempo en prisión, le dictaron sentencia final a Hosseini. ¿Su pena? Morir en la horca…

(Lea también: Predicador, condenado a mil años de prisión por explotación sexual).

Sí, al deportista, de 29 años, se le aplicó la ‘ley del talión’ y “su ejecución es inminente”, informaron medios internacionales.

La ‘ley del talión’ hace referencia, coloquialmente, al ‘ojo por ojo, diente por diente’, y se apeló a ella luego de que la familia del joven fallecido en la pelea no le concedió el indulto a Hosseini.

(Le recomendamos: Proponen que quienes vayan a fiestas en pandemia ayuden en hospitales).

Las críticas

Una vez se conoció la condena final, las manifestaciones contra la decisión y el gobierno de Irán no se hicieron esperar.

Hamid Sourian, ganador del oro en lucha grecorromana para Irán en los Juegos Olímpicos Londres 2012, fue uno de los primeros en pronunciarse y pidió que la ejecución fuera detenida.

(Lea: Mujer se saltó toque de queda paseando a un hombre con correa).

Cameron Khansarinia, director de la Unión Nacional Por la Democracia en Irán (Nufdi, por su siglas en inglés), que es crítica de las políticas iraníes, dijo que los deportistas de ese país temen “ser asesinados por las autoridades”.

“El Comité Olímpico Internacional (COI) no se pronuncia y debería prohibir a Irán de todas las competiciones”, agregó, en charla con el ‘Jerusalem Post’.

Habibollah Akhlaghi, quien fuera su entrenador, también lamentó la decisión y recordó que el joven luchador se “corono campeón de lucha en la prisión durante todos los años de su reclusión”.

(Vea: Un viaje por la mente de un acumulador compulsivo).

El Comité Olímpico Internacional no se pronuncia y debería prohibir a Irán de todas las competiciones

No es la primera vez

Hosseini será el segundo deportista iraní en morir en la horca en menos de un año.
En septiembre del 2020, Navid Afkari, también luchador y de 27 años, fue ejecutado.

Se le acusó de matar a un trabajador estatal durante unas protestas en el país en agosto del 2018.

(Vea: El 2020 fue rápido, pero el 2021 será el más corto en décadas).

La Agencia de Noticias de Activistas de Derechos Humanos (Hrana, por su sigla en inglés), aseveró que el joven fue torturado para que admitiera un crimen que no cometió y que las autoridades solo querían silenciar a uno de sus críticos.

El Gobierno se defendió publicando una confesión de Afkari, de 11 minutos, en la que se le escuchaba aceptar su culpabilidad.

Tendencias EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *