Argentina: Alberto Fernández no acepta renuncias en su gabinete

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, no aceptó las renuncias que le ofrecieron cinco de sus ministros, desatando una crisis de gobierno, dijo este jueves a la prensa Vilma Ibarra, secretaria de asuntos legales de la presidencia.

«Vengo a informar oficialmente que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, no ha aceptado ninguna de las renuncias presentadas y que todas ellas, como la composición de su gabinete, están a su consideración y lo va a informar en el momento que lo tenga que informar», dijo la funcionaria, ante rumores de la salida del ministro del Interior, Wado de Pedro.

(En contexto: Gobierno de Fernández en Argentina, sacudido por dimisión de ministros)

Fernández, dijo este jueves, en medio de la crisis abierta en el Ejecutivo después de que varios ministros del ala kirchnerista pusieran a disposición sus cargos, que la coalición de Gobierno debe «actuar con toda responsabilidad» y aseveró que «no es este el tiempo de plantear disputas».

«La coalición de gobierno debe escuchar el mensaje de las urnas y actuar con toda responsabilidad. Debemos hacerlo, y lo haremos, para asegurar que se satisfagan las necesidades de nuestro pueblo», señaló el mandatario, en el poder tras ganar al expresidente Mauricio Macri las presidenciales de 2019, a través de su cuenta oficial de Twitter.

El domingo pasado, el Gobierno anotó una fuerte derrota en las elecciones primarias en las que los ciudadanos debían elegir sus listas favoritas de precandidatos a diputados y senadores para las legislativas del 14 de noviembre, en las que las propuestas de la coalición de Macri fueron más votadas que las oficialistas en la mayoría de provincias.

«He oído a mi pueblo. La altisonancia y la prepotencia no anidan en mí. La gestión de gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente. Para eso fui elegido. Lo haré llamando siempre al encuentro entre los argentinos», subrayó.

«Nosotros tenemos que dar respuestas honrando el compromiso asumido en diciembre de 2019, de cara a la sociedad. No es este el tiempo de plantear disputas que nos desvíen de ese camino», añadió el presidente en su mensaje en la red social.

Elecciones primarias en Argentina

El presidente Alberto Fernandez y la vicepresidenta Cristina Fernandez defendieron su gestión.

Ministros kirchneristas

Este miércoles, apenas tres días después de la derrota y según confirmaron fuentes oficiales, el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, y al menos otros cuatro ministros, todos ellos integrantes del sector kirchnerista del Gobierno, liderado por la expresidenta y actual vicepresidenta, Cristina Fernández, pusieron sus cargos a consideración del presidente.

En medio de esta situación, que alimentó infinidad de rumores en la prensa acerca de la lucha de poder entre kirchneristas y albertistas, y sin que hasta el momento el mandatario se haya pronunciado acerca de si acepta esas renuncias, el jefe de Estado recibió apoyos públicos por parte de diversas autoridades.

«Agradezco el apoyo de gobernadores, de intendentes, de dirigentes del movimiento obrero y de la ciudadanía en estas horas», agregó este jueves, día en que diversas organizaciones sociales habían convocado una marcha en su apoyo, que finalmente fue cancelada. «Valoro el gesto de las organizaciones sociales y de todos los que me manifestaron su afecto impulsando una movilización en mi apoyo. Aun así, prefiero que toda esa fuerza que implica una movilización de esa magnitud se canalice para construir la épica militante que ayude a argentinos y argentinas a desentrañar el dilema que se nos plantea en noviembre», remarcó Fernández.

Protestas en Argentina

Organizaciones sociales protestan en reclamo de ayuda económica este jueves en el centro de Buenos Aires (Argentina).

Foto:

Juan Ignacio Roncoroni / EFE

Protestas vuelven a las calles argentinas

Movimientos sociales argentinos realizan este jueves la primera gran marcha callejera tras la derrota del oficialismo en las elecciones primarias del domingo pasado, en la que reclaman que el Gobierno entregue más alimentos a los comedores sociales y se creen más puestos de trabajo, en el contexto de recesión que vive el país desde hace tres años y medio.

Manifestantes de organizaciones sociales de izquierda no afines con el Gobierno de Alberto Fernández marchan en la capital de Argentina hacia la sede del Ministerio de Desarrollo Social, a donde ya habían marchado en forma masiva hace un mes atrás, luego de que el titular de esa cartera cambiara a Juan Zabaleta.

“No hay ninguna razón para no hacer la marcha”, dijo el dirigente del Polo Obrero, una de las agrupaciones que marchan este jueves, Eduardo Belliboni, a varios medios, para quien cualquiera de las facciones que resulte ganadora de la pelea interna “el resultado va a ser más ajuste”.

El dirigente señaló que la marcha «no tiene nada que ver con la crisis política que se está desenvolviendo» y que la lucha de poder «no tiene nada que ver con las necesidades de la población».

Belliboni recordó que hace 70 días que muchos comedores populares no se entregan alimentos y que caen el empleo, los salarios y las jubilaciones y que la razón por cual “perdieron las elecciones” es “porque ajustaron”.

Las manifestaciones sociales se incrementaron este año en Argentina, ante la crisis económica que atraviesa el país profundizada por la pandemia de covid-19 y ante la celebración de elecciones legislativas. 

Argentina registra una inflación interanual del 51,4 por ciento en agosto pasado, caída del empleo y una pobreza que ya había trepado al 42 por ciento en el segundo semestre de 2020, luego de que la economía sufriera el año pasado la segunda caída más profunda desde 2001 -9,9 por ciento- acumulando tres años en recesión.

Belliboni dijo que las agrupaciones quieren que “las cosas elementales se empiecen a discutir en el país”, es decir, el trabajo, la educación, la comida y la asistencia social en emergencia. Recordó que el principal reclamo “es el trabajo genuino” y que hace un mes presentaron a Zabaleta una carpeta con 100 mil personas con oficios para que puedan trabajar en la obra pública, que considera puede “reactivar la construcción” y llevar a que “la gente pueda vivir de su trabajo”.

AFP y EFE

Le puede interesar

– Argentina: un tsunami opositor que anuncia horas dramáticas en el Gobierno
– Chile reabre sus fronteras a extranjeros vacunados desde el 1.º de octubre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *