Si China niega visa a enviado de Guaidó, EE. UU. no irá a cita del BID

Estados Unidos amenazó este jueves con no asistir a la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la próxima semana en China si el Gobierno de este país se niega a permitir que asista un representante del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

El BID votó la semana pasada para reemplazar al representante del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con el economista Ricardo Hausmann, respaldado por Guaidó.

Varias fuentes familiarizadas con la situación dijeron a la agencia de noticias Reuters que China, uno de los pocos aliados internacionales que le quedan a Maduro, había propuesto no invitar a representantes del mandatario socialista o del líder opositor para “despolitizar” la reunión.

La falta de voluntad de China para reconocer y proporcionar una visa a Hausmann es una violación de los protocolos y procedimientos del Banco Interamericano de Desarrollo

En respuesta, un alto funcionario del Gobierno de Donald Trump, que respalda a Guaidó como el legítimo gobernante de Venezuela, dijo que Estados Unidos y sus aliados regionales “retirarán el quórum” de la reunión en Chengdu si se excluye a Hausmann.

“La falta de voluntad de China para reconocer y proporcionar una visa a Hausmann es una violación de los protocolos y procedimientos del Banco Interamericano de Desarrollo”, sostuvo el funcionario.

Por su lado, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, sin ahondar en el tema, reafirmó este viernes que su país da gran importancia a la celebración de la cita y “debería evitarse su politización”, dijo.

La reunión debería centrarse en la cooperación financiera y “evitar introducir asuntos políticos sensibles” para que sea un verdadero éxito, concluyó Shuang ante los medios locales. 

Es la primera vez que la reunión del BID se lleva a cabo en China, que se ha convertido en un actor importante en América Latina y ha invertido más de 50.000 millones de dólares en Venezuela durante la última década.

Las relaciones entre Washington y Pekín se han visto empañadas por una fuerte disputa comercial, y funcionarios estadounidenses han expresado preocupación en los últimos meses por la creciente influencia de China en Latinoamérica.

La mayoría de los países occidentales ha reconocido a Guaidó como jefe de Estado de Venezuela. Maduro, quien todavía tiene el apoyo de los militares de su país, se ha aferrado al poder con el apoyo de Rusia, China y Cuba.

REUTERS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.