No hay rastros de veneno en el cuerpo de Navalni, según médicos rusos


No se ha descubierto «ningún veneno» en el organismo del líder opositor ruso Alexéi Navalni, ingresado muy grave en un hospital en Siberia, según los médicos. «Hasta ahora no se ha identificado ningún veneno en la sangre ni en la orina, no hay rastros», dijo Anatoli Kalinishenko, subdirector del hospital de urgencias n°1 de Omsk, donde el opositor fue internado este jueves.

«No creemos que haya sido víctima de un envenenamiento», agregó Kalinishenko, añadiendo que no podía, por ley, hacer público su diagnóstico, pero que sí había sido comunicado a su familia.

(En contexto: Un líder opositor ruso está hospitalizado tras posible envenenamiento)

Este viernes llegó a Omsk un avión medicalizado desde Alemania, fletado por una ONG que espera llevar al líder opositor a Berlín y médicos alemanes fueron autorizados a ver a Navalni, indicó este viernes uno de sus cercanos colaboradores.

Este mismo día en la mañana, el también activista ruso Leonid Volkov anunció en una conferencia de prensa en Berlín que «los médicos que llegaron en este vuelo de Nuremberg y a los que se les negó el acceso al paciente, lo han obtenido hace apenas unos minutos».

«Pedimos a cada uno que haga todos los esfuerzos posibles (para un traslado) porque es realmente necesario» dijo Volkov dirigiéndose a los responsables europeos. «Y nuestra demanda sigue siendo la misma: debemos trasladarlo a un lugar, a Berlín, para que pueda ser objeto de un análisis independiente de lo que le está pasando», insistió.

Alexéi Navalni necesita una asistencia médica cualificada en Alemania

La esposa del opositor también pidió al presidente Vladimir Putin que autorice el traslado a Alemania.

«Estimo que Alexéi Navalni necesita una asistencia médica cualificada en Alemania (…) Me dirijo directamente a usted para pedirle permiso para llevarlo», dijo Yulia Navalnaia, en una carta difundida en Twitter en la que considera «reunidas todas las condiciones para un transporte inmediato de Alexéi bajo la supervisión de médicos de alto nivel».

(Lea puede interesar: Investigan si accidente en autopista alemana fue un ataque terrorista)

Los médicos rusos se niegan a realizar este traslado porque consideran que el paciente está «inestable». El Kremlin aseguró el viernes que esta decisión es «puramente médica» y no política, como denuncian los colaboradores de Navalni.

El rechazo por trasladarlo «es una amenaza directa para su vida», dijo por su parte en Twitter la portavoz del opositor, Kira Yarmysh.

Volkov denunció por su parte «una decisión política y no médica». Aseguró en Twitter que «esperan que las toxinas se disuelvan en el cuerpo y no puedan ser detectadas. No hay diagnóstico ni análisis. La vida de Alexéi está en peligro». Yarmysh corroboró que «negarse a trasladarlo es necesario para ganar tiempo y esperar que el veneno ya no sea detectable en su organismo».

(Lea aquí: Europa le pide a Putin que presione para lograr diálogo en Bielorrusia)

Yulia Navalnaya

Yulia Navalnaya pidió a Rusia autorizar el traslado de su esposo, Alexéi Navalni.

Otro médico responsable del hospital, Alexander Murajovski, explicó a los periodistas que no hubo complicaciones durante la noche y que el estado de Navalni mejoró ligeramente este viernes por la mañana, aunque todavía estaba inconsciente.

Según él, la hipótesis privilegiada hasta ahora es «un desequilibrio glucémico, es decir un problema metabólico». «Sobre su traslado, creemos que la cuestión es prematura. Es necesario llegar a una estabilización del paciente«, afirmó.

La previa respuesta alemana

Berlín exigió desde el jueves un esclarecimiento «completo y transparente» de las circunstancias en torno al ingreso en un hospital del líder opositor y, sin querer pronunciarse sobre las sospechas de un posible envenenamiento, aludió al «problemático trato» a los disidentes en Rusia.

Hay evidentemente una grave sospecha de envenenamiento que debe ser esclarecida de manera completa y transparente

En una rueda de prensa ordinaria, el portavoz del Ejecutivo alemán Steffen Seibert, subrayó que la primera prioridad es «poder salvarle la vida» a Navalni, y la otra cuestión es que «hay evidentemente una grave sospecha de envenenamiento que debe ser esclarecida de manera completa y transparente».

(Le puede interesar: En Alemania pagarán por dejar de hacer lo que no nos gusta)

Agregó que el Gobierno alemán «observa detenidamente» el trato que reciben no sólo Navalni, sino otros representantes de la oposición, la sociedad civil y la prensa. En ese sentido, subrayó que el caso de la organización no gubernamental liderada por Navalni «es sólo un ejemplo del trato muy problemático que se dispensa a los disidentes en Rusia«.

Puntualizó que la principal cuestión, por el momento, no es evaluar «acciones o posturas políticas concretas» de Navalni, sino que «un importante político de la oposición ha sido ingresado en un hospital con la sospecha de envenenamiento» y que hay que hacerle llegar toda la ayuda médica posible.

También la portavoz de Exteriores, Maria Adebahr, rechazó participar en especulaciones y subrayó que el estado de salud de Navalni es una «cuestión médica» que desde Berlín no se puede evaluar ni confirmar.

Por otra parte, informó de que el Gobierno alemán está en contacto con las autoridades rusas «para lograr una solución profesional y transparente de este caso de emergencia humanitaria» y para determinar en qué medida puede contribuir Alemania.

(Lea aquí: Examiga de Juan Carlos I habla sobre el dinero que el rey le dio)

EFE Y AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *