Reservas de uranio de Irán diez veces superiores a límites del acuerdo


El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) visitó uno de los dos sitios nucleares en Irán que dispone de reservas de uranio diez veces superiores a los limites autorizados, según informes consultados el viernes por la AFP.

(Lea también: Para Irán, Emiratos ‘traicionó al mundo islámico’ por pacto con Israel)

El OIEA reclamaba desde hace meses a Irán el acceso a este sitio, uno de los dos del programa nuclear de Teherán que el organismo tenía pendiente.

«Irán dio a los inspectores del Organismo acceso a este sitio para que pueden recoger muestras. […] Las muestras serán analizadas» por los laboratorios del OIEA, se puede leer en los informes.

«El Organismo efectuará una visita del segundo lugar especificado más tarde, en septiembre de 2020, en una fecha ya convenida con Irán», se precisa.

Según un diplomático interrogado con anterioridad por la AFP, se necesitarán tres meses antes de tener los resultados de las muestras.

Uno de los documentos constata que la acumulación de uranio poco enriquecido de
Irán es unas diez veces superior al límite autorizado.

Es el resultado de la decisión de Teherán de dejar de cumplir con sus obligaciones fijadas en el acuerdo sobre su programa nuclear firmado en 2015 con las grandes potencias, en represalia a la retirada de Estados Unidos del pacto.

Teherán tiene unas reservas de 2.105,4 kg de uranio enriquecido, mientras que el acuerdo solo le permitía almacenar 300 kg de uranio enriquecido en un determinado formato, equivalente a 202,8 kg del material, detalló el OIEA.

(Le puede interesar: ¿Qué tan probable es que Irán venda misiles a Venezuela?)

Contexto de presión

Desde el último informe publicado por la organización de la ONU en junio, Irán no ha reducido sus actividades nucleares: hace tres meses, su reserva de uranio era ocho veces superior al límite.

Estados Unidos intensificó sus esfuerzos diplomáticos para restablecer las sanciones y prolongar el embargo de armas contra Teherán. En 2018, Washington se retiró del acuerdo y volvió a imponer sanciones unilaterales.

Como respuesta, Irán limitó su cooperación con el OIEA. El 21 de agosto, Estados Unidos, que igualmente desea prolongar el embargo de armas que expira en octubre, intentó establecer otras sanciones, que se votaron en la ONU, pero se topó con el rechazo de sus aliados europeos, de China y de Rusia.

En este contexto de presión estadounidense, Irán, los países europeos, Rusia y China volvieron a cerrar filas el martes en Viena, durante una reunión.

Una unidad que se había visto debilitada por la falta de cooperación de Irán, de la que se quejó el OIEA, organismo que se encarga de controlar sus actividades nucleares.

Desde hace meses, el OIEA reclamaba poder entrar en dos sitios iraníes para realizar inspecciones, pero Irán se oponía, lo que hacía cada vez más insostenible el apoyo de los países europeos.

(En otras noticias: Las reuniones secretas de Maduro con Irán para negociar misiles)

A mediados de febrero, Teherán declaró que estaba dispuesto a anular todas o parte de las medidas adoptadas para desvincularse del acuerdo, solo si Europa le aseguraba a cambio ventajas económicas «significativas».

El acuerdo de 2015 ofrece a Irán el levantamiento de una parte de las sanciones internacionales, a cambio de garantías que prueben la naturaleza exclusivamente civil de su programa nuclear.

AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *