¿Qué impacto tendrá en la campaña de EE. UU. que Trump tenga covid-19?


La campaña presidencial en Estados Unidos, de por si bien agitada, se tornó patas arriba este viernes, luego de confirmarse que tanto el presidente Donald Trump como su esposa Melania han contraído el coronavirus y se encuentran aislados en la Casa Blanca mientras evoluciona su cuadro médico.

(Le puede interesar: ¿Qué pasa en EE. UU. en caso de que el presidente no pueda gobernar?)

Trump hizo el anunció la madrugada de este viernes a través de Twitter,  indicando que se encontraba bien de salud y que saldrá adelante de este nuevo reto. De momento, no es claro cómo contrajo la letal enfermedad. Pero todo indica que probablemente fue Hope Hicks, una de sus asesoras más cercanas, la que le pasó el covid-19.

Hicks había sido diagnosticada con la enfermedad este miércoles y se sabe que estuvo con Trump buena parte de la semana. Lo que nadie se explica es cómo el presidente, pese al diagnóstico de su asesora, continuó con sus actividades diarias sin tomar medidas de aislamiento.

De hecho, el mandatario voló este jueves a Nueva Jersey para un evento de campaña y se teme que cientos de personas que lo acompañaron puedan estar contagiadas. Por no hablar del personal de la Casa Blanca, que según fuentes consultadas por este diario están en pánico, y las decenas de personas con las que tuvieron contacto durante el mitin político.

Melania Trump

Melania Trump, primera dama de Estados Unidos, también resultó contagiada de coronavirus.

Así mismo, hay mucha preocupación por la salud del candidato Joe Biden, su rival demócrata en estas elecciones, pues ambos compartieron tarima este martes en la noche durante el primer debate entre los candidatos a la presidencia.

(Lea aquí: Los mensajes de apoyo a Trump tras dar positivo para covid-19)

Lo irónico de la situación es que Trump se burló de Biden ese día por usar de manera permanente una tapabocas y dijo que él solo se ponía uno cuando era necesario.

Más aún, durante el evento en Nueva Jersey, Trump se jactó diciendo que el fin de la pandemia ya estaba a la vuelta de la esquina y que el año entrante sería formidable para EE. UU.

Joe Biden

Biden le deseó a Trump y a Melania una ‘pronta recuperación’.

En Washington, también existía alarma ante la posibilidad de que Mike Pence, el vicepresidente, haya contraído la enfermedad y se comenzaba a hablar de los escenarios que prevé la Constitución cuando tanto el presidente como el vicepresidente están incapacitados e incapaces de ejercer sus funciones.

(Lea también: Vicepresidente de EE. UU., Mike Pence, da negativo para covid-19)

De acuerdo con la Carta Magna, la presidencia la asume de manera temporal el presidente de la Cámara de Representantes, que en este caso es la demócrata Nancy Pelosi.

Este viernes se confirmó que Pence dio negativo a una primera prueba, pero dada su cercanía con Trump y el personal de la Casa Blanca, podrían pasar varios días antes de esté fuera de peligro.

Aunque esta es una posibilidad muy remota, la sola idea demuestra lo compleja que es la situación a solo cinco semanas de las elecciones presidenciales.

(Además: Biden les desea a Donald y Melania Trump una ‘pronta recuperación’)

Qué impacto tendrá esto en el resultado de las elecciones nadie lo sabe. Y mucho, por supuesto, depende de cómo evolucione la salud del presidente y la primera dama. Pero, sin duda, tendrá efectos en el curso de la campaña.

De entrada ya casi se da por cierto que el segundo debate entre los candidatos, previsto para el próximo 15 de octubre, podría ser cancelado. Si bien faltan 13 días para ese encuentro los protocolos indican que una persona que ha contraído la enfermedad debe entrar en cuarentena durante al menos dos semanas.

Además, esto implica que Trump no podrá viajar ni asistir a actos de campaña al menos durante ese lapso. Algo que juega en su contra, pues se trata del formato que más le gusta al mandatario. De paso, pone en entredicho el mismo concepto de estos eventos donde la gente rara vez practica distanciamiento social y usa tapabocas porque el mismo Trump no lo hace, y lleva meses minimizando su efectividad.

(Le puede interesar: Donald Trump y su esposa Melania dan positivo para coronavirus)

Debate presidencial Trump Biden

Joe Biden y Donald Trump tuvieron este 29 de septiembre su primer debate presidencial.

Foto:

Agencias

Lo que sí es claro es que el coronavirus, al menos por las próximas semanas, volverá a dominar la campaña. Algo que tampoco le convenía a Trump, pues es un tema del que quería alejarse dado las críticas que ha recibido por el manejo que le ha dado a la pandemia. En EE. UU. ya han muerto más de 210.000 personas y van casi 7 millones de infectados. Y sus críticos sostienen que muchos de esos decesos habrían podido evitarse de Trump tomarse la pandemia más en serio.

Y seguro revivirán las palabras que le dijo al periodista Bob Woodward a comienzos de año cuando le reconoció en privado que el virus era «cinco veces más letal que la influenza», pero optó por no comunicarlo a la opinión pública y antes decir que se trataba de un «invento de los demócratas» para atacarlo electoralmente.

Y aún si Trump se recupera sin mayores problemas, como todo el mundo espera, habrá que monitorear el estado de salud de los muchos que se contagiaron con este brote en la Casa Blanca. El deceso de algunos de ellos no solo sería una tragedia, sino que enterraría a Trump en términos políticos.

(Lea aquí: Las conclusiones luego del debate entre Trump y Biden en EE. UU.)

Hay que recordar, además, que si hay un grupo de votantes que tiene preocupado a la campaña del presidente es el de los adultos mayores de 65 años de raza blanca, que en el 2016 lo apoyaron de manera mayoritaria pero frente a los que ha comenzado a perder terreno en esta ocasión. Su diagnóstico de coronavirus le confirma a todos que la enfermedad es bien real y que todos están en riesgo.

Por supuesto, lo inverso también podría ocurrir. Es decir que Trump, como le sucede a la mayoría, se recupere sin mayores problemas y eso le permita vender la idea que no es tan grave como dicen y que él mismo y le ganó la batalla a la enfermedad.

Algo parecido a lo que sucedió con el presidente Jair Bolsonaro, cuya popularidad creció en el país luego de padecer la enfermedad y recuperarse.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
WASHINGTON
En Twitter: @sergom68

Lea también

– Caos entre candidatos motiva cambio para próximos debates en EE. UU.
– Las críticas de Trump y otras personalidades al moderador del debate
– Dura pregunta sobre sus impuestos puso en aprietos a Trump en debate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *