Las claves para entender cómo funciona el sistema electoral de EE. UU.


Las elecciones de Estados Unidos se parecen a un complejo problema matemático con estados azules, rojos y morados que el candidata demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, y su rival, el republicano Donald Trump, tratan de resolver para inclinar la balanza a su favor.

(Lea también: ¿Por qué las elecciones en EE. UU. son el primer martes de noviembre?)

Más de 200 millones de estadounidenses están llamados a las urnas este martes para elegir al presidente que tendrán durante cuatro años.

Estas son las claves necesarias para seguir la jornada electoral:

El colegio electoral

Los estadounidenses no eligen directamente mediante su voto al presidente y vicepresidente, sino que relegan esa responsabilidad en el Colegio Electoral, compuesto por 538 compromisarios o electores que, en su nombre, votarán en los 50 estados del país y en el Distrito de Columbia (sede de la capital).

El objetivo de Biden y Trump es hacerse con una mayoría de 270 votos para proclamarse ganadores. El número de electores de cada estado es igual al número de sus senadores más el número de sus representantes en la Cámara baja, de forma que tienen más peso aquellos estados con mayor población como California (55 votos electorales), Texas (38), Florida y Nueva York (29), Pensilvania, Illinois (20) y Ohio (18).

Estados azules y rojos

Los demócratas suelen dominar en el noroeste y la costa oeste de Estados Unidos, en los llamados estados «azules» que es el color del Partido Demócrata. Mientras tanto, los republicanos prevalecen en los estados «rojos» (su color) en el sur y el medio oeste del país.

(Le puede interesar: ‘Trump será el primer presidente que pierde la reelección desde 1992′)

Donald Trump y Joe Biden

Joe Biden (i.), ex vicepresidente de Estados Unidos y el mandatario Donald Trump.

Los estados ‘morados’, los pendulares

La clave se encuentra en los estados «morados», también conocidos como «pendulares» y en donde los candidatos han concentrado sus esfuerzos, su tiempo y su dinero para tratar de inclinar la balanza a su favor y hacerse con la mayoría de 270 votos del Colegio Electoral.

La batalla se encuentra especialmente ajustada en los tradicionales estados púrpuras de Florida y Ohio, pero también en nuevos estados que han surgido como decisivos en estos comicios y entre los que destaca Pensilvania y Carolina del Norte.

(Le puede interesar: Droga contra la covid-19 que tomó Trump está basada en fetos humanos)

Encuestas a pie de urna

A medida que van cerrando de manera escalonada los colegios electorales de EE. UU., los principales medios de comunicación publican sondeos a pie de urna para avanzar al ganador estado por estado.

En 2012, el entonces candidato presidencial republicano, Mitt Romney, llevaba la delantera a las 22.30 hora local, pero una hora más tarde, el presidente Barack Obama se proclamó vencedor y logró un segundo mandato.

Conceder la victoria

En toda carrera electoral hay un ganador y un perdedor, pero eso podría cambiar con Trump. El republicano ha denunciado que el sistema electoral está «amañado» a favor de Biden y se ha resistido a comprometerse a aceptar un resultado desfavorable, algo sin precedentes en la historia reciente de Estados Unidos.

Incluso, en las últimas semanas ha denunciado la votación por correo, que durante pandemia ha tomado fuerza para evitar nuevos focos de contagio en el país.

Queda por ver si, en caso de perder, Trump dará el tradicional discurso de aceptación de la derrota, como hizo Romney en 2012 y John McCain en 2008 al perder la Presidencia frente a Obama.

Lea también

– Colombia vuelve a quedar en medio de campaña presidencial en EE. UU.
 ¿Quién va ganando la presidencia de EE. UU. según las encuestas?
– ‘Contraer la covid-19 ha sido una bendición de Dios’: Trump

INTERNACIONAL
*CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *