Casi 70 personas han sido halladas sin vida tras sismo en Turquía


La esperanza de hallar supervivientes se desvanecía este domingo en el oeste de Turquía, dos días después del poderoso terremoto que deja al menos 69 muertos. Entre tanto, los socorristas prosiguen recuperando cadáveres de los escombros.

(En contexto: Terremoto sacude a Turquía y a Grecia)

En Bayrakli, la ciudad turca más golpeada en la región de Esmirna, los equipos de rescate también seguían buscando posibles supervivientes entre las ruinas de varios edificios derrumbados.

Prueba de que sus esfuerzos no son vanos, durante la noche un hombre de 70 años fue hallado vivo tras haber pasado 33 horas sepultado bajo las placas de cemento, y fue hospitalizado, según el ministro de Salud. Pero dos días después del sismo de magnitud 7, según el Instituto Geofísico de Estados Unidos (USGS), se hallaban sobre todo cuerpos sin vida.

El sismo, que causó la muerte de dos adolescentes en Grecia, también provocó 940 heridos, según los responsables de los servicios de emergencias turcos. El terremoto se produjo el viernes por la tarde en el mar Egeo, al suroeste de Esmirna, la tercera mayor ciudad de Turquía, y cerca de la isla griega de Samos.

Fue tan fuerte que se sintió hasta en Estambul y Atenas. Además, provocó un minitsunami que inundó las calles de Seferihisar, ciudad turca situada cerca del epicentro, y barrió las costas de Samos.

(Le puede interesar: Turquía puede ser otra Rusia para Europa)

Pero es sobre todo en Bayrakli, distrito de 300.000 habitantes, donde el sismo ha causado más daño.

Unos 17 edificios se derrumbaron en esta ciudad y las búsquedas proseguían en ocho de ellos. “Sería un milagro si se encontrara a alguien con vida”, declaró una mujer, sin noticias de amigos de su familia.

“Los terremotos suelen ser habituales aquí, pero este fue de una intensidad que nunca antes había experimentado”, aseguró Ismail Energin, de 73 años, quien vio cómo su casa quedó afectada.

Como muestra de que aún mantienen la esperanza, los rescatistas exigían silencio para poder escuchar eventuales llamados de auxilio. Cansados, muchos habitantes de la ciudad pasaron una segunda noche consecutiva en tiendas de campaña instaladas en las calles.

Es la segunda vez este año que Turquía, país atravesado por una de las zonas sísmicas más activas del mundo, sufre un terremoto. En enero, un sismo de 6,7 dejó unos 40 muertos en las provincias de Elazig y de Malatya (este).

(En otras noticias: ¿A qué se debe el pulso entre los presidentes de Turquía y Francia?)

En 1999, una sacudida de magnitud 7,4 golpeó el noroeste de Turquía y causó más de 17.000 muertos, un millar de ellos en Estambul. En Grecia, el último sismo mortal fue en 2017 en la isla de Cos, cerca de Samos, y causó dos fallecidos.

Ante esta nueva catástrofe, Turquía y Grecia han puesto de lado sus tensiones diplomáticas y se declararon dispuestos a ayudarse mutuamente.

AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *