Ganar el Senado, una expectativa que se reducía para los demócratas


La senadora republicana Susan Collins fue reelegida ayer en su estado natal de Maine, en el noreste de Estados Unidos. Su victoria redujo aún más las posibilidades de que los demócratas recuperaran la mayoría en el Senado y auguraba cuatro años difíciles en Washington si el Congreso sigue dividido, sin importar quién gane la Casa Blanca.

(Lea también: Cerrado final en EE.UU.: Biden gana en Michigan, estado clave)

Collins, a veces crítica del presidente republicano Donald Trump, proclamó su victoria el miércoles pese a que su rival demócrata, Sara Gideon, había salido victoriosa en la mayoría de las encuestas tras recaudar una lluvia de donaciones.

En las elecciones parlamentarias del martes, los demócratas lograron mantener su mayoría en la Cámara de Representantes, lo que posiciona a Nancy Pelosi para continuar como líder de este hemiciclo de 435 escaños dos años más.
Estoy muy orgullosa de poder decir que esta noche –relativamente temprano– podemos decir que conservamos la Cámara”, dijo Pelosi, que en su rol se ha convertido en una némesis para Trump.

En el Senado, los demócratas arrebataban al cierre de esta edición dos escaños a los republicanos, en Colorado y Arizona. Pero los republicanos equilibraron la balanza al derrotar a un senador demócrata en Alabama, conservando al mismo tiempo escaños de legisladores que parecían estar bajo seria amenaza.

Controlar el Senado es vital en la política de Washington, ya que el partido que tenga la bancada mayoritaria elige las leyes que se votan en el pleno y allí también se confirman las nominaciones sugeridas por el presidente para cargos importantes.

Los republicanos controlan actualmente la Cámara alta con 53 escaños de un total de 100. Treinta y cinco asientos estaban en juego el martes.

Los demócratas necesitaban desbancar a cuatro republicanos si querían hacerse con la mayoría, aunque si el candidato presidencial demócrata Joe Biden lograra llegar a la Casa Blanca, solo necesitarían tres escaños nuevos, ya que en caso de que haya un equilibrio 50-50 el vicepresidente ejerce un voto decisivo.

(Lea también: ¿Cómo funciona el polémico Colegio Electoral en Estados Unidos?)

La oposición esperaba conquistar varios lugares de los republicanos que parecían vulnerables. Pero recibieron resultados decepcionantes en Iowa, Maine y Carolina del Sur.

Todas sus –escasas– esperanzas estaban, hasta ayer en la tarde, en Carolina del Norte y Georgia, en un escenario que, sin embargo, parecía poco probable.

“La mayoría republicana en el Senado probablemente se mantendrá”, auguraban los politólogos de la Universidad de Virginia.

Todo lo que puedo decir es que esto ha sido abrumador. Nunca me habían desafiado así, y nunca antes había recibido más apoyo (…)

Nancy Pelosi

Nancy Pelosi, quien mantuvo su posición como presidenta de la Cámara de Representantes, durante una conferencia de prensa el martes en la sede del Comité de Campaña Demócrata.

Dos grandes aliados de Trump fueron reelegidos: el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell y el senador de Carolina del Sur Lindsey Graham (véase el recuadro), quien enfrentó una dura carrera ante el afroestadounidense Jaime Harrison.

Graham se vio envuelto en una polémica en las últimas semanas después de que supervisó el proceso de nominación de la jueza conservadora Amy Coney Barrett a la Corte Suprema.

(Le interesa: Récord: Biden es el candidato presidencial de EE. UU. con más votos)

El proceso generó indignación entre los demócratas, que afirmaban que la vacante debía ser llenada por el gobierno resultante de las elecciones de este martes.
“Todo lo que puedo decir es que esto ha sido abrumador. Nunca me habían desafiado así, y nunca antes había recibido más apoyo (…)”, dijo Graham.

Había muchas expectativas sobre Harrison, ya que las encuestas auguraban una carrera muy ceñida, después de que el demócrata logró recaudar un récord de donaciones para su campaña.

La novata senadora de Iowa Joni Ernst, una estrecha aliada de Trump que los demócratas pensaban poder tumbar con un intenso asedio, también defendió su escaño pese a las encuestas. “¡Lo logramos!”, celebró Ernst en Twitter.

Otro distrito muy disputado estaba en Carolina del Norte, donde las cadenas de televisión todavía no habían declarado hasta el cierre de esta edición a un ganador, pero el senador republicano Thom Tillis proclamó su victoria con cerca del 94 por ciento de los votos escrutados.

(Lea aquí: ¿Por qué la campaña de Trump planea demandar los conteos en 3 estados?)

Por lo tanto quedaban escasas esperanzas demócratas en ese estado, así como en Georgia, donde David Perdue aventajaba al demócrata Jon Ossoff en un 90 por ciento de los distritos escrutados.

Hasta ayer se preveía que si los demócratas ganaban el escaño en Carolina del Norte y un escaño en Georgia, tomarían el control del Senado si Joe Biden resultaba elegido presidente (50 escaños).

Los republicanos se mantuvieron sin mella en otros distritos, incluyendo Kentucky, donde el líder de la bancada mayoritaria, Mitch McConnell, ganó con facilidad. En Texas y Montana también obtuvieron victorias.

(En otras noticias: ¿Por qué Uribe ya ganó en las elecciones de EE. UU.?)

En tanto, el exgobernador demócrata de Colorado John Hickenlooper derrotó al actual senador republicano Cory Gardner en su estado. En Arizona, el exastronauta estadounidense Mark Kelly derrotó a la senadora republicana y expiloto Martha McSally.

Las mujeres ganan terreno en los comicios

Las mujeres que fueron candidatas en las elecciones generales del martes en EE. UU. hicieron nuevos avances en numerosos estados, como en el sureño Nuevo México, donde se eligió a un trío de mujeres de grupos minoritarios para la Cámara de Representantes.

Las tres mujeres electas son Deb Haaland, una demócrata que en 2018 se convirtió en una de las dos primeras mujeres amerindias en el Congreso; la republicana Yvette Herrell, también indígena, y la demócrata Teresa Leger Fernández, de raíces latinoamericanas.

De su lado, Wyoming (noroeste) eligió por primera vez en su historia a una mujer, la republicana Cynthia Lummis, como senadora. En cuanto al céntrico Misuri, Cori Bush se convirtió en la primera mujer afro en representar a ese estado en el Congreso. Sobre los estados de Delaware (este) y Vermont (noreste), el martes eligieron a dos mujeres transgénero, Sarah McBride (Senado) y Taylor Small (Cámara de Representantes).

(Lea aquí: Biden está ganando el sufragio popular por casi 3 millones de votos)

EFE Y AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *