Tras comicios, conteo de votos mantiene la tensión en EE. UU.


Transcurridas 24 horas de las elecciones presidenciales en EE. UU., la incertidumbre en el país seguía siendo total. Ni Donald Trump ni Joe Biden alcanzaban aún los números suficientes para asegurar la Casa Blanca, mientras todos los ojos posaban su atención en los resultados en cinco estados donde los márgenes todavía eran mínimos y seguían llegando votos por contabilizar.

Hasta las 9 de la noche de este miércoles, Biden, el candidato demócrata, obtenía 253 votos al Colegio Electoral, el órgano que elige al presidente, frente a los 214 de Trump. Y eran necesarios un mínimo de 270 para quedarse con la Oficina Oval.

(Puede leer: Récord: Biden es el candidato presidencial de EE. UU. con más votos)

El exvicepresidente estadounidense, sin embargo, parecía más cerca de llegar a la cifra mágica, pues iba adelante en dos de esos cinco estados (Nevada y Arizona), que le darían –de mantenerse la tendencia– exactamente 270 votos. Trump, por su parte, mantenía una ventaja en los otros tres (Georgia, Pensilvania y Carolina del Norte), con lo que sumaría 267.

Pero las distancias en todos eran tan estrechas que cualquier cosa aún podría pasar. De hecho, la campaña del presidente ya anunció que exigirá recuentos en Wisconsin, que se le adjudicó a Biden, pero donde la ventaja fue de solo 21.000 votos, y Míchigan, en donde perdió por casi 70.000. Eso lo puede hacer legalmente, pues es una opción cuando la diferencia es menor de un punto.

Pero el panorama no siempre fue así. De hecho, se pareció más a una montaña rusa que comenzó en la madrugada del miércoles con un Trump reclamando la victoria cuando iba adelante en una mayoría de estos estados y exigiendo que se suspendiera el conteo cuando aún faltaban millones de votos por contabilizar.

Ello le valió las críticas, incluso, de miembros de su propio partido, pues en EE. UU. los estados pueden tardar varios días, y aun semanas, antes de presentar resultados oficiales.

(Le sugerimos: Cerrado final en EE.UU.: Biden gana en Michigan, estado clave)

No vengo a decir que ganamos

Hacia el mediodía, la tendencia dio un giro cuando Biden comenzó a encabezar las cuentas en Wisconsin y Míchigan y los márgenes de Trump empezaron a reducirse en otros.

Tal situación se esperaba, ya que la mayoría de estos estados dejaron para el final la suma de los votos por correo, un método de sufragio que fue preferido por los demócratas ante los temores de un posible contagio con el coronavirus.

Confirmada esa trayectoria, la campaña de Biden adoptó un tono más triunfalista, asegurando a sus simpatizantes que marchaban camino a la victoria. “No vengo a decir que ganamos. Pero estoy seguro de que cuando se terminen de contar los votos vamos a salir airosos. Los números en la mayoría de estados nos favorecen”, dijo Biden en declaraciones a la prensa, tras insistir en que todos los votos deben ser contados.

(No se quede sin leer: ¿Cómo funciona el polémico Colegio Electoral en Estados Unidos?)

Trump, por su parte, se quejó de posibles irregularidades, aunque sin aportar pruebas. Pero miembros de su campaña ya preparaban un sinnúmero de demandas para disputar el conteo de votos por correo en varios estados, con el argumento de que las autoridades expandieron esa posibilidad para acomodarse a las restricciones del coronavirus.

Los demócratas, por su parte, dijeron estar listos para pelear ante las cortes ante lo que ven como intentos de supresión de votos que fueron sufragados legítimamente.

Mucho, por supuesto, dependerá de los resultados finales, pero ya en Washington se hablaba de un escenario como el de la contienda electoral del 2000, cuando George W. Bush ganó las elecciones tras más de un mes de demandas y contrademandas en la Florida, donde se impuso por 537 votos.

Quizá el caso más sensible de todos sea el de Nevada, un estado que no estaba entre las cuentas de los republicanos, pero que este martes emergió como una posible bomba para los demócratas.

(Lo invitamos a leer: ¿Por qué Uribe ya ganó en las elecciones de EE UU?)

Biden iba adelante, pero solo por 8.000 votos, y faltaban aún el 14 por ciento del voto por escrutar. El exvicepresidente, no obstante, tenía razones para expresar confianza, pues gran parte de ese voto pendiente está en la ciudad de Las Vegas, donde le estaba sacando un margen de 5 puntos a Trump. Pero los resultados finales no se esperan sino hasta hoy al mediodía.

El otro caso emblemático era el de Pensilvania, donde el presidente llevaba la delantera, pero donde sus márgenes comenzaron a caer con el paso de las horas. De casi 600.000 votos de ventaja pasó a unos 200.000, y se estima que aún faltan 1 millón de sufragios por contar, de los cuales una mayoría serían demócratas.

Primer debate entre Trump y Biden

Donald Trump y Joe Biden tuvieron su primer cara a cara en la
ciudad de Cleveland, en el estado de Ohio.

Pero las autoridades han dicho que no esperan tener resultados finales antes de mañana. Biden, no obstante, puede declarar victoria hoy mismo si se confirman los resultados en Nevada y Arizona. En el caso de Arizona, la ventaja de Biden es de unos 100.000 votos con el 86 por ciento escrutado. De hecho, varios medios, entre ellos la misma cadena Fox, dieron al exvicepresidente como ganador.

Pero la secretaria del Estado, Katie Hobbs, dijo que aún faltaban al menos 600.000 votos por ser contabilizados y pidió no declarar un ganador de manera prematura. El problema para Trump es que la mayor parte de ese voto pendiente está en el condado de Maricopa, que favorece a Biden.

Georgia también era otro que estaba pendiente. El mandatario republicano le sacaba unos 50.000 votos al exvicepresidente, pero con el 98 por ciento del voto ya contabilizados los márgenes para superar esa diferencia eran más bien bajos. Y lo mismo pasaba en Carolina del Norte, donde se presume que Trump ganó, pero no se le ha dado la victoria, pues aún está pendiente el conteo de una fracción del voto ausente.

(En otras noticias: Biden está ganando el sufragio popular por casi 3 millones de votos)

La jornada también trajo otras noticias, entre ellas la de la masiva participación electoral, que se acercaba al 65 por ciento con más de 150 millones de votos, ambas cifras récord en EE. UU.

Biden obtenía 71 millones de sufragios a su favor contra 67 millones de Trump. Es decir, le sacaba casi 4 millones de votos en el conteo del voto popular, que si bien no cuenta en las elecciones de EE. UU., sí indica que fue el preferido por la mayoría. El número de Biden, y aún por sumarse millones de votos adicionales, ya era el más alto obtenido por un candidato a la Casa Blanca en toda la historia.

(Lea también: Los mensajes de Trump que Twitter y Facebook calificó de engañosos)

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
WASHINGTON 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *