Camino de Trump a Corte Suprema no sería tan rápido como querría


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que irá a la Corte Suprema de Estados Unidos porque quiere que «se detenga toda votación», mientras trata de mantener el liderazgo inicial en los estados clave.

Lea también: Biden supera a Trump en Michigan, estado clave en las elecciones

Los casos suelen llegar al tribunal más alto del país después de un fallo de un juez local y luego de otros tribunales de apelaciones. En 2000, pasó más de un mes antes de que la Corte Suprema emitiera el histórico fallo Bush vs. Gore que finalmente decidió las elecciones de ese año.

También: ¿Habrá una crisis institucional en EE. UU. tras las elecciones?

Mientras continúa el conteo en estados como Pensilvania, Wisconsin y Michigan, Trump dijo en un discurso temprano en la mañana – en el que también reclamó falsamente la victoria- que los retrasos en la tabulación eran «una pena para nuestro país». «Este es un gran fraude en nuestra nación», dijo Trump.

‘Queremos que la ley se utilice de manera adecuada’

La campaña de Biden dijo que tenía equipos legales listos para contrarrestar cualquier demanda.

«Si el presidente cumple su amenaza de ir a los tribunales para tratar de evitar la tabulación adecuada de los votos, tenemos equipos legales listos para desplegarse y resistir ese esfuerzo, y vencerán», dijo la directora de campana de Biden, Jen O’Malley Dillon, en un comunicado.

De interés: La campaña de Biden asegura que hoy podrá declarar la victoria

Trump no expuso ningún motivo para interponer una potencial acción legal, y no está claro a qué irregularidades apuntarían sus abogados, dijo Nicholas Whyte, quien dirige un blog electoral para APCO Worldwide, una firma consultora en Bruselas.

«Por supuesto, antes de que llegue a la Corte Suprema, de todos modos, tendría que ir a los tribunales locales, por lo que esta conversacion de llevarlo directamente a la Corte Suprema es una exageración que no se puede hacer», dijo Whyte.

Un abogado republicano dijo que Trump tendrá dificultades para evitar que se cuenten los votos recibidos el día de las elecciones o antes. Hay «leyes de recuento si los márgenes son lo suficientemente cercanos», pero las razones para detener o rechazar una votación en curso deben ser mucho más contundentes, dijo Ben Ginsberg, quien asesoró a George W. Bush en 2000, en CNN.

También: Histórico: Sarah McBride, primera senadora estatal trans en EE. UU.

«No se cómo podria justificar una ley para simplemente eludir los procedimientos estatales y privar de sus derechos a las personas que legalmente han emitido sus votos». Sin embargo, ya se están preparando otras demandas sobre varios temas que podrían abrirse camino rápidamente en el proceso de apelación.

Los republicanos en Pensilvania presentaron el martes una demanda judicial en un condado de los suburbios de Filadelfia, alegando que los funcionarios permitieron ilegalmente que se contaran los votos recibidos por correo antes del día de las elecciones. La audiencia está programada para el miércoles.

¿Bloqueo de votos?

Los republicanos ya están pidiendo a la Corte Suprema que bloquee los votos por correo para que no se cuenten en Pensilvania si llegaron después del martes.

La Corte Suprema de Pensilvania ordenó previamente una extensión de tres días para que llegaran las papeletas electorales, diciendo que era requerido por la constitución del estado, y la Corte Suprema de Estados Unidos dejó temporalmente intacto el fallo en una votacion de 4-4.

Los jueces pueden volver a examinar el reclamó y  Corte Suprema de Estados Unidos las papeletas recibidas después del martes se mantendran separadas, en espera de un litigio adicional.

Además: ¿Cómo funciona el polémico Colegio Electoral en Estados Unidos?

«Cuatro jueces conservadores ya han declarado que están dispuestos a revisar el caso despues de las elecciones. Dejaron la puerta abierta», dijo Ilaria Di Gioia, directora asociada del Centro de Estudios Legales Estadounidenses de la Universidad de la Ciudad de Birmingham en el Reino Unido.

«La cuestión es si debería ser la legislatura estatal o la Corte Suprema la que decida como contar los votos». Los republicanos confian en que la recien confirmada jueza Amy Coney Barrett marque la diferencia. Pero también tendrían que persuadir a los otros conservadores de la corte para que invaliden las papeletas de votantes que podrían haber estado confiando en la extensión.

La única vez que la Corte Suprema resolvió una elección presidencial en disputa fue en 2000, cuando la corte selló la elección a favor del republicano George W. Bush al detener los recuentos de votos de Florida que podrían haber cambiado ese estado a favor del democrata Al Gore.

El tribunal superior dijo que los diferentes estándares para el recuento de votos en el estado violaban la clausula de protección igualitaria de la Constitución. Bush ganó el estado por 537 votos.

BLOOMBERG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *