Critican trato a los soldados que protegían el Capitolio en EE. UU.


Hacinados como sardinas en lata y con un brote de covid-19 que afecta a por lo menos a un centenar de soldados es como se encuentran los miles de miembros de la Guardia Nacional desplegados en el Capitolio de Estados Unidos, según medios de comunicación del país. 

Tres miembros de ese cuerpo dijeron al medio Político que al menos cien integrantes de la Guardia Nacional apostados en Washington DC tras el asalto al Capitolio del 6 de enero por parte de seguidores del expresidente Donald Trump dieron positivo por el coronavirus y algunos están haciendo cuarentena en hoteles próximos.

Por el momento, la Guardia Nacional no ha informado del número de casos, aunque existen temores de que el covid-19 se haya esparcido con gran rapidez entre los 25.000 efectivos que han llegado a estar desplegados en el centro de la capital.

(Además: Juicio político de Trump se iniciará la semana del 8 de febrero).

Tras la investidura el miércoles de Joe Biden como presidente, más de 10.000 efectivos siguen de servicio, mientras que se espera que otros 15.000 regresen a sus casas en los próximos días, indicaron responsables del Departamento de Defensa el jueves.

Washington, lista para la toma de posesión de Joe Biden

Miles de soldados resguardaron las zonas aledañas al Capitolio hasta la toma de investidura de Joe Biden.

De acuerdo a Político, la Guardia Nacional ha tenido dificultades a la hora de aplicar un plan para hacer tests a los soldados, algunos de los cuales han tenido que hacerse las pruebas de la enfermedad por su cuenta.

El diario The Washington Post apunta este viernes que cientos de miembros de la Guardia Nacional desplegados en el Capitolio pasaron la noche del jueves durmiendo en el suelo en garajes fuera del recinto del Congreso.

Tras el escándalo causado por las fotos difundidas por los medios de los soldados durmiendo sobre el hormigón de un estacionamiento, se ha permitido este viernes que puedan volver a descansar dentro de los edificios del complejo del Capitolio.

(Lea aquí: El Senado confirma a Austin como el primer jefe afro del Pentágono).

Dos uniformados señalaron al Post que el jueves por la tarde se les reubicó sin explicaciones en un garaje donde apenas había espacio, los vehículos pasaban cerca, estaban expuestos al humo y había pocos baños. Antes del jueves, los efectivos podían pasar su tiempo de relajo dentro del Capitolio.

No obstante, se las tenían que arreglar como podían durmiendo sobre el suelo de hormigón o alfombras dentro de esas instalaciones, o incluso en pistas de tenis cubiertas en las proximidades.

Prometo a cada miembro de la Guardia Nacional que no volverá a pasar

Los miembros de la Guardia Nacional tienen habitaciones de hotel, pero los soldados suelen estar de servicio durante un día o dos, con turnos de unas pocas horas y no pueden regresar fácilmente a sus alojamientos, muchos de los cuales están fuera del Distrito de Columbia, en los estados vecinos de Virginia y Maryland.

Las fotografías de los soldados hacinados en estacionamientos han suscitado críticas por parte de los propios legisladores. El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, afirmó este viernes que había hablado con los responsables de seguridad del Capitolio para que «esto no vuelva a pasar de nuevo».

«Prometo a cada miembro de la Guardia Nacional que no volverá a pasar», dijo Schumer en el hemiciclo. De hecho, el Comité de Normas de la Cámara Alta está investigando la reubicación de los soldados en estacionamientos para sus momentos de descanso, aunque sobre todo quieren averiguar si se aplicaron las precauciones adecuadas frente al covid-19, reveló a Político el senador de Misuri Roy Blunt, el republicano de mayor rango en esta comisión.

(Además: Republicanos proponen retrasar juicio político a Trump hasta febrero).

Pasada ya la investidura de Biden, el reto ahora es el regreso de todas esas tropas a los estados que enviaron efectivos de refuerzo a Washington DC.

A algunos miembros de la Guardia Nacional, como los integrantes de la Guardia Nacional Aérea de Wisconsin, se les ofreció la opción de recibir la primera dosis de la vacuna contra el covid-19 antes de desplegarse en Washington, mientras que hay quienes recibieron el suero la semana pasada y a otros se les administrará la primera dosis este viernes. Aun sí, este cuerpo todavía no tiene un plan estandarizado para vacunar a todos los efectivos que regresen a sus casas.

EFE

Le puede interesar

 ¿En qué consiste el proyecto sobre inmigración que presentó Biden?

– Cambio climático, un reto en el que Biden necesita más que propuestas

 Una a una: las primeras medidas claves del presidente Joe Biden

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *