Crece tensión en la UE por retraso en entrega de vacunas


El malestar en Bruselas y entre los gobiernos de la Unión Europea (UE) por la controversia con el laboratorio AstraZeneca por los retrasos en la entrega de vacunas para el covid-19 es tal que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, pidió este jueves a la Comisión Europea que se prepare para activar el artículo 122 del Tratado de Funcionamiento del bloque.

Llevado al extremo, este podría servir, incluso, para tomar el control de las plantas de producción de AstraZeneca y para requisar todas las vacunas.

(Lea aquí: Variante británica del coronavirus se extiende a 70 países)

El gobierno belga dio un paso consecuente y pidió a la Comisión Europea que le permitiera urgentemente controlar todas las exportaciones de medicamentos y vacunas o de los insumos necesarios para su producción. Astra Zeneca tiene en territorio belga una de sus mayores plantas. Ese control de exportación podría afectar directamente al Reino Unido.

Michel propone la utilización del artículo 122 si la Unión Europea no consigue en días una solución amistosa para asegurarse el suministro de vacunas y promete que se tomarán “todas las medidas apropiadas”.

De aplicarse ese artículo la Unión Europea podría controlar cualquier movimiento de las vacunas, obligar a las empresas a compartir sus patentes (gratuitamente) con otras farmacéuticas e incluso obligarlas a contratar empresas terceras que les fabriquen sus vacunas en territorio europeo si siguen diciendo que no tienen capacidad para producir más.

Esas serían las soluciones menos duras en caso de que AstraZeneca se negara a reanudar el suministro o no diera explicaciones que la Comisión Europea y los gobiernos consideren “convincentes” para justificar por qué los europeos sufren retrasos de suministros pero no los británicos. Como última solución, si la bronca escala, llegaría la expropiación y la requisa de la producción.

El 122 es un artículo pensado en principio para problemas de suministro energético, pero aplicable en caso de escasez de cualquier producto. Se inspira en parte en el Senatus Consultum Ultimum del Derecho Romano, más precisamente Senatus Consultum De Re Publica Defendenda (Decreto del Senado para la Defensa de la República), del que los cónsules romanos hacían ejercicio de todos los medios a su disposición para proteger la República, incluyendo cualquier poder de urgencia. Daba a los cónsules poderes casi dictatoriales.

(Le puede interesar: ‘Variante británica del coronavirus apunta a una mayor mortalidad’ )

La Comisión Europea acusa a AstraZeneca de haber violado su contrato y estar enviando al Reino Unido vacunas producidas en plantas europeas mientras alegaba que tenía problemas de producción

Charles Michel

El presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel.

Foto:

John Thys. AFP

Los europeos empezaron a administrar a finales de diciembre la vacuna de Pfizer/BioNTech. Es cara, difícil de gestionar porque se conserva a 70 grados bajo cero y de producción limitada. Las esperanzas estaban puestas en la de AstraZeneca/Oxford, que debía empezar a llegar masivamente a los países europeos a finales de enero. Pero no llega y además Alemania dijo este jueves que no piensa administrarla a mayores de 65 años.

La Comisión Europea acusa a AstraZeneca de haber violado su contrato y estar enviando al Reino Unido vacunas producidas en plantas europeas mientras alegaba que tenía problemas de producción precisamente en esas plantas. De mentir para enviar a Londres las vacunas que tenían que haber entregado en Europa porque el gobierno británico las pagaba más caras.

Bruselas firmó el contrato en agosto y esperaba 100 millones de dosis entre enero y marzo. AstraZeneca dijo en diciembre que serían 80 millones. El 22 de enero redujo a 31 millones. Mientras, la empresa dijo el 13 de enero en el Parlamento británico que aceleraba la entrega de las dosis, que habría más y más rápido. Más de dos millones de dosis por semana.

(Lea también: Alertan por bomba en fábrica de vacunas contra el covid-19)

En principio las dosis para los británicos salían de las plantas británicas y las de los europeos de las plantas europeas, pero el 8 de diciembre AstraZeneca reconoció que los primeros envíos al Reino Unido se hicieron con dosis sacadas de sus plantas holandesa y alemana.

La Comisión Europea pagó por adelantado 336 millones de euros y estipuló en el contrato que se llevaría la producción de dos plantas británicas y dos europeas. Para complicar aún más las cosas, los investigadores de Oxford que desarrollaron esa vacuna prometieron que la patente sería gratuita y de libre disposición a nivel mundial mientras durara la pandemia. Al final firmaron un contrato en exclusiva con AstraZeneca.

La Comisión Europea prometió a principios de año que para finales de marzo estarían vacunados todos los europeos mayores de 80 años y todo el personal sanitario.  Y «para el verano” (daba como fecha el 31 de agosto) el 70 por ciento de los adultos europeos. El retraso en la entrega de las vacunas, que el gobierno alemán cifró este jueves en 10 semanas, hace imposible cumplir esos plazos.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
PARA EL TIEMPO
BRUSELAS

Lea también

Pese a caída de contagios, OMS pide mantener restricciones en Europa
2.000 dólares le cuesta la cuarentena obligatoria si va a Reino Unido
Alertan por bomba en fábrica de vacunas contra el covid-19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *