Escándalo en Países Bajos por adopciones en Colombia y otros 4 países


Una reciente indagación que lideró el Ministerio de Protección Legal de Países Bajos y su ministro, Sander Dekker, arrojó como conclusión que se deben suspender todas las adopciones del extranjero, entre ellas Colombia, debido a las irregularidades que se presentaron en estos procesos entre 1967 y 1998.

(Lea también: Un hombre gay adoptó a niña rechazada por tener síndrome de Down). 

En un documento, el Comité de Investigación de la Adopción Internacional de ese país, establecido por el ministro Dekker, resumió los motivos por los cuales recomienda dicha suspensión, entre ellos, posibles abusos en los que funcionarios del gobierno neerlandés podrían haber estado involucrados.

(Además: La súplica de un niño para ser adoptado que conmueve a Estados Unidos). 

La investigación, que también estudió la adopción de niños desde otros cuatro países, Bangladesh, Brasil, Indonesia y Sri Lanka, en el mismo período, señala que “durante todo el período de adopción internacional y en todos los países, hubo graves abusos estructurales y el gobierno y los intermediarios estaban al tanto de esos abusos desde la década de 1960. A la luz de la asignación del comité, la pasividad del gobierno holandés y el enfoque del establecimiento político holandés en los intereses de los padres adoptivos son notables. El gobierno se negó a intervenir a pesar de que tenía buenas razones para hacerlo”.

Los abusos también incluyeron presiones a las madres adoptantes o en el peor de los casos secuestro de los menores.

“Las madres biológicas y las familias, en muchos casos, también son víctimas y han tenido que lidiar con la pérdida de su hijo. A veces se les presionó para que renunciaran a su hijo, desconocían el concepto común occidental de ‘adopción’ y, en los casos más graves, les secuestraron el hijo”, asegura el informe. 

(Le puede interesar: ¿Cómo es el proyecto que permite la adopción desde el embarazo?)

Trata de niños

Según la investigación, los abusos sistemáticos se presentaron por diferentes motivos que, unidos, configuraron un entramado complejo de situaciones tanto desde los países de origen como de Países Bajos, que posteriormente llevó a tener un proceso irregular con intereses económicos de por medio.

Los padres adoptivos, por un lado, actuaban con diferentes motivos, como brindar un futuro mejor a un niño desfavorecido, o parejas que no tenían hijos y que querían tener uno en su familia.

“El hecho de que, en comparación con el nivel de vida en muchos países de origen, los padres adoptivos fueran ricos contribuyó a la creación de una relación desigual entre la familia biológica y los padres adoptivos. “.

Mientras que en los países de origen, el subdesarrollo, la pobreza, la desigualdad, las guerras internas, junto con las costumbres, valores y tabúes locales, hicieron que los niños quedaran huérfanos o desplazados. “Aunque estos niños a menudo se ofrecían en adopción como huérfanos, muchos de ellos no eran huérfanos en absoluto, ya que uno o ambos de sus padres aún estaban vivos”.

Frente a las madres solteras, el informe asegura que en los países de origen ellas no eran socialmente aceptadas y por eso se vieron presionadas a entregar a sus hijos. “Esto plantea dudas sobre si la decisión de entregar al niño se tomó de forma voluntaria, incluso si la madre firmó los papeles para confirmar la decisión”.

Todo esto generó un factor corruptor en en el que hubo muchas veces grandes cantidades de dinero de por medio, creando así un ‘mercado de adopción internacional’: “En algunos casos, el sistema de adopción internacional en sí mismo sirvió como una especie de mecanismo de ‘blanqueo de niños’, ya que los niños que fueron puestos en adopción en circunstancias sospechosas, podrían transformarse en niños legítimamente adoptados”.

(Además: Era un paseo a una isla paradisíaca, pero su prometido la asesinó).

Esta investigación se hizo necesaria luego de varias denuncias de personas neerlandesas que identificaron irregularidades en sus procesos de adopción, por las cuales no podían encontrar a sus familias biológicas. 

Este es el caso de una joven adoptada hace 26 años en Sri Lanka, quien llevó su caso a los tribunales. Ella, Dilani Butink, asegura que su certificado de nacimiento fue falsificado, lo cual le ha hecho imposible encontrar a su madre biológica, según le informó al medio español ‘Rtve‘.

«Asegura que sus padres adoptivos viajaron a Sri Lanka para recoger a un niño que resultó ‘no estar disponible al llegar’ y un intermediario propuso a esta niña como ‘alternativa'», dice el medio internacional.

De acuerdo con el informe, todas estas irregularidades generaron consecuencias para las personas involucradas y merecen un reconocimiento por parte del Estado de Países Bajos, tanto para la ayuda psicológica, como económica para la búsqueda de sus familiares.

Hoy, los resultados de esta investigación dan como recomendación suspender las adopciones internacionales, dado que el sistema no puede mantenerse en su forma actual. “El Comité tiene serias dudas sobre si es posible diseñar un sistema de derecho público realista bajo el cual los abusos identificados ya no ocurrirían”.

(Lea también: Países Bajos vive disturbios debido al toque de queda por el covid-19).

Lo que dice el Icbf

Adopción de menores

De acuerdo con el ICBF, todos los procesos de adopción se hacen en el marco del interés superior del niño y la garantía plena de sus derechos, a la luz de la normatividad vigente.

Foto:

iStock

EL TIEMPO consultó al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), que informó que hasta el momento no ha recibido el informe con las conclusiones de la citada investigación ni notificación oficial sobre decisiones de la autoridad central neerlandesa que pudieran derivarse de ellas.

Además, dijo que, en enero del 2020, atendió la visita de la Universidad de Utrecht, que adelantaba un estudio para el gobierno neerlandés sobre las adopciones entre Colombia y los Países Bajos entre 1967 y 1998, y que allí se les brindó la información clara. 

De acuerdo con la entidad, en los últimos cinco años, 11 niños han sido adoptados por familias de ese país y hoy 5 familias se encuentran a la espera de la asignación de un niño, niña o adolescente para terminar su proceso de adopción.

Por último, finalizó diciendo que todos los procesos de adopción se hacen en el marco del interés superior del niño y la garantía plena de sus derechos, a la luz de la normatividad vigente. «El Programa de Adopción de Colombia ha sido reconocido internacionalmente como un esquema riguroso que brinda toda la seguridad jurídica a quienes participan en él. Inclusive, recientemente el país fue invitado a participar en la realización de la Guía de Buenas Prácticas en el Comité de La Haya».

Tendencias EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *