Cataluña: gana el socialismo pero gobernaría el separatismo


El Partido Socialista Catalán (PSC), liderado por el exministro de Sanidad Salvador Illa, ganó las elecciones regionales por número de votos, pero los movimientos independentistas se constituyen en mayoría absoluta.

Aunque se presentaron divididos ante el electorado, los grupos separatistas aseguraron una mayoría absoluta para continuar dirigiendo la administración catalana, si logran llegar en los próximos días a un acuerdo de gobierno entre ellos. Esquerra Republicana (ERC), Junts per Catalunya (JCat) y la Candidatura de Unidad Popular (CUP) suman más de 68 diputados, número de escaños suficientes para elegir nuevo presidente de la Generalitat.

Estos partidos habían anunciado antes de las elecciones que no pactarían en ningún momento con el socialismo liderado por Illa, lo que hace posible prever que llegarán a formar una coalición de gobierno, netamente separatista.

Funcionó la estrategia del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de poner a la cabeza de su lista al mediático exministro de Salud. Con su candidatura, el socialismo prácticamente duplicó el número de parlamentarios con respecto a las elecciones de 2017, al pasar de 17 a 33 congresistas regionales. A pesar de la fuerza que adquiere en el nuevo parlamento, no lograría sumar los votos necesarios para gobernar, aunque recurra a los demás partidos antiseparatistas, con los que, además, mantiene fuertes diferencias ideológicas.

En el régimen parlamentario español, no basta con ganar un mayor número de votos, sino que es necesario llegar a una mayoría absoluta de escaños para gobernar. De esta manera se imponen con frecuencia las coaliciones entre varios partidos.

Los grandes derrotados de las elecciones son los partidos contrarios al separatismo. Perdieron escaños el Partido Popular (PP), de derecha, y Ciudadanos, de centro, que sufrió el gran descalabro de la jornada al perder treinta escaños en el territorio donde nació como movimiento político. Entra, sin embargo, al nuevo parlamento regional el grupo de extrema derecha Vox, con once parlamentarios arrebatados a los partidos de centro y derecha y con la bandera más dura contra el independentismo.

Los separatistas constituirían una coalición de gobierno en medio de las dificultades por las que atraviesan y por las cuales también habrían obtenido el respaldo mayoritario de la ciudadanía. Su expresidente del gobierno, Carles Puigdemont, está huido de la justicia española y la mayor parte de sus líderes se encuentran bajo regímenes penitenciarios por haber destinado fondos públicos al proyecto separatista en 2017.

La pandemia también influyó en la contienda electoral. El temor ante el contagio entre los votantes disminuyó la participación electoral que apenas superó el 45%, a pesar de que el voto por correo creció un 277 por ciento con respecto a las elecciones anteriores.

Illa anunció que se presentará ante el parlamento para tratar de alcanzar la presidencia de Cataluña. “La victoria clarísima en votos tiene un significado muy claro: pasar página, escribir una nueva página, cambiar para reencontrarnos, reencontrarnos para avanzar”, aseguró. Todo parece indicar que, aunque no alcanzó la mayoría necesaria para llegar al gobierno regional, buscará respaldos entre los grupos separatistas, si ellos no logran unirse y constituir una coalición de gobierno.

El desafío para los separatistas está claro. Su triunfo depende del entendimiento entre ellos. La candidata de Junts per Catalunya, Laura Borrás, afirmó que «la ciudadanía es tozuda y nos manda un mensaje muy claro de que nos tenemos que entender: unidad».

Pere Aragonés, candidato de ERC, el segundo partido más votado, expresó por su parte: «Es la hora de resolver el conflicto, es la hora de sentarse y ver cómo resolvemos esto en un referéndum sin represión y libremente».

De la unidad dependerá la continuidad del separatismo en el gobierno y la presión que puedan ejercer en bloque ante la administración central para sacar adelante su proyecto político.

Juanita Samper Ospina 
Corresponsal EL TIEMPO (Madrid)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *