Perú, bajo escándalo de ‘Vacunagate’ en medio de campaña presidencial


Perú quedó sumido este lunes en un escándalo de corrupción en plena pandemia, tras afirmarse que altos funcionarios fueron presuntamente vacunados contra el covid-19 antes de la campaña oficial de inmunización.

(En contexto: Escándalo en Perú por jugadita de Vizcarra para vacunarse de primero)

La tormenta política estalló el jueves cuando el diario limeño Perú21 publicó que el entonces presidente Martín Vizcarra había sido «vacunado» en octubre, semanas antes de que fuera destituido por el Congreso en un juicio político relámpago.

La primera vacunación anticovid-19 ocurrió en Gran Bretaña en diciembre pasado, tras las fases de prueba de las vacunas de varios laboratorios en numerosos países. Vizcarra se defendió diciendo que fue «voluntario» en el ensayo clínico de la vacuna china de Sinopharm en Perú, antes de que la misma recibiera la luz verde el 31 de diciembre, pero la universidad a cargo del estudio negó que el mandatario formara oficialmente parte de la prueba.

La tormenta derivó en huracán el domingo cuando la canciller del actual presidente interino Francisco Sagasti, Elizabeth Astete, reconoció que ella se había vacunado el 22 de enero y dimitió.

«La renuncia de la ministra de Relaciones Exteriores es un hecho político muy importante. Los opositores a Vizcarra y a Sagasti de alguna manera ganan» de cara a las elecciones del 11 de abril, dijo el analista político Luis Benavente. Astete, sustituida este lunes por el excanciller Allan Wagner, fue la segunda ministra de Sagasti en caer por el asunto de las vacunas, después de la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, el viernes.

(Lea aquí: Perú da inicio a la vacunación con el tratamiento de Sinopharm)

Francisco Sagasti

El actual presidente de Perú, Francisco Sagasti.

Foto:

Paolo Aguilar. EFE

Vizcarra abrió contreversia

Las consecuencias de esta crisis aún no se pueden conocer pero sin duda desestabilizan a un país duramente golpeado por la covid-19 y que vive bajo una grave tensión política desde que en noviembre pasado el entonces presidente Martín Vizcarra fuera destituido por el Congreso.

Precisamente esta crisis surgió cuando Vizcarra, quien se presenta como candidato al Congreso en las elecciones generales previstas para el próximo 11 de abril, reveló haber recibido la vacuna en octubre, cuando aún era jefe de Estado.

Vizcarra sostuvo que se vacunó como voluntario de los ensayos de Sinopharm en Perú, pero la Universidad Cayetano Heredia, que lleva esos estudios, ha negado que figurase en los padrones de voluntarios, como tampoco su esposa, que también recibió la vacuna.

Ante este desmentido, Vizcarra respondió que recibió una cartilla de vacunación similar a la de los voluntarios reales y dijo mostrarse muy soprendido por la situación.

La revelación del exmandatario disparó un reguero de rumores sobre la posibilidad de que otros funcionarios del Ejecutivo pudieran haber accedido a las dosis que Sinopharm envió a Perú para los ensayos de la última etapa de pruebas. Así, el viernes dimitió la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, quien también ocupó el cargo bajo Vizcarra y sobre quien pesaba la sospecha de que conocía la inmunización del exgobernante.

(Lea también: ¿Turismo de ‘vacunación’ contra el covid en Chile?)

En este sentido, la Fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, anunció en la noche del domingo la apertura de una investigación preliminar contra Vizcarra y los que resulten responsables del manejo de estas dosis «de cortesía» de Sinopharm.

Despido de funcionarios vacunados

Sagasti informó de que el nuevo ministro de Salud, Oscar Ugarte, recibió el sábado la renuncia del viceministro Suárez, que ya aceptó, y que este domingo él ha recibido la renuncia de Astete, que también ha aceptado.

«La asignación de 2.000 dosis adicionales para el equipo de investigación y personal relacionado con el estudio no fue en momento alguno materia de decisión por parte del Gobierno actual«, indicó el mandatario sobre el lote de vacunas enviado junto a las dosis para el ensayo con 12.000 voluntarios en su país.

Sagasti agregó que, «ante la revelación de que algunos altos funcionarios públicos se habrían vacunado con estas dosis adicionales, el Ministerio de Salud ha dispuesto una investigación sumaria para esclarecer estos hechos«.

El ministro de Salud explicó que la investigación determinará cuántas personas se han vacunado con esas dosis, pues en este momento se desconoce, pero que el presidente Sagasti «ha dado esa orden: todo aquel que está vacunado queda fuera».

Foco del escándalo

En entrevista con el programa Cuarto Poder, Ugarte dijo que los dos viceministros de la cartera de Salud le confirmaron hoy que se habían vacunado junto a un grupo de funcionarios de ese ministerio en septiembre pasado.

«Hasta donde sé, ellos le informaron a la ministra (Pilar Mazzetti), pero ella no es de las personas que se haya vacunado», indicó Ugarte sobre su antecesora. Mediante un comunicado, Suárez había reconocido que «esta vacuna candidata me fue aplicada a mí y a miembros del equipo a cargo de la respuesta frente a la pandemia de manera voluntaria, asumiendo individualmente cada uno el riesgo que implica un producto aún no evaluado en fase 3 y a sabiendas de que se desconocía su eficacia y seguridad».

(En otras noticias: Vizcarra obtiene luz verde para postularse al Congreso de Perú)

En este caso, Ugarte señaló que hay «un problema de transparencia en la administración pública», pues tanto Sagasti como la premier Bermúdez hasta ayer no tuvieron conocimiento de estos casos.

Canciller negoció contrato y se vacunó

Con respecto a la canciller, Ugarte confirmó que su inmunización se hizo en enero pasado, «después de la firma del contrato» de compra de 38 millones de vacunas con Sinopharm, de las cuales el primer lote con un millón de dosis se acaba de recibir en el país.

En un comunicado público, la ya exministra señaló que es consciente «del grave error que cometí, razón por la cual decidí no recibir la segunda dosis».

Astete dijo que aceptó el ofrecimiento de hacerse inocular la primera dosis de la vacuna de Sinopharm el 22 de enero pasado «de lo que entendía se trataba de un remanente del lote de vacunas a cargo de la Universidad Cayetano Heredia».

Lo hizo, explicó, por «no poder darse el lujo de caer enferma» en el contexto de su labor en la lucha contra la covid-19.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de AFP y Efe

Además

– Candidato a la presidencia de Ecuador niega vínculo con el ELN

– ¿Qué viene ahora para Donald Trump?

– Marine Le Pen: la extrema derecha sacude las presidenciales en Francia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *