Indignante: mujer asesinó a su perrita porque a su novio no le gustaba


El juzgado penal 14 de Sevilla (España), al cual ‘EFE’ tuvo acceso, acaba de sentenciar a Francisca B.E., de 53 años, a 9 meses de cárcel por maltratar y asesinar a su perrita de agua en el municipio de Lora del Río (Andalucía).

El atroz crimen ocurrió en octubre de 2015.

(También puede leer: Triste noticia: murió Toby, perrito al que le iban a poner marcapasos). 

La mujer sentenciada justificó su acto diciendo que la mascota se había convertido en «una incómoda presencia» para su novio y para ella.

La perrita, llamada Coco, tan solo tenía un año de edad y Francisca había cuidado de ella diligentemente hasta que, pocos días antes del asesinato, decidió abandonarla en la calle debido a que a su pareja no le gustaba.

El 13 de octubre de 2015 la recogió y, posteriormente, le ató una gasa alrededor del cuello con el propósito de asfixiarla.

Cuando vio que Coco no tenía señales de vida, introdujo el cuerpo en una bolsa de basura y la arrojó en una caneca.

(Le puede interesar: Capturan a mujer que torturó a cachorro para ganar seguidores en redes). 

Ella creyó salir indemne de su asesinato, sin embargo, dos mujeres vieron cómo Francisca dejó la bolsa de basura con cierta premura.

Su sospechosa actitud les causó curiosidad.

Ellas se acercaron a la caneca y hurgaron en la bolsa para verificar el contenido.

Al abrirla notaron que en su interior estaba el cadáver de Coco. El cuerpo de la perrita incluso tenía su placa distintiva.

Las mujeres, sin dudarlo, alertaron a las autoridades.

La condena, dictada apenas este jueves (casi seis años después), subraya la «crueldad» de la mujer con su mascota por abandonarla varios días en la calle, la «muerte innecesariamente lenta» que le produjo mediante asfixia y, además, la forma inhumana en la que se deshizo del cuerpo solo “por complacencia”.

(Lea: ‘Mi sabiduría canina’, el nuevo libro para cuidar y educar). 

En el juicio, la condenada negó su responsabilidad ante la muerte del animal. Ella se excusó diciendo que la había regalado a un vecino por un virus canino que padecía, pero del que no hay constancia.

La jueza que dictó la sentencia no validó este argumento y ordenó prisión durante 9 meses y se le prohibió tener mascotas durante 4 años.

Tendencias EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *