Por caso Navalni, Biden impone sus primeras sanciones contra Rusia


EE. UU. anunció ayer la imposición de sanciones contra siete altos funcionarios rusos, en respuesta al envenenamiento del encarcelado disidente Alexei Navalni, por el que los servicios de inteligencia de Washington responsabilizan a Moscú.

(Además: Investigación implica al Gobierno ruso en el envenenamiento de Navalni)

Se trata de las primeras sanciones impuestas al Kremlin por el nuevo presidente de EE. UU., Joe Biden, quien asumió el poder el pasado 20 de enero.

Washington insistió en su llamado a que Rusia libere al líder opositor, cuyo encarcelamiento en enero, a su regreso a Moscú, despertó una ola de manifestaciones antigubernamentales

(Lea aquí: Un nuevo caso de espionaje eleva la tensión entre Alemania y Rusia)

Las sanciones, que apuntan, entre otros, a Alexander Bortnikov, director de los servicios de seguridad rusos (FSB), se tomaron “en estrecha concertación” con los países de la Unión Europea (UE), dijo un funcionario estadounidense bajo anonimato.

El castigo prevé, entre otras medidas, congelar los bienes de los sancionados en EE. UU. Por su parte, el Departamento de Comercio estadounidense dijo que también sancionaría a 14 empresas o entidades con controles de sus exportaciones, ante la posibilidad de que pudieran ayudar a Rusia a desarrollar armas químicas.

Cualquier uso de armas químicas es inaceptable y contraviene las normas internacionales

“El Gobierno de EE. UU. ha ejercido su autoridad para enviar una señal clara de que el uso de armas químicas por Rusia y el abuso contra los derechos humanos tienen graves consecuencias”, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, en un comunicado. “Cualquier uso de armas químicas es inaceptable y contraviene las normas internacionales”, agregó.

Para Washington, no hay ninguna duda: Moscú está detrás del “intento de asesinato” de Navalni. “La comunidad de inteligencia estima, con un alto nivel de confianza, que funcionarios del Servicio Federal de Seguridad (FSB) ruso usaron un agente nervioso conocido como Novichok para envenenar al líder opositor ruso Alexei Navalni el 20 de agosto de 2020”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“Reiteramos nuestro llamamiento a una liberación inmediata y sin condiciones de Navalni”, añadió.

Pocas horas antes del anuncio estadounidense, que sigue a una decisión similar de la UE, el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, dijo que la política de sanciones “no está logrando sus objetivos”. Y el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, en una conversación con su homólogo uzbeko, advirtió de represelias, diciendo que una regla de la diplomacia “es el principio de reciprocidad”.

En la víspera, los Estados miembros de la UE aprobaron sanciones contra cuatro altos funcionarios rusos de las áreas de justicia y defensa, involucrados en la detención y condena de Navalni.

Los sancionados tendrán prohibido viajar a la UE o EE. UU., y sus fondos en esos países serán congelados. El gobierno de Biden también señaló que restringirá algunas exportaciones a Rusia, prometiendo una postura más firme que la de su antecesor, Donald Trump, que expresó admiración por el mandatario ruso, Vladimir Putin.

Pero, pese a las tensiones, el mandatario estadounidense también extendió el pacto de desarme nuclear con Rusia. “No estamos buscando escalar, no estamos buscando reanudar, estamos buscando estabilidad y predictibilidad y áreas de trabajo constructivo con Rusia cuando sea de nuestro interés”, dijo uno de los funcionarios.

Según los responsables, EE. UU. difundirá en las próximas semanas nuevas conclusiones de las agencias de inteligencia sobre otros puntos críticos con Moscú.
Los asuntos incluyen acusaciones de que Rusia pagó recompensas a militantes ligados a los talibanes para asesinar a soldados estadounidenses en Afganistán, y su supuesta participación en el ‘hackeo’ masivo contra la empresa estadounidense SolarWinds.

Navalni, de 44 años, se sintió muy mal durante un vuelo nacional que tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Siberia. Fue trasladado de urgencia y hospitalizado en Berlín, donde doctores dijeron que había sido envenenado con Novichok, un agente neurotóxico desarrollado por investigadores soviéticos y que también fue presuntamente usado en el ataque contra el doble agente ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en 2018.

Tras su recuperación, Navalni regresó desafiante a Moscú en enero y fue inmediatamente detenido.

AFP

Le puede interesar

– EE.UU. permitiría quedarse en el país a familias separadas en frontera
– Cuomo: de estrella demócrata a señalado por acoso sexual en EE. UU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *