Familia puso en riesgo su vida al acampar al borde de una gran montaña


El sábado 27 de febrero, la Guardia Costera Británica descubrió que unos ciudadanos instalaron una carpa en el borde de un peligroso acantilado de más de 85 metros de altura, ubicado en el pueblo costero de Staithes, en el nororiente de Inglaterra.

Según informó el medio inglés ‘The Independent’, la carpa fue ubicada en Cleveland Way, un sendero nacional del condado de North Yorkshire. Se trataba de una pareja y su pequeño hijo, que pusieron en alerta a las autoridades de la zona.

(Además: Macabra historia: millonario quiso ocultar el asesinato de su esposa).

El medio afirmó que una llamada anónima denunció ante las autoridades la presencia de la carpa en el acantilado.

(Si nos visita desde la app de EL TIEMPO aquí puede ver las imágenes)

De inmediato, los equipos de rescate de Staithes y Whitby Coastguard encontraron a la familia y les informaron el terrible peligro que estaban corriendo. Uno de los guardacostas aseguró que “parecían no ser conscientes de los riesgos».

Idea con la que concordó el oficial superior de operaciones costeras de HM Coastguard, Adam Turner, quien declaró que: “la familia estaba en una posición extremadamente peligrosa y no tenía idea del peligro en el que se encontraban».

Sin embargo, no se sabe si la familia tuvo que pagar algún tipo de multa debido a su imprudente actuar.

(Además: ‘Deberían pensar en los demás más que en sí mismos’: Reina Isabel II).

Unas semanas antes, una sección del acantilado de más de 200 toneladas de peso cayó sobre una playa cercana. “Los bordes de los acantilados son realmente inestables y pueden colapsar fácilmente como lo han demostrado los recientes deslizamientos de tierra”, aseguró el oficial Turner.

Tendencias EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *