El máximo líder separatista catalán, cerca de la extradición


El Parlamento Europeo decidió este martes levantar la inmunidad parlamentaria de que gozaba como eurodiputado el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont. Su votación invalida el escudo tras el cual se protegía hasta ahora el principal dirigente separatista catalán.

(En contexto: Parlamento Europeo suspendió la inmunidad de 3 eurodiputados catalanes)

Puigdemont, huido de la justicia española, está refugiado en Bélgica tras su participación directa en la declaración unilateral de independencia catalana en octubre de 2017. Sobre él recaía una orden de captura de la justicia española, que había sido suspendida desde 2020, luego de ser elegido eurodiputado.

Junto a él también se favorecían de la inmunidad parlamentaria los exconsejeros catalanes Antoni Comín y Clara Ponsatí, igualmente elegidos para ocupar curules en Bruselas y a quienes se les levantó la inmunidad. Los tres políticos quedan ahora a expensas de la justicia belga, que deberá decidir sobre su extradición a España. “Es un día triste para el Parlamento Europeo”, manifestó Puigdemont tras conocer los resultados.

Al expresidente catalán se le persigue por su implicación en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, que buscaba la independencia de esa región de España, y está acusado de sedición y malversación de fondos.

A favor del levantamiento de la inmunidad de Puigdemont hubo 400 votos pertenecientes a las alas socialista, liberal y conservadora del Parlamento Europeo. En contra se presentaron 248 votos, la mayoría de ellos derivados de los partidos separatistas representados en Bruselas y de Unidas Podemos, grupo político de extrema izquierda liderado por Pablo Iglesias, que forma parte de la coalición de gobierno del presidente español Pedro Sánchez.

Una vez más, las discrepancias entre los partidos gobernantes se tornan públicas y cada uno de ellos asume una posición independiente. “Podemos tendrá que explicar por qué ha decidido no cooperar con la justicia”, expresó Iratxe García, presidenta del grupo de los socialistas en el Parlamento Europeo.

(Le puede interesar: España: ministra de Igualdad usó como niñera a asesora pública)

Es un día triste para el Parlamento Europeo

Puigdemont & Comín

El expresidente catalán Carles Puigdemont (d.) y el exministro de Salud catalán Antoni Comin (i.).

Carrera contra la justicia

La iniciativa independentista llevó a la cárcel a altos funcionarios de la administración pública catalana; entre ellos al vicepresidente Oriol Junqueras y a Carme Forcadell, expresidenta del parlamento regional. Siete políticos fueron condenados a entre 9 y 13 años de prisión, mientras Puigdemont se libraba de la cárcel con su huida de España.

El dirigente catalán se fugó a finales de 2017 tras haberse dictado contra él una orden de captura, que aún le impide pisar territorio español. En marzo de 2018 la justicia española elevó la orden a nivel europeo y Puigdemont fue detenido en Alemania mientras intentaba regresar a Bélgica luego de un viaje por Finlandia. Alemania lo dejó en libertad y el líder separatista regresó a Bélgica, donde fue elegido eurodiputado, cargo que ocupa desde enero de 2020 en representación de su partido, Junts per Catalunya.

La decisión del Parlamento Europeo abre de nuevo la puerta de extradición para los tres líderes separatistas refugiados en Bélgica. El instructor del caso, Pablo Llarena, solicitó de inmediato la implicación de la justicia europea en el proceso de entrega del expresidente catalán y sus consejeros. El magistrado pretende que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) limite la posibilidad de que la euroorden por sedición y malversación se frene en un país donde los tribunales ya decidieron rechazar la entrega del exconsejero Lluís Puig, al considerar que el Tribunal Supremo español no era competente para solicitar su extradición.

(En otras noticias: Los problemas de familia agobian al rey Felipe VI de España)

Por lo pronto, el gobierno español celebró la decisión del Parlamento Europeo como un respaldo al Estado de derecho y a la justicia española. Precisó, además, a través de Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, que un eurodiputado “no puede prevalerse de su condición para protegerse de comparecer ante justicias nacionales por posibles violaciones de legislaciones nacionales”. El balón, por lo pronto, está en la cancha de Bélgica. La justicia española espera sus movimientos para actuar.

JUANITA SAMPER OSPINA
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
MADRID

Lea también

– Príncipe Felipe, trasladado de hospital nuevamente en Londres
– La constante agitación que genera en España el rey emérito Juan Carlos
– Escándalo en España: hijas del Juan Carlos I se vacunan en Abu Dabi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *