El ‘misterioso brote de neumonía’ en Wuhan hace más de un año


El “mercado húmedo” de comida al aire libre de Huanan estaba listo para cerrar con broche de oro el 2019. Atiborrado de frutas, verduras, carnicerías y pescaderías, cientos de animales silvestres vivos esperaban para ser elegidos y sacrificados.

(Además: Covid en China: lanzan ‘pasaporte sanitario’ para viajar al exterior)

Era 31 de diciembre y en las dos naves que componen Huanan, separadas por la calle Nueva China de Wuhan, en pleno centro del gigante asiático, no pasaba de ser un rumor el «brote misterioso de neumonía» que afectaba a varios vendedores y clientes.

Y mientras el mundo entero despedía un año más con los mejores augurios, en Wuhan, el covid-19 ya había nacido.

“Una neumonía viral se detecta en varios pacientes, trasladamos la información a instancias superiores”, rezaba la declaración aparecida en el sitio web de la Comisión Municipal de Salud de Wuhan aquel último día del 2019.

Pasarían tan solo unas horas para que el 1.º de enero, la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en China activara las alarmas y cuatro días después difundiera, con sumo detalle, la información de los “misteriosos casos” a sus 194 países miembros.

(Lea aquí: Esto es lo que se sabe de la nueva variante del covid hallada en Japón)

Huanan no volvió a abrir. “Nos preguntábamos demasiadas cosas. Algunos intentaban ver qué pasaba abajo, pero estaba todo ya demasiado restringido”, recordó a la agencia Efe uno de los dependientes, que no quiso dar su nombre por la “sensibilidad” del asunto y aclaró que cuando el mercado cerró, los comercios del piso de arriba continuaron abiertos.

Virus en China

Una mujer camina frente al mercado mayorista de mariscos de Huanan, que fue cerrado y donde las autoridades de salud dicen que se originó la enfermedad respiratoria en la ciudad de Wuhan.

Sin embargo, el 11 de enero recibieron una notificación en la que se ordenaba el cierre del resto de tiendas al tiempo que aumentaba el número de contagiados y hospitalizados. Ese mismo día se anunció la primera muerte en Wuhan, un hombre de 61 años que había estado, precisamente, en el mercado de Huanan falleció por cuenta de la extraña enfermedad.

Y pese a que los medios reportaban el suceso, en Occidente seguía pareciendo tan solo una lejana noticia de registro, desconociendo que la misteriosa neumonía se convirtió en el inicio de la pandemia por SARS-CoV-2, enfermedad causada por un coronavirus cuyo origen y forma de transmisión al ser humano todavía son objeto de hipótesis.

(Le puede interesar: Redes sociales rinden homenaje a médico fallecido que alertó el virus)

Dos meses antes de que se declarara la pandemia, China se convirtió en la viva profecía de lo que le estaría por esperar al resto del mundo.

Wuhan

La Organización Mundial de la Salud (OMS) viajó este añi a Wuhan para investigar los orígenes de la pandemia.

Una carrera contrarreloj

En tiempo récord, el gigante asiático logró crear hospitales exclusivos para pacientes que necesitaran tratamiento por coronavirus y mientras una muralla aérea caía sobre China, el país fue ejemplo de medidas como el uso de tapabocas y el distanciamiento físico para frenar el número de casos y, en especial, de fallecimientos.

A este impulso se sumó el uso de robots y de seguimiento por GPS. Por ejemplo, el Hospital Popular Provincial de Guangdong, al sur de China, fue pionero en usar robots capaces de abrir y cerrar puertas y coger el ascensor de manera autónoma para entregar medicamentos a los pacientes, según la televisión pública china CGTN.

Drones con cámaras térmicas sirvieron para tomar la temperatura de las personas sin salir de casa, e inclusive, en un hotel en la ciudad de Hangzhou, un robot autónomo llamado Peanut se encargó de llevar la comida a cerca de 200 personas en cuarentena, según la agencia Xinhua.

No obstante, conforme pasaron los meses y Occidente veía cómo se avecinaba el ocaso de la vida tal y como la conocía, China pasó a ser un enigma. El secretismo de las cifras oficiales y las denuncias de varios periodistas que afirmaban que la situación era lejana a lo que registraba el gobierno, puso un telón entre el gigante asiático y el mundo.

Todo continúa señalando a un reservorio de este virus, o de un virus similar, en poblaciones de murciélagos…

¿Qué tanto se sabe de su origen?

“Fue fabricado en un laboratorio”, “lo liberaron intencionalmente”, critican muchos que consideran que el covid-19 se creó en el Instituto de Virología de Wuhan, lo que ya fue descartado por los científicos de la misión de la OMS que estudiaron el tema.

Después de una visita de dos semanas al punto cero del virus, en febrero de 2021, el jefe de la misión de la OMS y especialista en zoonosis, Peter Ben Embarek, aseguró que la hipótesis más probable de su origen es la transmisión a través de un huésped animal intermedio (de animal a animal y luego a humanos).

«Todo continúa señalando a un reservorio de este virus, o de un virus similar, en poblaciones de murciélagos», señaló Embarek en la rueda de prensa oficial, aunque también consideró posible la transmisión por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío.

Las criticadas autoridades chinas sugieren que el virus pudo venir de los congelados importados del extranjero y de las personas venidas de otros países.

El equipo de la OMS, además, reveló que no encontraron «grandes evidencias» de que el virus estuviera circulando en Wuhan antes de que se registraran los primeros casos en diciembre de 2019.

Wuhan a un año del cierre de la ciudad por el covid

De las 4.635 muertes por coronavirus registradas oficialmente en China, la gran mayoría se produjeron en
Wuhan. Desde entonces, el país ha controlado la epidemia.

Foto:

Héctor Retamal /AFP

¿De vuelta a la normalidad?

El mercado de Huanan sigue hoy sellado, desinfectado y celosamente vigilado por guardias de seguridad, pero con establecimientos abiertos en su segundo piso. Y aunque ahora la prioridad de los comerciantes es rehacer su vida y salvar su negocio, apenas hay clientes que se atreven a visitar la plaza.

Hasta finales de febrero, China había administrado 52,5 millones de dosis de vacunas para el coronavirus, lo que la situaba en la segunda posición a nivel mundial en términos absolutos, aunque esta cifra debe ser tratada en proporción a la población del país, de 1.400 millones de habitantes.

En ese sentido, se ha vacunado hasta ahora a poco más de un 3,5 por ciento de la población total, pero según el jefe del comité de expertos contra el covid-19 de la Comisión Nacional de Sanidad, Zhong Nanshan, los planes de China son lograr que esta cifra alcance el 40 por ciento antes de finales de junio.

Y aunque Wuhan no ha registrado nuevos casos desde mayo del 2020, la amenaza del virus sigue ahí. En las últimas semanas, varias regiones chinas decretaron confinamientos parciales y Pekín comenzó a examinar a millones de habitantes luego de la alerta por las nuevas variantes del covid, mientras el gobierno presume, no solo el control del virus en el país, sino el efecto que esto tuvo sobre la economía, ya que fue la única de las potencias mundiales en crecer (2,3 por ciento) en 2020.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Le puede interesar

– Sputnik V: por qué muchos en Rusia tienen dudas sobre su propia vacuna
 ¿Cuántas vacunas se están poniendo por día en los países de la región?
– El ‘vacunagate’ en Perú y otros escándalos de corrupción en pandemia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *