Profesora obligó a estudiante a destapar un baño con las manos


Un lamentable hecho ocurrió el pasado viernes 5 de marzo en un jardín infantil ubicado en el estado de Arkansas, en Estados Unidos, donde una profesora obligó a uno de sus alumnos, de 5 años, a destapar y limpiar un inodoro con sus propias manos. 

El injusto y poco sanitario castigo fue impuesto por la maestra después de el pequeño afroamericano, llamado Ashton, usara el baño. 

(Lea también: Se hizo un tatuaje, pero descubrió que tenía connotación sexual). 

Como justificación la docente le dijo al director del jardín que estaba tratando de enseñarle al niño a cómo no tapar un inodoro. Sin embargo, hay quienes señalan que se trató de un acto racista. 

La madre del menor, identificada como Ashley Murray, sacó al pequeño de la Escuela Primaria Crystal Hill después de que este le contara lo sucedido.

(Le puede interesar: Video: perro callejero entró a veterinaria para que le curaran herida). 

(Si nos lee desde la app vea aquí un trino con la foto de la maestra). 

“Es degradante, no creo que ningún niño deba pasar por esto. Básicamente, lo obligaron a ir al baño y sacar sus heces con un papel sucio«, dijo enojada al medio local ‘KARK-TV’.

Indignada y aterrorizada por el hecho, ha estado exigiendo que la maestra sea despedida de la institución. «Ella necesita ser despedida porque no se trata a los niños así. Es un niño ”, dijo.

Los funcionarios del Distrito Escolar Especial del Condado de Pulaski aseguraron que comenzaron una investigación contra la maestra y ya están llevando a cabo el proceso para que la despidan. 

Según la ley de Arkansas, la profesora tiene derecho a una audiencia con la junta escolar antes de que se tome una decisión. Por ahora, y mientras concluye la investigación, los funcionarios de la institución han puesto a la maestra bajo licencia administrativa.

(Le recomendamos leer: Profesoras se burlaban de alumnos durante examen y todo quedó grabado). 

No quiero que esto le vuelva a pasar a otro niño

La madre del pequeño afectado dijo que la maestra se comunicó con ella vía telefónica para pedir perdón, sin embargo, indicó que no sabía porque había hecho eso. “Se puso al teléfono conmigo y dijo que no tenía una explicación; simplemente sabía que estaba equivocada ”, dijo Ashley. 

Sin embargo, tanto ella, como Tami Murray, la abuela del menor, están de acuerdo en que se necesita hacer más que una llamada telefónica para arreglar la situación. 

“Quieres que un niño meta la mano allí físicamente y limpie el inodoro. No no no no no. No es un conserje. No en absoluto,» le dijo al medio ya citado Tami, quien añadió que «no quiero que esto le vuelva a pasar a otro niño».

Actualmente, se está llevando a cabo una recaudación para poder pagarle una terapia psicológica a Ashton y ayudar a su familia con los gastos de los procesos legales para que se haga justicia. 

(Siga leyendo: Escalofriante: hombre quedó colgando de un globo aerostático). 

Tendencias EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *