Expresidenta de Bolivia Jeanine Áñez, arrestada y acusada de sedición


La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez fue trasladada este 13 de marzo bajo un fuerte dispositivo de seguridad a la sede de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) en La Paz. Allí, el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo Del Carpio, señaló que en ningún caso se está haciendo algún tipo de persecución política.

(Lea también: Fiscalía de Brasil apela decisión judicial que anuló condenas de Lula).

Áñez fue detenida en Trinidad, capital del departamento amazónico del Beni, en un operativo encabezado por el comandante general de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, y trasladada a La Paz en un avión Hércules de la Fuerza Aérea Boliviana. Está acusada de los supuestos delitos de sedición y terrorismo durante la crisis de 2019 que derivó en la renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

Del Castillo ofreció una conferencia a los medios en la FELCC, junto al comandante Aguilera y sin la presencia de la exmandataria interina, en la que señaló que se efectuaron las capturas correspondientes al «proceso que se inició en diciembre de 2020 por el caso del golpe de Estado«.

(En contexto: Bolivia: Fiscalía ordena detención de expresidenta Jeanine Áñez).

«El día de hoy hemos efectuado como mandan las leyes y la Constitución, la orden de aprehensión en un proceso que ha seguido todo su curso y serán las autoridades judiciales las que continúen la investigación y determinen la situación de las personas detenidas», dijo.

El ministro recordó que en este viernes se detuvieron a los exministros Álvaro Coímbra de Justicia y Álvaro Guzmán de Energía. Sobre Áñez evitó referirse a ella como expresidenta y simplemente dijo «la exsenadora Jeanine Áñez».

Indicó que estas personas «habrían conspirado» y cometido «delitos de sedición». Desde horas de la tarde del pasado 12 de marzo, agentes de la Policía y la Fiscalía permanecían a las afueras de la residencia de Áñez en la ciudad de Trinidad, para proceder a la detención de la exmandataria y hasta ahora su paradero era desconocido.

«Denuncio ante Bolivia y el mundo que en un acto de abuso y persecución política el gobierno del MAS me ha mandado arrestar. Me acusa de haber participado en un golpe de Estado que nunca ocurrió. Mis oraciones por Bolivia y por todos los bolivianos», escribió Áñez en su cuenta de Twitter.

(Le recomendamos: Así funciona la xenofobia contra migrantes venezolanos en redes).

Otros expresidentes de Bolivia han mostrado su rechazo a la decisión de la Fiscalía boliviana. Entre ellos están Carlos Mesa y Jorge Quiroga, que apoyaron la llegada del gobierno interino de Añez en 2019.

Ella reemplazó constitucionalmente a Evo Morales tras su renuncia en noviembre de ese año, en medio de protestas después de unas elecciones calificadas de fraudulentas. Ejerció el gobierno hasta noviembre de 2020.

AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *