En qué consiste el pasaporte sanitario por covid que exigirá Europa


La Comisión Europea (CE) presentó este miércoles el certificado digital de vacunas del covid-19, con la intención de que esté listo antes de junio para poder reactivar a tiempo los viajes en la temporada turística.

(Además: Covid: nueva variante en Francia sería más difícil de detectar)

«Queremos ayudar a los Estados miembros a devolver la libertad de movimientos de forma fiable», dijo la presidenta de la CE, Ursula Von der Leyen, a lo que el comisario de Justicia, Didier Reynder añadió que Bruselas espera que el documento esté listo «antes del verano, quizás en junio».

Para que sea posible, antes deben dar el visto bueno a la propuesta el Parlamento Europeo y los países de la UE, entre los que hay algunos como Francia o Bélgica que han expresado sus reticencias por la posibilidad de discriminar a las personas que no se han vacunado, teniendo en cuenta, además, que el ritmo de vacunación es inferior al esperado. Bruselas, sin embargo, niega que exista tal discriminación, porque quienes no se hayan podido vacunar podrán demostrar que tienen anticuerpos si han superado el covid, con una prueba PCR o un test de antígenos con resultado negativo.

(Lea aquí: Pase verde, entre el regreso a la normalidad y la polémica en Israel)

No obstante, la propuesta no resuelve la discriminación económica que puede haber respecto a los que tengan que pagar la prueba PCR o el test de antígenos, una cuestión que según explicaron fuentes comunitarias, deberán resolver las autoridades nacionales.

Pruebas de covid-19 en Bolivia

Para quienes no cuenten con un certificado de vacunación, se mantendrán las pruebas PCR.

Foto:

Aizar Raldes. AFP

¿En qué consiste la medida?

El pasaporte sanitario es un documento que prueba que el titular está, en principio, inmunizado contra el covid-19, por lo que puede viajar de un país a otro sin riesgo de transmitir el virus entre fronteras.

A menudo se habla de pasaporte «de vacunación», pues es el hecho de haber recibido una vacuna el que apunta más claramente hacia esa inmunidad. Pero los diferentes proyectos que se están desarrollado, y que en general consisten en una aplicación móvil, aceptan otros criterios: por ejemplo, un test que garantice la presencia de anticuerpos en el viajero, si este ya padeció la enfermedad.

Además hay que distinguir entre esos pasaportes y otro concepto, que algunos llamaron «pase sanitario», que no tiene la misma finalidad pues solo sería válido en el país de origen. Este «pase» se utilizaría para poder entrar en algunos establecimientos, como restaurantes, o asistir a conciertos. 

¿Cuál es que el exigirá la Unión Europea?

El certificado, que esperan comience a regir para finales de junio, será gratuito y se podrá presentar tanto en formato electrónico -con un código QR- como en papel -con un código de barras-, para que también lo puedan utilizar los que carezcan de teléfono inteligente.

Según la CE, el sistema garantizará la veracidad de los datos, sin que se puedan falsificar, y para que el certificado se reconozca en todos los Estados miembros, estará disponible en la lengua oficial del país que lo emita, y en inglés

¿Qué vacunas estarán avaladas en el pasaporte?

El Ejecutivo comunitario pretende que se reconozcan únicamente las vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento (Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca/Oxford, y Johnson & Johnson) si bien dio permiso a los gobiernos para que acepten otros fármacos, como el ruso Sputnik V o el chino Sinopharm.

Para ingresar al territorio, las personas deben certificar que dieron negativo en un test PCR o que están inmunizados tras haberse contagiado con el virus.

El certificado esta pensado para reactivar los viajes en la UE y se aceptará también en Noruega, Islandia, Suiza y Lichtenstein, ampliándolo al Espacio Económico Europeo (EEE).

Además, Bruselas pretende colaborar con terceros países que tengan certificados similares, aunque las fuentes mencionadas no creen que los acuerdos sobre la interoperabilidad del documento se puedan alcanzar antes del verano.

En cualquier caso, el pasaporte sanitario será temporal y caducará cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declare el final de la pandemia porque «volveremos a la libre circulación habitual», dijo Reynders.

Y además, estará restringido a los viajes -en cualquier modo de transporte- y no a otros posibles usos como la asistencia a actos culturales o la entrada a comercios. 

¿Qué falta para que el certificado funcione?

Para que el certificado funcione es necesario que avance la campaña de vacunación, dijo Von der Leyen, y además, debe hacerlo porque «la situación epidemiológica está empeorando por las variantes y vemos que en algunos Estados miembros se está formando la cresta de una tercera ola».

Según explicó la dirigente alemana, en el segundo trimestre se esperan 360 millones de dosis, teniendo en cuenta las de Pfizer-BioNTech, Moderna, Johnson & Johnson y AstraZeneca, que ya ha avisado que no podrá cumplir sus compromisos iniciales para el primer semestre de 2021.

Con tal de garantizar el suministro de vacunas a la UE, Von der Leyen amenazó este miércoles al Reino Unido con la posibilidad de bloquear la exportación de las dosis fabricadas en territorio comunitario, si Londres no corresponde del mismo modo con las producidas dentro de sus fronteras.

¿Es un verdadero pasaporte?

 No, ningún proyecto equivaldría a un verdadero pasaporte, es decir, un documento obligatorio para viajar de un país a otro. Por ejemplo, el pasaporte sanitario chino solo es una de las varias opciones que tienen sus ciudadanos.

Además, como de momento no se firmaron acuerdos con otros países al respecto, su interés sigue siendo vago. De su lado, la UE trabaja en un certificado que «facilite» la libre circulación entre sus Estados miembros pero que no será una obligación para cruzar fronteras.

En definitiva, más que de un documento oficial, se trata de una aplicación destinada a facilitar los controles sanitarios en las fronteras. Por ello, el sector privado también está estudiando este tipo de iniciativas, empezando por las aerolíneas, deseosas de retomar la actividad, muy golpeada por las restricciones.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que reagrupa a las principales compañías del sector, también examina desde hace meses la posibilidad de instaurar un pasaporte digital para que los viajeros puedan probar su situación sanitaria antes de embarcar. Algunas compañías, como American Airlines, ya lo están haciendo. 

Le puede interesar

– Covid: miles de rumanos cancelan cita para vacunarse con AstraZeneca
– Brasil: el nuevo epicentro del covid es un riesgo para toda la región
EE.UU. vacuna a 2 millones de personas al día: ¿cuál es la estrategia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *