¿Se viene una ‘guerra fría’ tras el giro de Biden hacia China y Rusia?


Aunque el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró en un inicio dispuesto a dialogar y recomponer, especialmente con China, las rotas relaciones que había dejado su antecesor, Donald Trump, la realidad parece depender de una buena disposición del gigante asiático para evitar una «guerra fría» en la que todo pareciera empeorar. 

De otro lado, Moscú y Washington atraviesan un duro rifirrafe, luego de las declaraciones de Biden sobre el presidente ruso, Vladimir Putin, al que tildó de «asesino» y que se unen a las exigencias de EE. UU. de liberar al opositor ruso Alexéi Navalni y reclamar por la injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016 y 2020.

(Le puede interesar: La respuesta de Putin a Biden, que lo consideró un ‘asesino’)

Mientras que Pekín busca reunir a los presidentes Joe Biden y Xi Jinping el próximo mes si las primeras conversaciones de alto nivel que sostendrán Estados Unidos y China en Alaska a partir del jueves son productivas, por el lado de Rusia la situación parece entrar en una dinámica de distanciamiento. 

Sin ninguno de los dos bandos dispuesto a ceder, probablemente la dinámica a la que venía acostumbrado Putin con Trump sea una cuestión del pasado.

El primer pulso para medir las relaciones Estados Unidos-China

El comienzo de la reunión que tendrán este jueves el secretario de Estado, Antony Blinken, y el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, con el principal diplomático chino, Yang Jiechi, y el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, en Alaska ya empezó con el pie izquierdo.

China protestó por las últimas sanciones estadounidenses a 24 funcionarios chinos por cuenta de la reforma electoral en Hong Kong, las cuales se anunciaron a menos de 48 horas de esta primera reunión de la era de Joe Biden con Pekín.

«China condena enérgicamente esas sanciones y va a tomar represalias», aseveró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian, en rueda de prensa.

(Además: EE. UU. y Japón amenazan con responder a China por sus ‘agresiones)

La reunión de este jueves es clave porque Estados Unidos tanteará a China y será «muy claro» al mostrar su posición en temas como Hong Kong, Xinjiang, Taiwán o la estrategia de «coerción económica» de China, adelantó Washington a la prensa.

Noticias sin covid: más hechos que marcaron el primer semestre de 2020

La dinámica de Donald Trump con China ocasionó duras tensiones comerciales y políticas entre ambas naciones.

Lo que se necesita para superar los lastres de la pasada administración

Las relaciones entre China y Estados Unidos se deterioraron de forma dramática durante la era de Donald Trump con colisiones en planos como el comercial, el diplomático o el tecnológico, y aunque Biden ha prometido otro enfoque, su Gobierno no parece tener prisa por poner fin del todo a sus conflictos con Pekín.

Expertos citados este jueves por la prensa local creen que los líderes chinos intentarán disuadir a los estadounidenses para que rebajen el tono: «Tienen que ser más listos que Trump y entender que la confrontación no le trae nada bueno a EE. UU.«, indica al diario Global Times el experto Lü Xiang de la Academia China de Ciencias Sociales.

A principios de marzo, el titular chino de Exteriores, Wang Yi, trazó sus líneas rojas para reparar las maltrechas relaciones, que pasarían por suprimir los aranceles a los productos chinos o impedir lo que considera «intromisiones en los asuntos internos de China», en referencia a las críticas por el declive de las libertades en Hong Kong o los abusos a las minorías musulmanas en Xinjiang.

Por otra parte, que Biden renueve sus alianzas en Asia y en Europa preocupa a los mandatarios chinos, puesto que daría oxígeno a un Washington al que percibieron en declive durante la era Trump.

En ese sentido, analistas del diario South China Morning Post apuntan que
China podría tomar represalias contra la Unión Europea (UE) si decide imponer
sanciones a Pekín a cuenta de Xinjiang, si bien «serían más bien moderadas» porque «en la relación entre China y la UE hay mucho más espacio para la cooperación», señala el profesor Shi Yinhong, de la Universidad Renmin. 

Xi Jinping

El presidente chino, Xi Jinping, se ha mostrado receptivo a mejorar el tono con la administración Biden.

China no va a ceder

Lo cierto es que las autoridades chinas declararon el jueves que no harán concesiones en materia de soberanía y seguridad en temas como Hong Kong o la situación en la región de Xinjiang.

«China no hará ninguna concesión en temas referentes a su soberanía, seguridad e intereses», afirmó a la prensa el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, advirtiendo que cualquier presión al respecto será «inútil».

De esta manera, el primer pulso diplomático entre Washington y Pekín podría dar pie a una posición más drástica de EE. UU. hacia China. 

Putin explicó por qué no ha felicitado a Biden tras ganar elecciones

Vladimir Putin insiste en que quien debe flexibilizarse es Joe Biden, aunque se ha mostrado abierto a cooperar en varios temas.

Foto:

EFE/AFP

Rusia: nuevas tensiones y sanciones sacan chispas

El presidente ruso, Vladimir Putin, se burló este jueves de su homólogo estadounidense, Joe Biden, por haberlo tachado de «asesino»  e insistió en que
Rusia defenderá sus intereses frente a Estados Unidos.

Esta disputa podría sumir la relación entre ambos rivales geopolíticos en una nueva espiral de tensiones, a pesar de que ambas potencias habían expresado su voluntad de cooperar en casos de interés común.

Tomando una disposición inédita desde 1998, el ministerio ruso de Relaciones Exteriores llamó a consultas a su embajador en Estados Unidos para discutir sobre el futuro de la relación entre Moscú y Washington, «estancada».

(En contexto: Rusia llama a consultas a su embajador en Estados Unidos)

El Kremlin, por su parte, denunció unas afirmaciones que demuestran que Biden «claramente no quiere mejorar las relaciones con nuestro país». No obstante, el Departamento de Estado estadounidense dijo que no tenía previsto llamar a consultas a su representante en Moscú.

Por otro lado, en la misma entrevista, Biden afirmó que quería hacer que el presidente ruso «pague» por la injerencia en las elecciones estadounidenses de 2016 y 2020, una acusación que Moscú siempre ha rechazado. Putin «pagará las consecuencias», advirtió Biden. «Pronto verán el precio que va a pagar», insistió.

Un conjunto de declaraciones que el presidente de la cámara baja del Parlamento ruso, Viacheslav Volodin, calificó de «insulto» a los rusos y de «ataque» contra su país. Un vicepresidente de la cámara alta, Konstantin Kosachev, reclamó «explicaciones y excusas».

Las relaciones entre Moscú y Washington y, en general, entre Rusia y los países occidentales se han deteriorado desde hace años, a raíz de la anexión de Crimea, la guerra en Ucrania, el conflicto en Siria y el envenenamiento y posterior encarcelamiento del opositor ruso Alexéi Navalni, entre otros asuntos. 

Sanciones y contrasanciones

 El miércoles, el Gobierno estadounidense anunció que extendía las restricciones a las exportaciones de productos sensibles a Rusia. El jueves, el grupo de países del G7 denunció de nuevo la «ocupación» que Rusia ejerce en Crimea.

Putin le respondió a Biden durante una videoconferencia con representantes de la sociedad civil de esa península. Desde su llegada a la Casa Blanca, Biden ha manifestado una gran firmeza respecto al Kremlin, en contraste con la indulgencia que solía mostrar su predecesor, Donald Trump, criticada por los demócratas y por parte del Partido Republicano.

Si las relaciones entre ambas potencias se degradaran aún más, la incipiente cooperación en casos de interés común podría verse amenazada. El ejemplo más claro, citado por Biden el miércoles, sería la prolongación del tratado de limitación de arsenales nucleares New Start, acordada a principios de este año.

Otros temas en los que rusos y estadounidenses contemplaban colaborar son el programa nuclear iraní o la crisis climática, según Moscú.

No obstante, Biden insistió en que desea «trabajar» con los rusos en temas que sean «de mutuo interés». Alemania elogió el «lenguaje muy claro» de Biden con Putin. «Queremos seguir manteniendo la ventana de diálogo abierta con Moscú sobre los temas mayores, el desarme o el cambio climático», declaró el ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas. El ministro, en cambio, no quiso «comentar o evaluar» el calificativo de «asesino».

Para rematar la intensa crisis, el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, llamó el jueves a «todas las entidades implicadas» en el controvertido proyecto de gasoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Alemania a que se retiren «inmediatamente» o se enfrentarán a sanciones de Estados Unidos.

El secretario de Estado aseguró en un comunicado que el gobierno de Joe Biden está «determinado a cumplir» la ley adoptada en 2019 y extendida en 2020 por el Congreso estadounidense, que prevé sanciones.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de AFP y EFE

Le puede interesar

– En qué consiste el pasaporte sanitario por covid que exigirá Europa
 Las claves detrás del caso del testaferro chavista Álex Saab
– ¿Quién y cómo podrá solicitar la eutanasia en España?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *