Maduro anuncia cuarentena ‘radical’ desde la próxima semana


Nicolás Maduro confirmó este domingo que Venezuela afronta una segunda ola del virus de la covid-19 a causa, principalmente, de la variante brasileña. “Es una realidad que Brasil es la mayor amenaza del mundo y está afectando a todos los vecinos”, señaló.

También anunció que la semana santa será este año nuevamente en cuarentena radical. “Vamos a dos semanas de cuarentena radical”, dijo. Y es que desde hace unos días la realidad en el vecino país es innegable frente al incremento de casos.

Los Pérez pasaron la tarde del miércoles pasado buscando cupo para hospitalizar a la tía de 68 años que contrajo covid-19. No fue sino hasta las 7 p. m. que consiguieron espacio en una de las clínicas en el sureste de la capital venezolana.

(En otras noticias: Las medidas que debería tomar Biden frente a Venezuela)

Según estimaciones del Imperial College de Londres, que fueron divulgadas la semana pasada, cada día se estarían sumando hasta 3.500 personas a la incierta lista local de personas infectadas con el virus. El régimen de Maduro, sin embargo, lo máximo que ha reportado, hasta el sábado pasado, han sido 1.160 nuevos casos, en ese día.

En total ha reconocido apenas unos 150.000 contagios, desde que se anunció el primer caso, hace poco más de un año. Desde entonces se ha denunciado un subregistro, pero ahora se ha hecho más evidente. Desde clínicas y hospitales se ha informado en los últimos días de una ocupación total y, en algunos casos, de haber rebasado la capacidad.

La preocupación entre los venezolanos por el aumento de casos crece en medio de la incertidumbre. “Hemos pasado un año en el que en ningún momento la vocería oficial o el responsable de llevar las políticas de salud tomó previsiones necesarias”, denunció, en conversación con EL TIEMPO, Jaime Lorenzo, director ejecutivo de Médicos Unidos de Venezuela (MUV).

Al inicio de la pandemia, esta organización puso en evidencia la situación “comprometida” en la que se encontraban los establecimientos hospitalarios del país. Un año más tarde, lamentan que el régimen de Maduro no haya hecho las compras necesarias para asumir el suministro “continuo y eficiente” de materiales, para la atención del covid-19 y otras enfermedades.

(Le sugerimos: La odisea de los migrantes ilegales para llegar al ‘sueño chileno’)

Las consecuencias son lamentables. Según cifras oficiales, unas 1.500 personas han perdido la vida en Venezuela por esta enfermedad. Sin embargo, solo en un municipio del estado Táchira, fronterizo con Colombia, el alcalde reconoció 849 muertes por covid-19, lo que representaría más de la mitad de las muertes admitidas por el régimen. Esto sin contar que, entre el personal de salud, los fallecidos ascendieron, hasta el viernes pasado, a 369 personas, según cifras de MUV.

¿Cepa brasileña?

En los primeros días del mes, Maduro confirmó la presencia de la cepa brasileña de covid-19 , para lo que anunció medidas especiales de prevención. “El problema es tratar de buscar una explicación a una situación que se te escapó de las manos”, fustigó Lorenzo. A su juicio, el régimen no tendría una caracterización clara de la enfermedad, pues no estaría haciendo una búsqueda adecuada.

“La búsqueda de casos no es preguntando, es haciendo pruebas, y la prueba es la prueba molecular, la PCR, tendrías que estar cubriendo la población venezolana en un altísimo porcentaje para decir cuántos pacientes tienes sintomáticos y asintomáticos y con eso tú tomas decisiones sociopolíticas o socioeconómicas”, dijo el director ejecutivo de MUV.

Desde la llegada de la pandemia a este país se ha denunciado que las pruebas son insuficientes. A inicios de este mes, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) lo reiteró, e informó que apenas 5 de los 24 estados venezolanos tenían acceso directo al procesamiento de pruebas PCR.

(Además: Chile, al límite de su capacidad hospitalaria tras repunte de casos)

Más recientemente, sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) reconoció una mejora en la red y organización de la logística de la toma y envío de muestras en Venezuela, y reportó un incremento de 600 % en el uso de dicho método, desde enero de este año, para superar, el 15 de marzo, las 21.500 pruebas realizadas.

Coctel peligroso

En junio de 2020, Venezuela comenzó a implementar un método denominado 7×7, de una semana de radicalización de la cuarentena, seguida por una de flexibilización.

En diciembre, sin embargo, Maduro flexibilizó la cuarentena durante todo el mes, algo que repitió en la semana de Carnavales.

“Se nos ha hecho creer que se tenía controlada la pandemia y observamos cómo el régimen promovió de manera irresponsable un carnaval abierto en todo el país, que hoy sin duda empieza a traducirse en nuevos brotes de contagio”, alertó el partido opositor Primero Justicia, en un comunicado emitido el pasado martes.

(Le recomendamos también: El atroz crimen de colombiano que horrorizó y causó protestas en Chile)

“Desde octubre, aproximadamente, estamos notando, y se ha hecho más evidente en enero, una migración a lo interno del personal sanitario. No se están yendo del país, pero están buscando otras fuentes de ingresos y, por ende, se están retirando del sistema de salud público”, acotó Lorenzo, quien hizo referencia a malos sueldos y condiciones de trabajo deplorables.

El especialista agrega un cuarto ingrediente a la mezcla: la manera en la que se está llevando a cabo la vacunación, sin un plan conocido por todos, a poco más de un mes de que llegaran y comenzaran a aplicarse las primeras dosis de la Sputnik V.

El presidente de la Academia Nacional de Medicina, Enrique López Loyo, aseguró que la cobertura de vacunación contra la COVID-19 no llegaba, el pasado viernes, a 5 por ciento, y estimó que, a este ritmo, la inmunización de rebaño podría lograrse en 2 años.

(Puede seguir leyendo: ¡No a la xenofobia! 10 venezolanos que llenan de orgullo a Colombia)

ANDREINA ITRIAGO
Corresponsal de EL TIEMPO 
Caracas (Venezuela)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *