Un constructor destruyó casa porque dueño se negó a pagar horas extras

En Leicester, Inglaterra, el arquitecto Jay Kurji, de 40 años, se encontró con una sorpresa muy desagradable cuando volvió a su casa luego de pasar unos días de vacaciones con su familia a unos 320 kilómetros de la ciudad.

Parte de su casa fue destruida: había escombros en toda la propiedad y el techo estaba destrozado. El autor de los hechos sería el constructor que contrató para llevar a cabo unas remodelaciones. Esta es la historia.

Kurji contrató en febrero a un constructor para llevar a cabo algunas renovaciones en una casa que había comprado el año anterior, según contó el diario británico The Sun. Los arreglos incluían una extensión de segundo piso, además de la ampliación del espacio de la cocina y el comedor.

(Vea además: Impresionante accidente de un inflable infantil en el sur de Bogotá)

Los inconvenientes empezaron cuando el constructor exigió que se pagaran 3.500 libras esterlinas más por los trabajos hechos (al rededor de 18 millones de pesos). Sin embargo, según le dijo a The Sun, Kurji se negó porque ya se había acordado el costo de las obras, por lo que no estaba dispuesto a pagar dinero adicional.

El 1 de junio, mientras el arquitecto y su familia pasaban unos días de vacaciones a 320 kilómetros de Leicester, el constructor fue visto por los vecinos destruyendo la vivienda. Para ello, utilizó maquinaría para levantar el techo y tumbar pedazos de muro.

(Siga leyendo: Johnson ve ‘muy preocupante’ el avance de la variante Delta del covid)

Las siguientes imágenes, compartidas por The Telegraph, dejan ver en qué estado quedó la vivienda, que fue comprada en 475 mil libras esterlinas, según su propietario (es decir, más de 2.400 millones de pesos).

«Cuando llamé a la policía ellos me dijeron que no podían hacer nada porque es una disputa y no un caso criminal», le dijo Kurji a The Sun.

(Le recomendamos: Joven de 19 años habría asesinado a dos hermanas para ganar la lotería)

En efecto, la policía le confirmó a ese medio de comunicación que el caso se trataba de una disputa civil. Sin embargo, dijo la institución, se le ofreció asesoramiento sobre a quién debía contactar para obtener ayuda.

«Es una pesadilla. Infortunadamente escogí al peor constructor posible en Gran Bretaña», afirmó el arquitecto, quien esperaba convertir dicha propiedad en el hogar de su familia de seis miembros.

Uno de los vecinos del lugar le comentó al diario que, cuando vio que estaban quitando los andamios, creyó que la renovación había terminado y los propietarios se mudarían. Sin embargo, después varios vecinos observaron «con incredulidad» cómo era demolida la casa con una excavadora.

(Le puede interesar: Isabel II recibe a los Biden en el castillo de Windsor)

EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *