Corte Suprema de EE. UU. mantiene ley de cobertura sanitaria de Obama

La Corte Suprema de Estados Unidos se negó el jueves a derogar la emblemática ley de salud del expresidente Barack Obama, lo que permitirá a millones de estadounidenses seguir contando con cobertura médica.

La decisión del máximo tribunal, tomada por una mayoría de siete de sus nueve jueces, supone un revés a posteriori para el expresidente Donald Trump que intentó por todos los medios suprimir la ley, mejor conocida como Obamacare.

(Además: ¿Cuál será la prueba de fuego tras la cumbre entre Putin y Biden?)

Esta es la tercera vez desde 2010 que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA por sus siglas en inglés), política bandera del expresidente Barack Obama, ha sobrevivido a un desafío.

Los jueces dictaminaron por una mayoría de 7-2 que los impugnadores no tenían capacidad legal para presentar su caso. El fallo no abordó si una disposición clave de la ley era inconstitucional.

Según la ley, millones de personas en los Estados Unidos deben comprar un seguro médico o enfrentar una multa fiscal.

Obamacare

La ley de salud fue impulsada por el expresidente Barack Obama.

En su forma original, el Obamacare obligaba a todos los estadounidenses, incluso los que gozan de buena salud, a comprar un seguro so pena de sanciones económicas y obligaba a las empresas a admitir a todos los clientes potenciales, independientemente de su estado de salud.

Esta reforma proporcionó cobertura sanitaria a 31 millones de estadounidenses que antes no la tenían, pero los republicanos siempre han considerado que la obligatoriedad del seguro es un abuso de poder del gobierno.

La Corte Suprema avaló la ley en 2012, dictaminando que las sanciones económicas podían considerarse impuestos y justificaban la intervención del gobierno. Cuando llegó a la Casa Blanca, Trump intentó derogar la ley en el Congreso pero sufrió una amarga derrota.

Sin embargo, los legisladores republicanos lograron modificarla en 2017, reduciendo a cero las multas por falta de seguro.

Varios estados republicanos presentaron entonces nuevos recursos, argumentando que la ley ya no era válida. En diciembre de 2018, un juez federal de Texas les dio la razón, argumentando que sin esa «piedra angular», toda la ley sería inconstitucional.

Y fue precisamente esta sentencia la que la Corte Suprema anuló este jueves. «No hemos decidido la cuestión de la validez de la ley, pero Texas y los demás demandantes no son competentes para plantearla», escribió el juez progresista Stephen Breyer en nombre de la mayoría de sus colegas.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de AFP

Le puede interesar

– Joe Biden confunde brevemente al presidente Putin con Donald Trump
– Estados Unidos presenta un plan nacional contra el terrorismo interno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *