Parlamento europeo condena a Cuba por represiones contra protestas sociales

Una enérgica medida ha tomado el Parlamento Europeo contra Cuba al votar por la suspensión de los acuerdos con la isla tras acusar a las autoridades cubanas de violar los derechos humanos de líderes de las protestas sociales del pasado 11 de julio. 

La Eurocámara condenó a Cuba por «la violencia y represión extremas contra manifestantes, defensores de derechos humanos, periodistas independientes, artistas, disidentes y líderes políticos de la oposición por parte del Gobierno cubano», el cual se ha dedicado a perseguir y apresar a estas personas tras las protestas sociales. 

En su decisión, el Parlamento Europeo insta al Consejo de la UE, que reúne a los Estados miembros, a que se adopten sanciones contra Cuba y «contra aquellos responsables de violaciones de derechos humanos tan pronto como sea posible» y pide que para ello se utilice el nuevo régimen de medidas restrictivas de la UE por violaciones de los derechos humanos.

En contexto: Los hilos que mueven el estallido social que sacude a Cuba

El duro texto del Parlamento Europeo contra Cuba, que fue impulsado por el Partido Popular Europeo, los liberales y eurodiputados de extrema derecha, salió adelante en el pleno con 426 votos a favor, 146 en contra y 115 abstenciones.

Cuba rechaza pronunciamiento europeo

La Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba rechazó «enérgicamente» la resolución del Parlamento Europeo que exige a la Unión Europea la adopción de sanciones contra responsables de «violaciones de derechos humanos» en la isla.

«Rechazamos enérgicamente la espuria resolución del Parlamento Europeo», expresó la presidenta de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional cubana, Yolanda Ferrer, en su cuenta de Twitter.

Para leer: Liberan al disidente cubano Guillermo Fariñas tras una breve detención

La diputada también afirmó en su mensaje que «Cuba no le concede autoridad moral alguna (a la Eurocámara) para pronunciarse, juzgar y mentir sobre asuntos internos que solo competen a nuestro país».

Entre tanto los eurodiputados «lamentan» que «la situación de la democracia en Cuba no ha mejorado y el deterioro de la situación de los derechos humanos en Cuba solo ha empeorado», pese a haberse adoptado el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC) entre la UE y Cuba que entró en vigor en 2017.

El convenio comenzó a aplicarse de manera provisional el 1 de noviembre de 2017, cuando sustituyó a la «posición común», la política unilateral y restrictiva que imponía la UE a la isla desde 1996 y que vinculaba todo avance en la relación bilateral a que hubiera progresos en democratización y derechos humanos en Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *