Juan Pablo I será beatificado por milagro en una niña argentina

El papa Juan Pablo I, cuyo pontificado duró solo 33 días, será beato, después de que el papa Francisco aprobase el decreto que reconoce un milagro por su intercesión y relativo a la curación de una niña argentina, informó el Vaticano, un proceso de beatificación que inició el papa Francisco en 2017

Albino Luciani nació en 1912 y fue elegido papa el 26 de agosto de 1978 y falleció de manera intempestiva 33 días después, por lo que su pontificado fue uno de los más breves de la Historia. El milagro por el que Luciani será proclamado beato se refiere a la supuesta curación inexplicable de una niña argentina que padecía una patología cerebral grave.

La causa de canonización de Albino Luciani se abrió en noviembre de 2003, veinticinco años después de su muerte y terminó en noviembre de 2017 con el decreto sancionado por el papa Francisco, que proclamó las virtudes heroicas de
Juan Pablo I.

La muerte de Juan Pablo I ha estado envuelta en teorías conspirativas, aunque incluso familiares suyos han referido que se trató de un fallecimiento por causas naturales

Milagro de Juan Pablo I

La periodista y vicepostuladora de la causa para la canonización, Stefania Falasca, anunció hace algunas semanas en el diario religioso Avvenire que el consejo médico que examinó el caso de la niña argentina «dictaminó por unanimidad que la curación era científicamente inexplicable».

La niña Candela Giarda tenía 10 años cuando sufrió unos fuertes dolores de cabeza, en un extraño mal epiléctico febril que la dejaron en coma. Los médicos la desahuciaron. su mamá pidió al papa Albino Luciani, Juan Pablo I, por su salud y la niña se recuperó de su estado, algo que los médicos nunca pudieron explicar.

A fines de noviembre de ese mismo año finalizó también la investigación diocesana iniciada en 2016 en la diócesis argentina de Buenos Aires en la que se examinó el «milagro» por intercesión del papa Luciani en 2011. Para que el papa Luciani fuera declarado santo más adelante se necesitaría probar su intercesión en un nuevo milagro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *