Guillermo Lasso logra sortear primera protesta en su contra en Ecuador

Varias vías de al menos seis provincias, especialmente del norte y centro del Ecuador, fueron bloqueadas por grupos de campesinos, indígenas y trabajadores que este martes se sumaron a la movilización nacional en contra de las políticas sociales y económicas anunciadas por el Ejecutivo.

(Le puede interesar: Ecuador: ¿Por qué los indígenas protestan en pleno estado de excepción?

Tras cinco meses de haber asumido su mandato, el presidente, Guillermo Lasso, afrontó, sin mayor dificultad, la primera movilización social en su contra apoyado en un estado de excepción “por grave conmoción interna”, vigente desde el pasado 18 de octubre, que permitió la militarización de las carreteras, los accesos a las principales urbes y la protección de edificios públicos como el palacio de Gobierno en Quito, la capital ecuatoriana.

Según anunció este martes el vocero del Gobierno, Carlos Jijón, las protestas habían dejado al menos 18 detenidos en todo el país por el cierre de carreteras, que fueron desbloqueadas por la Fuerza Pública.

El control de la protesta logró superar el resquemor ciudadano que dejó una movilización similar en octubre de 2019, que se selló –según la Defensoría del Pueblo– con un saldo de 11 fallecidos, más de 500 heridos, el incendio del edificio de la Contraloría General y onerosos daños a la propiedad pública y privada.

(Le puede interesar: Las aguas turbulentas que enfrenta Guillermo Lasso en Ecuador

“Estamos saliendo de una crisis económica y una pandemia; por lo que en este momento los ecuatorianos quieren recuperarse”, señaló Jijón. Además, el funcionario informó que las movilizaciones se ubicaban en zonas rurales y que eran de “baja intensidad”.

Lasso

El presidente Guillermo Lasso.

Foto:

Foto: RODRIGO BUENDíA. AFP

Pero la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) denunció una dura represión en varios de los sitios de la protesta que se extendió a las provincias andinas de Azuay, Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha e Imbabura; en las amazónicas de Sucumbíos, Pastaza, Morona Santiago, Orellana; en la costera de Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas, entre otras.

En Quito, la marcha de protesta contra el presidente acabó en un enfrentamiento entre manifestantes y agentes de Policía, que recurrieron a los gases lacrimógenos para dispersar a los participantes.

El choque tuvo lugar en la plaza de Santo Domingo, donde miles de manifestantes escuchaban los discursos de dirigentes de los sindicatos.

Pero aunque la protesta no haya tenido la contundencia anunciada, el descontento se percibe en los “ciudadanos de a pie”.

Las reformas tributarias, fiscales y laborales que impulsa Lasso –involucrado también en una presunta trama de off shore denunciada en los papeles de Pandora–, sumadas a los altos índices de violencia urbana, la crisis carcelaria y la falta de empleo, y el último incremento de los precios de los combustibles, podrían convertirse en una “bomba de tiempo”.

(Lea también: Las razones que llevaron al estado de excepción en Ecuador

“En lugar de responder los problemas que siente la población, Lasso ha militarizado el país. No estamos de enemigos internos para que nos declare la guerra. Escuche, presidente, podemos congelar los precios (de los combustibles) y trasladar a una política de focalización”, exhortó Leonidas Iza, presidente de la Conaie y promotor de la movilización.

Después de varios bloqueos, la jornada convocada en Ecuador contra las políticas del Gobierno terminaron con 18 detenidos

Los indígenas que, a través de su página web, denunciaron la represión militar durante la “jornada nacional progresiva de movilización y resistencia” piden que el precio de la gasolina extra se reduzca a dos dólares el galón y a 1,50, el precio del diésel, dejando sin efecto lo dispuesto por Lasso, el viernes pasado, que incrementó los precios a 2,55 y 1,90, respectivamente.

Paralelamente, varios grupos ciudadanos se apostaron en el centro de las principales urbes ecuatorianas para apoyar al presidente Lasso para rechazar las movilizaciones y defender la democracia y las medidas gubernamentales.

“El país necesita trabajar, no podemos seguir con estas actitudes que perjudican la imagen del país y estancan el desarrollo productivo”, dijo Marcelo Orbe, un empresario textil que convoca a dialogar para evitar confrontaciones y lograr la reactivación económica.

El mismo presidente Lasso pidió martes a sus compatriotas decirle “no” a las protestas de sectores sociales contra su Gobierno, por considerar que estas acciones afectan a la economía de los pequeños negocios y de los hogares.

“La paralización representa pérdidas económicas para los pequeños negocios, que son el sustento de miles de familias y hogares ecuatorianos. Dile #NoAlParo, por la reactivación y la prosperidad del país entero”, dijo Lasso en Twitter.

“Ecuador es un país de comercio. El cierre de vías y las paralizaciones afectan los intercambios de bienes, productos y servicios, que cada día reactivan nuestra economía”, agregó.

ANA LUCÍA ROMÁN 
Para EL TIEMPO 
QUITO

Le puede interesar: 

– Guillermo Lasso no irá al Parlamento a declarar por papeles de Pandora
– Blinken inicia gira en un Ecuador bajo emergencia por el narcotráfico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *