Colombianos en Miami critican salida de las Farc de lista de terroristas

La decisión de la Casa Blanca de retirar a las Farc de la lista de organizaciones terroristas cayó como un baldado de agua fría a una buena parte de la comunidad hispana de Miami. Tanto la alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniela Levine-Cava, como la senadora estatal de origen colombiano Annette Tadeo, ambas demócratas, criticaron la medida.

(En contexto: Estados Unidos retiró oficialmente a las Farc de su lista de terroristas)

Por lo que la Casa Blanca envió a Miami a Juan González, el director del Consejo de Seguridad Nacional para el hemisferio occidental, para que se reuniera con ellas y otros miembros de la comunidad colombiana y les explicara la decisión.

EL TIEMPO pudo precisar que, debido a que la reunión se hizo de una manera relámpago, ninguna de las dos políticas pudo estar presente. Tadeo se encontraba en Tallahassee donde funciona la legislatura y Levine-Cava envió a su jefa de gabinete. En exclusiva, este medio habló con González sobre esta decisión, la comunidad colombiana en la Florida, la importancia de Colombia para Estados Unidos y la eventual visita de Biden a Cartagena el próximo mes.

La semana pasada se filtró la noticia que las Farc iban a ser retiradas de la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado, ¿por qué no se reunieron antes con la comunidad colombiana para oír sus opiniones, por qué hacerlo cuando ya hay una decisión tomada al respecto?

Desafortunadamente lo que se filtró solo fue la mitad de la información. Esta es una decisión que reorienta las herramientas del gobierno estadounidense. Hay un requisito por ley y es que tenemos que revisar esas designaciones cada cinco años. El proceso lo comenzó la administración previa y se hizo la revisión, se reorientó la designación, incluyendo a Segunda Marquetalia y las Farc EP en la lista, los miembros de las Farc que siguen delinquiendo.

Juan Sebastián González

Juan Sebastián González, el designado por Biden como su asesor para América Latina.

Foto:

Embajada de EE. UU. en El Salvador

¿Y cómo fue que se filtró la decisión?

Bueno, yo no estoy seguro. Nosotros mandamos la notificación al Congreso. Normalmente lo que se hace es que primero se notifica al Congreso, después se notifica al gobierno y después se notifica públicamente. Apenas se mandó al Congreso se filtró. Que haya salido la mitad de la información sugiere que se hizo por razones políticas, pero distrae. Si tú estás viendo esas herramientas que tenemos nosotros, enfocarnos en esas disidencias que decidieron mantenerse en guerra es lo correcto.

¿Qué certeza tiene Estados Unidos que estos grupos que usted menciona son los únicos desmovilizados que siguen al margen de la ley?

Cuando las Farc se desmovilizó como agrupación guerrillera y se volvió partido político, analizamos quiénes seguían delinquiendo. Si hay otras organizaciones, estas se designarán también. Si se descubre que elementos de las Farc político están involucrados, ellos se designarán también.

¿De qué manera esta decisión del gobierno de Biden impacta a los miembros de las Farc con cargos pendientes en Estados Unidos?

Esta decisión no impacta las acusaciones de involucramiento de narcotráfico en las que varios líderes de las Farc están acusados o el peso de la historia. Desafortunadamente la forma en que se filtró llevó a un debate que no tiene que ver sobre la posición de los Estados Unidos en cuanto a la seguridad de Colombia y al proceso de Paz, pero así es la política a veces.

(Lea también: ‘Deberíamos dejar atrás ese lenguaje de fracaso en relación con la paz’)

La retirada de la designación de las Farc le permite al gobierno estadounidense apoyar al gobierno colombiano en implementar el acuerdo de paz

¿Como colombiano-americano, qué opinión tiene sobre las Farc?

Siendo colombiano-americano tengo opiniones muy fuertes personales al respecto, pero el enfoque de apoyo de seguridad no es algo que esté afectado por eso. Si miembros de la organización desmovilizada de las Farc, ahora el partido político, se integran en actividades criminales y narcotráfico, pues tenemos herramientas para ir tras ellos también

¿Qué gana Colombia con la exclusión de las Farc de esta lista?

La retirada de la designación de las Farc le permite al gobierno estadounidense apoyar al gobierno colombiano en implementar el acuerdo de paz, porque hoy en día las restricciones de nosotros de interactuar y apoyar de cualquier forma a alguien que fue integrante, mientras ha sido designado, es muy difícil. Si alguien legítimamente quiere integrarse a la vida civil, eso tiene valor. Vuelvo y repito, quienes han sido acusados de tráfico de drogas seguirán acusados, eso no va a cambiar, ni cambia la política nuestra. El embajador Goldberg no va a invitar a Timochenko mañana a almorzar, eso no va a pasar. Para nosotros la marca de la historia no se les quita a ellos, solo tenemos que ajustar nuestras herramientas para apoyar la paz en Colombia, pero eso no perdona lo que han hecho las Farc en los últimos 52 años.

¿Cómo le fue en su charla con algunos integrantes de la comunidad colombiana del sur de la Florida?

Nos han pedido que estemos más activos en Florida, que expliquemos las políticas, porque si hay un problema de desinformación especialmente en Miami y que es importante que la administración esté presente y activa, explicando la política, sino los dejamos abandonados. Ese es el mensaje más importante que yo llevo de regreso a Washington y tienen toda la razón. Hay que tener estas conversaciones de antemano y no responder a las filtraciones, eso es algo que estamos dispuestos a hacer.

¿Y sobre la exclusión de las Farc de la lista?

Ellos no tenían toda la información y yo les expliqué la lógica detrás de la decisión. Las conversaciones que tuvimos fueron las características de los debates que tenemos los colombianos-americanos y los colombianos sobre el proceso de paz, hay diferentes puntos de vista y lo más importante es que la administración tiene que abogar por sus políticas, explicarlas, no todo el mundo va a estar de acuerdo. Uno tiene que hablar y dar la cara por esas políticas y para eso me mandó la Casa Blanca.

Segunda Marquetalia, video de Ivan Marquez

Estados Unidos incluyó en su lista a los miembros de la Segunda Marquetalia.

Foto:

Archivo particular

¿Qué opinión tiene su gobierno sobre el balance del proceso de paz en Colombia, a cinco años de firmarse?

Apoyar una paz duradera para Colombia está entre las prioridades más altas de la seguridad nacional de los Estados Unidos en la región. Biden ha dicho que Colombia es la pieza clave en todo Latinoamérica. Tenemos una afinidad internacional.

(En otras noticias: Las altas y bajas de la relación Colombia- EE. UU. en la era Biden)

El presidente Duque ha sido un modelo que, nosotros pensamos, debe seguir el resto de la región

Colombia siempre ha sido un actor pragmático, tiene instituciones muy robustas. El acuerdo de paz, una paz negociada es algo que apoyamos, los debates entre temas de justicia, reconciliación y verdad son temas de los colombianos. Entonces nosotros dividimos las áreas de política de los Estados Unidos: apoyar la seguridad de Colombia, apoyar una paz que reconozca la jurisdicción internacional del Estatuto Roma y obviamente temas de justicia transicional, seguir el compromiso en contra del terrorismo y del narcotráfico. Los debates sobre el futuro de Colombia son para que los colombianos los den.

Iván Duque y Joe Biden

El asesor de la Casa Blanca resaltó que para Estados Unidos, Colombia es una pieza clave en América Latina.

Foto:

Presidencia

¿Qué pasa con el Eln, seguirá designado como organización terrorista para Estados Unidos?

El Eln no se ha desmovilizado, no ha entrado en un proceso de paz, sigue en actos terroristas, sigue con albergue en Venezuela. Hasta que dejen las armas y se desintegren bajo un proceso, un marco negociado, seguirán donde están. Hay que reconocer que uno de los orígenes del conflicto armado es la desigualdad, la falta de oportunidad económica y esos elementos del acuerdo como invertir en las áreas rurales de Colombia, es algo que para nosotros es muy importante, porque siempre habrá grupos criminales, siempre habrá guerrilla, siempre habrá grupos que tomen ventaja de ese espacio. Es ahí donde nosotros creemos que tenemos un rol para ayudar a Colombia a crear esas oportunidades.

Trataron de politizar la relación entre Duque y Biden, pero la colaboración y la conversación es bastante estrecha.

¿Hay algún plan próximo para ayudar a Colombia con la donación de más vacunas?

El presidente Duque ha sido un modelo que, nosotros pensamos, debe seguir el resto de la región. Él ha iniciado una campaña de vacunación para los inmigrantes y eso es algo que nosotros queremos respaldar, porque es la política correcta, creando un ambiente para que Colombia pueda abrirse económicamente y pueda controlar la pandemia. Esto es algo que tiene implicaciones sobre el flujo inmigratorio, la estabilidad del país y la estabilidad de Suramérica. Queremos seguir buscando formas de apoyar a Colombia. Dar vacunas es solo un paso, porque esta pandemia va a estar con nosotros varios años, es establecer producción y manufactura, donde no dependan de donaciones de los Estados Unidos. Eso va a ser el enfoque central desde ahora hasta que seamos los anfitriones de la Cumbre de las Américas.

¿Esto también está relacionado con el Build Back Better World (B3W) o plan de reconstrucción para ayudar a países de ingresos bajos y medios?

Gran parte de la conversación sobre el B3W parte desde Colombia, porque Colombia también es una oportunidad, no solo para recuperarnos de la pandemia, sino en el desarrollo de áreas de conectividad digital, salud y tecnología de salud, temas de género, temas de cambio climático, donde Duque ha sido un líder regional. Esto está relacionado con muchos de los retos fundamentales que tiene todo Latinoamérica y el Caribe y para nosotros es una prioridad apoyar a Colombia a avanzar en esas áreas para la estabilidad a largo plazo y la prosperidad del país. Para nosotros la emigración, la pandemia, la prosperidad económica a través de B3W y el tema democrático son los ejes centrales de la política hacia la región.

¿Cuál es la percepción que Estados Unidos tiene del gobierno de Iván Duque?

Hay que darle mucho crédito al presidente Duque, porque lo que él ha hecho, al igual que al embajador Juan Carlos Pinzón, porque él conoce al presidente Biden personalmente, conoce a Washington y tiene una amistad muy cercana con el presidente Duque. La forma en la que hemos trabajado desde enero hasta ahora con Colombia, en áreas de cambio climático, de emigración, de colaboración internacional, ha sido la restauración de una relación bilateral, que es la tradicional, no una basada solo en el tráfico de drogas y en temas de seguridad. Lo incluyen, pero van mucho más allá a lo que queremos. Es una relación mucho más estratégica con Colombia y esas son las conversaciones que se están teniendo con el gobierno del presidente Duque y es como vamos a tomar ventaja de la conclusión de su periodo, para avanzar por completo con Colombia en temas bilaterales y regionales y se verá mucho más en los meses que viene.

¿Colombia sigue siendo el aliado más cercano de Estados Unidos en la región?

No existiría Plan Colombia sin Joe Biden, por lo que él hizo cuando era senador y de los países de Latinoamérica es de los que conoce mejor. Colombia ha hecho mucho para ayudarnos a nosotros a expandir la comunicación sobre inmigración a nivel regional, no solo por su papel con los venezolanos, si también al convocar una reunión ministerial con el secretario Blinken. Colombia ha sido un actor muy constructivo en la región. El tema del cambio climático va a terminar siendo un legado de la política de Duque y nosotros seguimos comprometidos en apoyar los esfuerzos de seguridad en Colombia.

Se habló mucho que no había una buena relación entre Duque y Biden, ¿qué hay de cierto en eso?

Trataron de politizar la relación entre Duque y Biden, pero la colaboración y la conversación es bastante estrecha. Yo creo que, si hay algo notable de este último año, es que el presidente Duque y el presidente Biden han regresado la relación bilateral a un nivel más estratégico y eso es algo que, aunque Colombia entre en un año electoral, no importa el resultado de la elección, esa es la dirección que nosotros queremos. La política nuestra es que vamos a hacer todo lo posible para apoyar a Colombia y eso es algo que se ha definido a través de administraciones republicanas y demócratas, como un área bipartidista
de la política hacia la región.

¿Finalmente va a viajar el presidente Biden a la Cumbre de la Alianza del Pacífico en Cartagena a partir del 11 de diciembre?

No voy a confirmar nada al respecto.

ANA MARÍA JARAMILLO
PARA EL TIEMPO
MIAMI

Más noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *