Países continúan endureciendo restricciones ante la variante ómicron

Estados Unidos endureció las exigencias para entrar al país, Alemania anunció un paquete de medidas que restringe aún más a los no vacunados y la Unión Europea medita introducir la vacunación obligatoria en el bloque comunitario.

(Lea aquí: ¿Piensa viajar? Estas son las restricciones en el mundo por ómicron)

Estos anuncios, que se conocieron este jueves, buscan hacerle frente al coronavirus en el mundo, que se multiplica en diferentes países ante la continua expansión de la variante ómicron.

Por un lado, el presidente estadounidense, Joe Biden, lanzó este jueves su estrategia para tratar de atajar la nueva variante durante el invierno en su país. El plan de Biden para el invierno boreal incluye aumentar las vacunas de refuerzo para todos los adultos, vacunar a los niños, ampliar las pruebas diagnósticas gratuitas e instaurar protocolos de viaje más estrictos. Esto incluirá exigir que todos los viajeros que lleguen a Estados Unidos se realicen una prueba diagnóstica un día antes de su vuelo.

Hasta ahora se han anunciado dos casos de la nueva cepa en Estados Unidos: un primero en California en una persona que regresó de Sudáfrica, y un segundo que involucra a un hombre de Minnesota sin antecedentes recientes de viajes internacionales, lo cual indica que hay transmisión comunitaria en el país.

La Casa Blanca ya anunció que desde «principios de la semana que viene», todos los viajeros deberán, además de estar vacunados, presentar una prueba negativa realizada el día antes de su partida. Esto se aplicará tanto estadounidenses como extranjeros.

Por su parte, el gobierno alemán decidió este jueves aplicar restricciones a las personas no vacunadas, que representan cerca de un tercio de la población. La canciller saliente, Angela Merkel, dijo que durante la época decembrina, el país organizará eventos y actividad culturales solo para las personas vacunadas o recuperadas del covid-19.

endurecer las restricciones contra las personas no vacunadas contra el covid-19, para intentar contener una virulenta cuarta ola de contagios, a medida que crece el consenso sobre la vacunación obligatoria.

Enfrentada a su peor ola del coronavirus desde el inicio de la pandemia, Alemania debe decretar este jueves nuevas medidas como posible cierre de bares y otros lugares públicos a la espera de debatir en el parlamento una eventual vacunación obligatoria.

Para evitar las aglomeraciones durante las fiestas de final de año, el gobierno y las regiones también prohibieron los petardos y los fuegos artificiales, muy populares entre los alemanes.

(Le puede interesar: Estados Unidos exigirá prueba PCR hecha un día antes del viaje)

Los clubes y las discotecas deberán cerrar si se rompe la barrera de 350 casos, un nivel que ya ha sido superados en la mayoría de las regiones.

Ahora, el uso de mascarillas volverá a ser obligatorio en las escuelas del país. De otro lado, se espera que el gobierno presente en febrero de 2022 ante el parlamento un proyecto para hacer obligatoria la vacunación.

La cuestión de la obligatoriedad está en la mesa de muchos gobiernos. Austria tiene previsto aplicarla desde febrero, Sudáfrica reflexiona al respecto y la misma presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, invitó a los países europeos a abordar un debate al respecto.

Pero, por ahora, la acción de muchos gobiernos pasó por limitar la movilidad internacional a pesar de la opinión contraria de la OMS y la ONU, especialmente ante las restricciones impuestas específicamente a África austral, donde se avisó en primer lugar de esta nueva variante.

Alemania covid

Un peatón pasa por un centro de pruebas de coronavirus en Berlín, Alemania, el 9 de noviembre de 2021.

Foto:

EFE / EPA / FILIP SINGER

Virus sin frontera

Pese a estas limitaciones, la nueva variante, aparentemente más contagiosa y con múltiples mutaciones, sigue llegando a nuevos países y ya está presente en todos los continentes.

Después de anunciar un caso en sus territorios de ultramar, Francia detectó otro este jueves en el continente europeo. También se registraron por primera vez casos en India, Noruega, Islandia o Irlanda.

En América se ha detectado en Estados Unidos, Canadá y Brasil, aunque la Organización Panamericana de Salud advirtió que «pronto» esta variante va a estar probablemente en circulación por todo el continente.

La víspera, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que los bajos índices de vacunación anticovid y de pruebas de diagnóstico provocan un «cóctel tóxico».
Es «una combinación ideal para la reproducción e incremento de variantes» del coronavirus, afirmó su secretario general Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tanto la OMS como la ONU desaconsejaron imponer restricciones generalizadas a los viajes, especialmente enfocadas a los países del sur de África, objeto de vetos en múltiples países.

Los cierres de fronteras son «profundamente injustos, punitivos e ineficaces», denunció el secretario general de la ONU, António Guterres, calificando de «escándalo» la condena impuesta a África por no disponer de suficientes vacunas.

Ante la «amenaza para el crecimiento» económico que representa ómicron, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) urgió a que «las vacunas sean producidas y distribuidas lo más rápidamente posible en todo el mundo».

Los países más desarrollados del G20 gastaron 10 billones de dólares para proteger su economía durante la crisis, mientras que vacunar a todo el planeta solo costaría 50.000 millones, lamentó Laurence Boone, economista jefe de la OCDE.

Existen dudas sobre la eficacia de las vacunas existentes contra el covid frente a esta nueva variante, reconocidas por el presidente del laboratorio estadounidense Moderna, Stephan Bancel.

AFP

Más noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *