‘El Pozolero’, el cruel criminal que disolvió más de 300 personas en ácido

Se trata de Santiago Meza López, un albañil de 58 años que trabajó para el cartel de los Arellano Félix en Tijuana, México, disolviendo los cuerpos que le fueran enviados por sus altos mandos.

En el 2012 fue condenado a 10 años de prisión por los delitos de delincuencia organizada, asociación delictuosa e inhumación clandestina.

Narcotráfico en México

Desde 1990, al menos, Tijuana ha sido un centro de encuentros entre carteles, especialmente el de Sinaloa y el de los hermanos Arellano Félix, con quienes trabajaba ‘El Pozolero’.

Teodoro García, alias ‘El Teo’, era uno de los líderes de este último grupo hasta el 2008, cuando se separó de su hermano para unirse a quienes antes eran sus rivales.

Fue a partir de ese momento que comenzó una época aún más violenta en las calles de Tijuana, que produjo miles de desaparecidos que, probablemente, fueron llevados a donde ‘El Pozolero’.

(Le puede interesar: El clan de caníbales que se habría comido a más de mil viajeros en Escocia). 

¿Por qué ‘Pozolero’?

Su alias viene del ‘pozole’, un plato tradicional mexicano que se prepara con maíz, chile y carne de cerdo.

Sin embargo, en el caso de Meza López, la preparación que utilizaba para diluir los cuerpos, según le contó a la Fiscalía al momento de sus declaraciones, era una mezcla de agua y soda cáustica en la cual echaba los cuerpos descuartizados y los dejaba hervir por varias horas.

De acuerdo con su testimonio, solo se encargaba de disolverlos por 600 dólares a la semana -un poco más de 2 millones de pesos- pero no asesinó a nadie.

hombre esposado

Alias ‘El Pozolero’ recibió una sentencia de 10 años en prisión. 

Foto:

iStock

Las partes que no se disolvían, como los dientes o algunos pedazos de hueso, los llevaba a un terreno para quemarlos con gasolina y después enterrarlos.

Entre las fosas comunes que descubrieron tiempo después las autoridades, y que relacionaron con los carteles de narcotráfico de la región, se encontraron más de 17 mil restos de cuerpos humanos. A ‘El Pozolero’ se le atribuyen entre 300 y 650.

Según comentó la familia del detenido a la revista ‘Proceso’, el hombre les decía varias veces: “Yo prefiero mi trabajo a que ustedes se mueran de hambre”.

(Siga leyendo: Estuvo con la CIA, fue narco, informante y lo mataron por orden de Escobar). 

¿Quienes fueron las víctimas?

Sobre qué clase de personas podrían encontrarse en esa situación, las autoridades señalan que una gran mayoría pueden ser enemigos de dicho cartel, el cual buscaba controlar las rutas de narcotráfico de la región.

Sin embargo, también es posible que fueran personas que poco o nada tuvieran que ver con el narcotráfico. Probablemente, algunas murieron después de ser secuestradas para pedir rescates económicos o simplemente asesinadas por discusiones menores con miembros peligrosos del cartel.

La manera en la que sus cuerpos fueron disueltos no permitió que se hiciera un estudio de ADN para ponerle nombre a los restos, y cuando se le preguntó a ‘El Pozolero’ si reconocía alguna de las imágenes de las personas desaparecidas, lo negó.

(Le recomendamos: El ‘carnicero de Rostov’: el caníbal y asesino serial más sádico de la URSS). 

Cuando se logró identificar el lugar de las fosas, muchos familiares de personas que no han sido encontradas emprendieron camino en búsqueda de algo que les pudiera dar algún tipo de pista sobre su paradero, pero no tuvieron éxito.

Más noticias

– El enfermero asesino que reanimaba a sus víctimas para ganar elogios

 Las extravagancias y lujos de la isla de Jeffrey Epstein, que está en venta

– La temible enfermera que torturaba y jugaba con la vida de sus pacientes

– Dorothea Puente, la dulce abuela que resultó ser una cruel asesina serial

– Los crímenes del ‘hombre lobo de Angarsk’, el mayor asesino de Rusia

Tendencias EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.