Los temores que genera en la región la alianza de Venezuela con Irán

Con la gira euroasiática, Nicolás Maduro retomó su agenda internacional, en la que además de suscribir diversos acuerdos con sus homólogos de Turquía, Argelia e Irán, se dedicó a consolidar un discurso anti hegemónico que, según el mandatario, es necesario para construir un “nuevo mundo de unión y cooperación” bajo la llamada “diplomacia bolivariana”.

(Lea también:Maduro, en busca de fortalecer su apoyo en el mundo no occidental)

Particularmente, el fortalecimiento de lazos y acuerdos con su homólogo iraní Ebrahim Raisi llamó la atención al ser este un declarado país “enemigo” de Estados Unidos, que constantemente desafía a Occidente con sus desarrollos nucleares.

Ambos países, sancionados por Washington, se han ayudado para sortear las restricciones, y aunque las relaciones datan de 1960 cuando lideraron conjuntamente las bases de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), no fue sino hasta 2005 que comenzaron su camino de afianzamiento.

Ese año, el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad estrechó relaciones con Caracas, y a su vez, Venezuela ha propiciado que Cuba y Nicaragua hagan lo mismo. Hasta el año 2011 Teherán y Caracas sumaban más de 270 acuerdos.

Fábricas de vehículos, empresas cementeras, concesiones en una mina de oro en Bolívar, sur de Venezuela, y la elaboración de viviendas son algunos de los planes ejecutados por Irán en territorio del país vecino y que llevan a especular sobre la necesidad persa de acercarse al uranio venezolano para sus desarrollos nucleares, de los que recientemente el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) advirtió que estaría cerca de conseguir el suficiente material para una bomba atómica.

Tras su visita, Maduro firmó nuevos acuerdos, de los cuales se desconocen los detalles, pero que tendrán una duración de 20 años.

Visita de Maduro a Irán

Venezuela e Irán firmaron acuerdos por 20 años

Foto:

Prensa Presidencia

“La relación de Maduro con Irán ha escalado a una nueva dimensión. La región debe encender las alarmas”. Así lo cree el político venezolano en el exilio Julio Borges.

Borges, quien se desempeñó hasta hace unos meses como encargado de las relaciones internacionales del gobierno interino de Juan Guaidó, aseguró que entre los acuerdos firmados se incluye el sector defensa.

Desde 2021 se conoce que en Venezuela están mostrando el prototipo del sistema de avión no tripulado artillado, equipado con misiles y que Irán ha ofrecido a Venezuela un sistema de defensa litoral

Caracas y Teherán se unieron más estrechamente cuando la escasez de gasolina golpeó fuertemente a Venezuela.

En 2020, Teherán envió a Venezuela, país con las mayores reservas de crudo del mundo, buques cargados de gasolina y derivados.

Yetzy Villarroel, investigadora y profesora titular de la Universidad Simón Bolívar, sostiene que la coyuntura hace ver cómo Maduro sigue buscando aliados lejanos a la región para hacerle frente a EE. UU. de manera ideológica y geopolítica.

“Junto con Rusia y China, Irán representa para Venezuela una alternativa de alianza que dejó de tener con la región, sobre todo con EE. UU, cuya relación se fisuró desde 1999 con la llegada de Hugo Chávez. Es una alternativa para no quedar completamente aislado porque la geopolítica viene cambiando y nos está indicando que se puede producir un cambio de hegemonía”, explica.

La investigadora considera que si los nuevos acuerdos bilaterales contienen propuestas militares, la región y en particular los aliados de EE. UU., como Colombia, deberían encender las alarmas.

“Venezuela entraría a formar parte de un grupo de países que está intentando cambiar la hegemonía mundial”, resalta Villarroel.

Desde hace algunos años se insiste en que la presencia iraní en el hemisferio reta constantemente a la Casa Blanca. De hecho, bajo la administración de Barack Obama, Washington solicitó en varias ocasiones información sobre el actuar de los iraníes en América Latina.

El diplomático Jesús Mazzei considera que la proyección de Irán en Latinoamérica es “compleja”, especialmente para Argentina, luego de los atentados que sufrió la Asociación Mundial Israelita Argentina y más recientemente con el incidente del avión con bandera venezolana.

Entretanto, Maduro continúa su gira en Kuwait, país productor de petróleo y con el que espera fortalecer acuerdos en esta materia.

ANA RODRÍGUEZ BRAZÓN
CORRESPONSAL EL TIEMPO
CARACAS, VENEZUELA

Más noticias del mundo

Viruela del mono: Venezuela detecta el primer caso en el país
Maduro dice que EE. UU. da pasos para que petroleras vuelvan a Venezuela

Irán sospecha que Israel envenenó a dos científicos

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.